martes, 17 de julio de 2012

MISA EN HONOR DE LA VIRGEN DEL CARMEN


    

 
16 de Julio y último domingo de septiembre
NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN
Madre y Reina de Chile

Solemnidad

Antífona de entrada
Con gran alegría en el Señor,
celebremos todos la solemnidad
de nuestra Señora del Carmen,
Madre y Reina de Chile,
             en la que se alegran también los ángeles,
alabando al Hijo de Dios.

Oración colecta
Dios omnipotente,
estos hijos tuyos nos alegramos
de tener como Protectora a la Santísima Virgen del Carmen
Madre y Reina de esta Patria nuestra;   
concédenos, por su materna intercesión,
la concordia y la justicia,
y sus frutos de verdadera paz y prosperidad.
Por nuestro Señor Jesucristo.


Oración sobre las ofrendas
Recibe, Señor, los frutos de nuestra tierra
y del trabajo de este pueblo
que se acoge a la protección de la Madre de tu Hijo,
la Virgen del Carmen;
haz que la ofrenda de estos dones,
por la intercesión de nuestra Protectora,
nos una más y más en el misterio de Cristo,
tu Hijo y nuestro Redentor,
que vive y reina contigo por los siglos de los siglos.

Prefacio II de la Santísima Virgen.

La Iglesia alaba a Dios con las palabras de María
V.     El Señor esté con vosotros. R. Y con tu espíritu.
V.       Levantemos el corazón. R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.
V.       Demos gracias al Señor, nuestro Dios. R. Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias y proclamar
que eres admirable en la perfección
de todos tus santos,
y de un modo singular
en la perfección de la Virgen María.
Por eso, al celebrarla hoy,
queremos exaltar tu generosidad
inspirados en su propio cántico,
pues en verdad,
has hecho maravillas por toda la tierra,
y prolongaste tu misericordia
de generación en generación,
cuando, complacido en la humildad de tu sierva,
nos diste por su medio al autor de la vida,
Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor.
Por él, los ángeles y los arcángeles
te adoran eternamente, gozosos en tu presencia.
Permítenos unirnos a sus voces
cantando tu alabanza:

Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios del universo.
Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.
          Hosanna en el cielo.
Bendito el que viene en nombre del Señor.
          Hosanna en el cielo.

Antífona de comunión
Santísima Virgen María, Reina del mundo,
tú que diste a luz a Cristo,
Señor y Salvador de todos,
intercede por nuestra paz y nuestra salvación.

Oración después de la comunión
Hemos recibido, Señor, en esta celebración
de la Virgen del Carmen,
la Palabra y el Cuerpo de tu Hijo;
concédenos, con estos auxilios
y con la protección de María,
alcanzar en la gloria de tu Reino
la alegría de la perfecta unidad.
Por Jesucristo nuestro Señor.
MONICION DE ENTRADA
 Bienvenidos a nuestra celebración. Hoy estamos festejando a nuestra madre, la Virgen Inmaculada que es la Virgen del Carmen, que es la que desde tiempos remotos se venera en el Carmelo y desde hace más de un siglo se la venera aquí en Herencia. En sus manos ponemos nuestras dificultades, en María confiamos nuestros problemas, a ella pedimos su protección. Por eso, hemos venido a saludarla y estar con ella en este día de fiesta
    PETICIONES DE PERDON
 Para participar, un día, junto con la Virgen María, en la resurrección de Cristo Jesús, imploremos el perdón de Dios por nuestros pecados. Que cada uno mire su corazón.
·       Jesús resucitado, primogénito de entre los muertos, quisiste llevar contigo a tu Madre en la gloria del cielo. ¡Ten piedad de nosotros!
·       Cristo resucitado, glorificado en el cielo junto a tu Padre, pusiste sobre la cabeza de tu Madre una corona de doce estrellas. ¡Ten piedad de nosotros!
·       Jesús resucitado, primogénito de una multitud de hermanos, Tú escuchas la intercesión de tu Madre, que es también nuestra madre. ¡Ten piedad de nosotros!
Y Dios, Padre todopoderoso, que guardó a María inmaculada preservándola de todo pecado, tenga misericordia de nosotros también. Perdone nuestros pecados y nos conduzca a la vida eterna.
    PETICIONES DE PERDON
Junto con María, la Virgen del Carmen, imploremos a Dios nuestro Padre para que se acuerde de su amor como lo ha prometido a nuestros padres.
·       Virgen del Carmen, Madre de Jesús y nuestra Madre, fuiste amada con ternura por José, tu esposo. Acuérdate de  todos los matrimonios de Herencia. Que la ternura de su amor sea, para ellos, camino hacia el cielo. Te lo pedimos: R/ RUEGA AL SEÑOR POR ELLOS Y POR NOSOTROS!                         
·       Virgen del Carmen, Madre de Jesús y nuestra Madre, fuiste glorificada en tu maternidad virginal. Acuérdate de todas las mujeres, tus hermanas, de las que son felices en su feminidad, de las que son humilladas en su cuerpo, de las que humillan su cuerpo, Te lo pedimos: R/ RUEGA AL SEÑOR POR ELLOS Y POR NOSOTROS!                                                                           
·       Virgen del Carmen, Madre de Jesús y nuestra Madre, Juan te recibió como suya después de la muerte de tu Hijo. Acuérdate de todos los cristianos. Dirige sus pasos en el camino de la paz. Que se levante sobre ellos la luz hermosa del rostro de tu Hijo Jesús. Te lo pedimos: R/ RUEGA AL SEÑOR POR ELLOS Y POR NOSOTROS!                                                                           
·       Virgen del Carmen, Madre de Jesús y Madre nuestra, Acuérdate de los que viven en el celibato. Guarda en nuestros sacerdotes la llama de amor en su corazón para el servicio de sus hermanos. Inspira a muchos jóvenes buenos el deseo de entregar su vida al servicio de Dios y de los hombres.  Te lo pedimos: R/ RUEGA AL SEÑOR POR ELLOS Y POR NOSOTROS!                                                
·       Virgen del Carmen, Madre de Jesús y Madre nuestra. Mira a la hermandad que lleva tu nombre, y a cada una de los hermanos y hermanas que la forman, dales la fuerza necesaria para ser testigos de tu amor entregado. R/ RUEGA AL SEÑOR POR ELLOS Y POR NOSOTROS!
¡Te alabamos y te bendecimos, Señor Jesús, primogénito de entre los muertos! Venga el día de tu amor en que transformarás nuestro cuerpo mortal haciéndolo semejante a tu cuerpo glorioso!
    OFRENDAS
·       Señor, te presentamos estos escapularios, unos de los más importantes sacramentales marianos; al ofrecértelos te pedimos por toda la familia carmelita que te vive como Madre.
·       Te ofrecemos estas flores; signo de la pureza y limpieza de corazón de María. Al ofrecértelo te pedimos por nuestra juventud, que amen el valor de la virginidad y el celibato.
·       Te ofrecemos el pan y el vino eucarístico, signos de tu entrega amorosa que nos reúne en una misma mesa; al ofrecértelo te pedimos por nuestros sacerdotes, en el año sacerdotal que estamos viviendo, para que realmente sirvan a la mesa desde la entrega generosa.

    MONICION FINAL:
Pertenecer a María es reconocer su misión maternal sobre nosotros y entregarnos a ella para dejarnos guiar, enseñar, moldear por Ella y en su corazón. Al acabar nuestra celebración, pidamos a María que cuente con nosotros para la extensión del Reino de su Hijo. Ahora, a continuación  tendremos la procesión con la Imagen de la Virgen del Carmen. Que paséis feliz tarde.

1 comentario:

Xiomara Giraldo dijo...

Espíritu santo iluminame mañana domingo 25 de febrero , para colocar las respuestas correctas a cada pregunta de las pruebas ICFES , ya que necesito un puntaje mayor de 400 ,acompañe espíritu santo no me abandones,quiero que tu seas mi amigo ,mi compañero, que vivas en mis pensamientos en mis labios en boca y en mi corazón ,tu conoces cuanto he luchado par caminar en los caminos de Dios recuerda que soy frágil y débil,por eso necesito de tu compañía mañana,porque tu conoces mi corazón , sabes que he luchado por estudiar medicina regalame esa bendición de poder entrar a la Universidad del Quindio ,no quiero irme lejos de mi familia ni quiero dejar de servirle a Dios ,así que me abandono totalmente en tus manos y confiada en que me voy a sacar más de 400 puntos .Te doy gracias desde ya porque se que me darás esa bendición de poder estudiar medicina,aumenta mi fe ,Hermanos unan se conmigo en oración,soy DARLY XIOMARA,tengo 17 años deseo de corazón servirle a Dios por medio de la medicina y salvando almas .