viernes, 29 de abril de 2016

Nada Me Motiva

“Tú eres el resultado de ti mismo” Pablo Neruda
Recientemente he tenido algunas conversaciones con personas que manifiestan que nada les motiva, que hay veces que comienzan con mucha energía, mucha motivación, con ganas de comerse al mundo pero que al transcurrir los días ya pierden todo interés, se vuelven apáticos a la vida y esto por supuesto afecta las relaciones laborales, como también su relación matrimonial si fuere su caso. ¿Eres tu de aquellos que se desmotivan? ¿Quieres salir de la rutina?
Si tú has llegado al punto de que tu vida es una rutina, que no estás disfrutando esa vida abundante y quieres cambiar hoy es un buen día para iniciar un cambio. No esperes a que te motiven, tú eres responsable de motivarte. Tu actitud es lo que va a hacer la diferencia en tu vida  Tu vida es el reflejo de tus creencias ¿Cómo es tu vida? ¿Qué es lo que te dices a ti mismo?
La mayoría han leído la historia de los tres canteros que trabajaban de sol a sol tallando enormes piedras. En una oportunidad le preguntaron por la razón de su trabajo, el primero respondió que era algo muy duro pero inevitable, un castigo infame, un calvario insoportable. El segundo recordó lo de ganarás el pan con el sudor de tu frente y se alegraba de que gracias a aquel trabajo su familia tuviera una mínima seguridad y la satisfacción de sus necesidades básicas. El tercero ante la misma pregunta dejó por un momento de tallar y contestó: “Estoy construyendo una catedral”.
Tres personas, tres miradas, tres interpretaciones, tres motivaciones ¿Cuál es tu interpretación de la vida? ¿Qué la vida es dura y te tocó a ti vivir lo peor? ¿Qué hay que vivir para trabajar?
La razón por la cuál muchas personas están desmotivadas, aburridas y tristes es por el desconocimiento de su identidad, propósito y su destino. ¿Qué te dice este texto? “Ríos de agua viva brotarán del corazón de los que creen en mí. ” Juan 7:38 (TLA)
De mi vida deben brotar ríos de agua viva y esto lo comparo a que mi vida debe estar siempre motivada. La motivación es tener un motivo para la acción. ¿Cuál es tu motivo para vivir? ¿Cuál es tu motivo para soñar? Tu mejor motivación es tener un “para que” en la vida. Cuando consigues un “para que” eso te motivará hacia el logro de tus sueños.
Por ejemplo, una mujer o un hombre que quiera rebajar de peso: ¿Para qué quiero perder 20 libras o 10 Kg. de sobrepeso? para  sentirme bien, estar saludable, estar en forma, alcanzar el peso ideal, entre otras razones que pueden motivarle a perder esas libras de mas.
Toda persona que quiera lograr sus sueños debe tener motivos suficientes para lograrlo y no esperar a que lo motiven. ¿Qué es lo que te motiva a ti a tener un buen matrimonio? ¿Qué es lo que te motiva a ti a desarrollar un negocio? Lo importante es el deseo de hacerlo.
“Nada sobre esta tierra puede detener al hombre que posee la correcta actitud mental para lograr su meta. Nada sobre esta tierra puede ayudar al hombre con la incorrecta actitud mental.” Thomas Jefferson
Hay una serie de preguntas que bien podrías hacerte y te ayudarían en la automotivación de tu vida, pero lo más importante es que derribes todas esas creencias limitantes que tienes de ti mismo. Hay mentiras que te has creído acerca de ti, de tus habilidades y de tu futuro. Son esas mentiras las que te desmotivan  y necesitas llenarte de la verdad.
Y ¿Cuál es la verdad? Jesús dice: “Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia”
Hoy es un buen día para vivir esa vida abundante, una vida de paz, felicidad y gozo. Comienza reconociendo todos los recursos, dones y talentos que Dios ha puesto a tu disposición. Reconoce que la fuerza y la sabiduría vienen de Él, que este es el día que El hizo para que tú lo vivieras y disfrutaras. Cuando comienzas reconociendo las bondades de Dios, esto te llena de energía para hacer de cada día el mejor.
Tu eliges como quieres vivir ¿Motivado o desmotivado? ¿Qué cosas necesitas cambiar para mantenerte motivado? Recuerda que no eres agua estancada, has sido llamado a ser ríos de agua viva, tú naciste para vivir, dar, ganar.

Dardos

Un día particular, Sally llegó a sus clases y sabía que iba a ser un día de diversión. En la pared estaba un blanco grande, y en una mesa próxima estaban muchos dardos. El Dr. Smith les dijo a los estudiantes que dibujaran una foto de una persona que no les gustara, o de alguien que los haya puesto furiosos, y él les dejaría tirar los dardos a esa foto.
La amiga de Sally dibujó una foto de una muchacha que le había robado a su novio. Otra amiga dibujó la foto de su hermanito. Sally dibujó una foto de un amigo anterior, poniendo muchos detalles en su dibujo, hasta le dibujó las espinillas de la cara. Sally estuvo satisfecha con el efecto que ella había alcanzado. Se alineó en la fila para tirar los dardos. Algunos de los estudiantes lanzaron sus dardos con tal fuerza que sus blancos fueron rasgados. Sally miraba adelante en espera de su turno, y entonces se llenó de decepción cuando el Dr. Smith, debido a límites de tiempo, pidió que los estudiantes volvieran a sus asientos.
Cuando se sentó con el pensamiento de que estaba muy enojada porque ella no tuvo una ocasión de lanzar ningún dardo a su blanco, el Dr. Smith comenzó a quitar los blancos de la pared.
Por debajo del blanco estaba una foto de Jesús. Un silencio cayó sobre el cuarto mientras que cada estudiante vio desmantelada la foto de Jesús; los agujeros y las marcas dentadas cubrieron su cara, y sus ojos fueron perforados.
El Dr. Smith dijo solamente estas palabras…..
“Si a uno de tus semejantes les haces un daño, me lo haces a mí” Mateo 25:40. “No había necesidad de otras palabras; las lágrimas llenaron los ojos de los estudiantes, centrados solamente en el cuadro de Cristo.

ESTAMPA CON ORACIÓN A SANTA CATALINA DE SIENA, 29 DE ABRIL



PALABRAS HIRIENTES



Palabras hirientes



En verdad las palabras pueden doler como los golpes físicos. Los padres deben saber que la crítica, el desprecio y los insultos –aun cuando se los diga en broma– pueden lastimar el amor propio, o dañar la autoestima, o detener el crecimiento de una imagen sana de sí mismo en los niños.

Las palabras dichas con amor ofrecen un real elemento constructivo de elogio, aliento, gratitud, disculpa a quien escucha. Nuestras palabras pueden herir o reconfortar, impedir o ayudar, frustrar o inspirar a la acción. He aquí algunas frases que son dulce música al oído y al corazón: “¡Muy buen trabajo!”. “Déjame ayudarte”. “Cometí un error, perdóname”. “¡Felicitaciones!”. “Estamos orgullosos de ti”. “Gracias”. “Te quiero”. “Admiro tu capacidad”. “Tú puedes hacerlo muy bien”.

“No profieran palabras inconvenientes; al contrario, que sus palabras sean siempre buenas, para que resulten edificantes cuando sea necesario y hagan bien a aquellos que las escuchan” (Efesios 4, 29). San Francisco de Sales escribió: “El trato cortés y delicado es la crema de la caridad”. Que este mensaje oriente cada día tu conducta. Hasta mañana.

LA DEPRESIÓN



 La Depresión



Lo que conocemos como depresión es un trastorno afectivo, una enfermedad que provoca variaciones anímicas cíclicas, que varían en gravedad y duración. Como cualquier otra enfermedad afecta al organismo, es más que una sensación de tristeza.

¿Por qué nos deprimimos?

• Casos más graves

En los casos más graves, como es el caso de los enfermos bipolares, se piensa que puede ser genético.

• Resto de casos

Hay muchos factores que influyen en que se desencadene la enfermedad: posiblemente tensiones en la vida, problemas de familia, trabajo o estudio. La pérdida de un ser querido, los problemas en una relación personal, los problemas económicos, o cualquier situación estresante en la vida también pueden precipitar un episodio depresivo.
Las causas de los trastornos depresivos generalmente incluyen una combinación de factores genéticos, psicológicos y ambientales.

• Síntomas

La gravedad de los síntomas varía según la persona y la gravedad de la depresión:
- Falta de energía, agotamiento; dificultad para concentrarse, recordar y tomar decisiones.
- Estado de ánimo triste, ansioso o "vacío" en forma persistente.
- Sentimientos de desesperanza, pesimismo, culpa, inutilidad o desamparo.
- Pérdida de interés en actividades que antes se disfrutaban.
- Insomnio, despertarse más temprano o dormir más de la cuenta.
- Pérdida de peso, apetito o ambos, o por el contrario comer más de la cuenta.
- Inquietud, irritabilidad, pensamientos de muerte o suicidio; intentos de suicidio.

• Tipos de depresión

Los tres tipos más comunes son: depresión severa, la distimia y el trastorno bipolar. En cada uno de estos tres tipos de depresión, el número, la gravedad y la persistencia de los síntomas varían.

1.- La distimia, un tipo de depresión menos grave, incluye síntomas crónicos (a largo plazo) que no incapacitan tanto, pero sin embargo interfieren con el funcionamiento y el bienestar de la persona.

2.- La depresión severa se manifiesta por una combinación de síntomas que interfieren con la capacidad para trabajar, estudiar, dormir, comer y disfrutar de actividades que antes eran placenteras.

3.- Otro tipo de depresión es el trastorno bipolar, llamado también enfermedad maníaco-depresiva. Éste no es tan frecuente como los otros trastornos depresivos. El trastorno bipolar se caracteriza por cambios cíclicos en el estado de ánimo: fases de ánimo elevado o eufórico y fases de ánimo bajo.

• Evaluación

El primer paso para recibir un tratamiento adecuado para la depresión consiste en un examen médico. Ciertos medicamentos, así como algunas enfermedades, por ejemplo infecciones vitales, pueden producir los mismos síntomas que la depresión.
El médico debe descartar esas posibilidades por medio de un examen físico, entrevista del paciente y análisis de laboratorio.

• Medicamentos

Entre los medicamentos antidepresivos utilizados se encuentran los "inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina" (ISRS) que son medicamentos nuevos, los tricíclicos y los "inhibidores de la monoaminoxidasa" (IMAO). Generalmente la dosis se debe ir aumentando hasta que la medicación es efectiva.
Por lo general, el efecto terapéutico completo de los medicamentos antidepresivos no se observa inmediatamente. Es importante seguir tomando el medicamento hasta que éste tenga oportunidad de actuar en el organismo.

• Terapia naturista

En los últimos años, el uso de hierbas para el tratamiento tanto de la depresión como de la ansiedad ha generado un gran interés.

• Psicoterapias

Actualmente son dos las psicoterapias más empleadas para superar la depresión a corto plazo. Por un lado, están las terapias dinámicas que ayudan al paciente a resolver sus conflictos internos.
Y por otro, se encuentran las terapias cognitivo-conductuales que ayudan a los pacientes a cambiar los estilos negativos de pensamiento y comportamiento que se asocian con la depresión.
Estas terapias a menudo se reservan para casos en que los síntomas depresivos han mejorado bastante. Para obtener mejores resultados, sobretodo en los cuadros depresivos severos por lo general requieren medicamentos, junto con, o antes de, una psicoterapia.
Por otra parte, la pauta que combina fármacos y psicoterapias ha resultado muy eficaz en el tratamiento de la depresión. Sin embargo, lo mejor para atajar la depresión es la prevención.

• Ayudándose uno mismo

Es importante ser consciente de que las maneras negativas de ver las cosas son parte de la depresión. Asimismo, el enfermo debe fijarse metas realistas, tomando en cuenta la depresión. Tratar de estar acompañado y de confiar en alguna persona; siempre es mejor que estar solo y no hablar con nadie. Tomar parte en actividades que le ayuden a sentirse mejor. No rendirse si su estado de ánimo no mejora de inmediato. Dejarse ayudar por sus amigos y familiares.

• Cómo prevenir la depresión

La estrategia preventiva se sintetiza en tres tipos: Prevención primaria que trata de evitar nuevos casos de depresión; Prevención secundaria, consiste en evitar agravamiento, recaídas y recurrencias, y finalmente la prevención terciaria, enfocada como la prevención del suicidio y de la cronicidad.
Centrándonos en la prevención primaria podemos diferenciar las medidas generales y las medidas individuales.
Medidas generales orientadas a la educación familiar y social (prevención familiar; autoestima familiar y escolar, y aprendizaje de autocontrol), política social (apoyo social y emocional a toda la población) y acción sanitaria (supresión del consumo abusivo de alcohol y drogas).

• Medidas individuales:

- Tratar de mantener unos niveles adecuados de autoestima;
- Educar la capacidad de autocontrol para poder afrontar los momentos de estrés mediante el pensamiento y la acción;
- Capacidad de superación en los infortunios naturales mediante la desdramatización y el sentido del humor;
- Tratar de desconectar de la vida laboral mediante la práctica de algún hobby, actividad recreativa, intelectual o cultural;
- Dedicar el tiempo suficiente a relacionarse con los demás, ya sean familia o amigos;
- Practicar sistemáticamente ejercicio físico, desde una actividad deportiva hasta un tranquilo paseo -su capacidad antidepresiva se potencia si se realiza al aire libre- y
- Mantener un estilo de vida regular, manteniendo ciertos hábitos sobretodo el ritmo de sueño-vigilia.

ESTAR SOLO



Estar solo


La soledad no es que no haya nadie.

La soledad es ir acompañado por la calle, ver algo que nos llama la atención y saber que uno no puede comentarlo, porque al que viene al lado no le importa, o no escucha, o se encoge de hombros, o mira y ni siquiera se encoge de hombros.

La soledad es oír que pasan por la radio aquella vieja melodía que nos eriza la piel y nos vuelve de dieciocho años los recuerdos... salir corriendo para decirle: "Vení... vení a escuchar..." y que él responda ya voy... y cuando llega al cuarto o a la cocina o al living, allí donde lo espera tu corazón y tu impaciencia, el locutor esté diciendo: "La melodía que acabamos de escuchar era..."

La soledad es que él haya regresado a casa, y en vez de quedarse con vos en la cocina mientras freís las milanesas, se vaya a leer el diario o a mirar el noticiero de T.V.

Y es que se olvide de que antes de irse a trabajar, a la mañana, quedaron en ir al cine por la noche y al llegar por la noche se quite los zapatos, la corbata y el saco y no mencione ni por casualidad la invitación.

La soledad es estar esperando, aunque el que esperemos esté junto a nosotros... junto, al lado... pero no CON nosostros.

Oyéndonos, no escuchándonos.
Mirándonos, pero no viéndonos.
Estando... no acompañando, ni participando, ni tratando de entender.

La soledad es querer gritar que aquí, dentro del pecho, se revuelve un dolor formado por silencios, llantos disimulados, preguntas sin respuesta.

Es que no podamos decir que nos va mal, pero que tampoco podamos decir que hay una luz de entusiasmo y de ganas en nuestra vida.
Es resignarse.

Que los demás lo vean a uno como apacible y dulce. Que piensen que esa apariencia es producto de una maravillosa paz interior, de una sabiduría que los años han ido dejando lujosamente en nuestro ser.

La soledad es empezar a decir: “Me da lo mismo", o: "No te preocupes...", cuando quisiéramos gritar: "Debe ser hoy y ahora", "Quiero ir... quiero hacer... quiero ver... quiero hablar". "Dios mío, quiero hablar."

Hablar y hablar hasta decirlo todo, hasta sacarnos de adentro todas las palabras que el miedo y la tristeza y el desgano han ido amontonando y mutilando y nos pesan como si fueran bloques de granito...

La soledad es saber que la piedad de los demás no existe, que la infelicidad les causa espanto y miedo porque temen que sea contagiosa... es saber que para estar acompañados hay que bañarse, hay que peinarse bien, vestirse cuidadosamente y parecer totalmente despreocupados y dichosos, sin necesidades apremiantes, sin problemas... y sin que nadie, nadie se de cuenta que estás solo.

HOY ES LA FIESTA DE SANTA CATALINA DE SIENA: DE ANALFABETA A DOCTORA DE LA IGLESIA, 29 DE ABRIL


Hoy es fiesta de Santa Catalina de Siena: De analfabeta a Doctora de la Iglesia
 (ACI).- “Si somos lo que debemos ser, prenderemos fuego al mundo entero”, decía Santa Catalina de Siena, Doctora de la Iglesia perteneciente a la tercera orden de Santo Domingo, gran defensora del Papado y proclamada Copatrona de Europa por San Juan Pablo II.

Santa Catalina nació en Siena (Italia) en 1347 en una familia de padres piadosos. Gustaba mucho de la oración, las cosas de Dios, y a los siete años hizo un voto privado de virginidad. Más adelante, su familia trató de persuadirla para que se casara, pero ella se mantuvo firme y sirvió generosamente a los pobres y enfermos.

A los 18 años recibió el hábito de la tercera orden de Santo Domingo, viviendo la espiritualidad dominica en el mundo secular y siendo la primera mujer soltera en ser admitida. Tuvo que superar muchas tentaciones del diablo que buscaban hacer que desistiera, pero ella seguía confiando en Dios.

En 1366, Santa Catalina vivió un “matrimonio místico”. Se encontraba en su habitación orando cuando vio a Cristo acompañado de su Madre y un cortejo celestial.


La Virgen tomó la mano de Catalina y la llevó hasta Cristo, quien le puso un anillo, la desposó consigo y le manifestó que ella estaba sustentada por una fe que podría superar todas las tentaciones. Después de ello, solamente Catalina podía ver el anillo.

Por aquel tiempo brotó una peste y la Santa siempre se mantuvo con los enfermos, los preparaba para la muerte y llegó incluso a enterrarlos ella misma con sus propias manos. Además, tenía el don de reconciliar hasta a los peores enemigos, más con sus oraciones a Dios que con sus palabras.

En esta época los Papas vivían en Avignon (Francia) y los romanos se quejaban de haber sido abandonados por sus Obispos, amenazando con realizar un cisma.

Gregorio XI hizo un voto secreto a Dios de regresar a Roma y al consultarle a Santa Catalina, ella le dijo: “Cumpla con su promesa hecha a Dios”. El Pontífice se quedó sorprendido porque no le había dicho del voto a nadie y más adelante el Santo Padre cumplió su promesa y volvió a la Ciudad Eterna.

Posteriormente, en el pontificado de Urbano VI, los cardenales se distanciaron del Papa por su temperamento y declararon nula su elección, designando a Clemente VII que fue a residir a Avignon. Santa Catalina envió cartas a los cardenales presionándolos para reconocer al auténtico Pontífice.

"Aunque era hija de artesanos y analfabeta por no haber tenido estudios ni instrucción, comprendió, sin embargo, las necesidades del mundo de su tiempo con tal inteligencia que superó con mucho los límites del lugar donde vivía, hasta el punto de extender su acción hacia toda la sociedad de los hombres; no había ya modo de detener su valentía, ni su ansia por la salvación de las almas", escribió de ella San Juan Pablo II en 1980 por el VI centenario de su muerte. 

La Santa también escribió a Urbano VI exhortándolo a llevar con temple y gozo los problemas, controlando el temperamento. Santa Catalina fue a Roma, a pedido del Papa, quien siguió sus instrucciones. La Santa también escribió a los reyes de Francia y Hungría para que dejen el cisma. Toda una muestra de la defensa del papado.

En otra ocasión Jesús se le vuelve a aparecer y le enseñó dos coronas, una de oro y otra de espinas, para que escoja. Ella le dijo: "Yo deseo, oh Señor, vivir aquí siempre conforme a tu pasión, y encontrar en el dolor y en el sufrimiento mi reposo y deleite". Luego tomó la corona de espinas y se la puso sobre la cabeza.

Santa Catalina murió el 29 de abril de 1380 en Roma con tan solo 33 años y de un ataque súbito. El Papa Pablo VI la nombró Doctora de la Iglesia en 1970 y fue proclamada Copatrona de Europa por San Juan Pablo II en 1999 junto a Santa Brígida de Suecia y Santa Teresa Benedicta de la Cruz. Su fiesta es cada 29 de abril.