jueves, 6 de octubre de 2016

LOS CINCO MINUTOS DE DIOS, 6 DE OCTUBRE



LOS CINCO MINUTOS DE DIOS
Octubre 6


Quizá hoy te hayas sentido aplastado y abatido; te habrás ido arrastrando a ras de tierra, sin ánimo de levantar tu mirada. Sin embargo, cuenta la leyenda que Dios creó las aves para que, al oírlas cantar, el hombre levantara sus ojos al cielo.

Así las aves serían embajadoras de Dios; y ¡son tantas y tantas las cosas que pueden ser verdaderamente embajadoras de Dios!
Levanta tus ojos, eleva tu mirada, clávala en el cielo y sigue adelante.

Cuando mañana inicies tu actividad, iníciala con mayor optimismo, con redoblado entusiasmo, con alegría comunicativa y, si acaso vuelves a sentirte abatido, redobla tus esfuerzos para elevarte a las alturas.

De esta forma, sin hablar quizá, tu vida podrá ser un verdadero pregón de Dios.

“Alzo mis ojos a los montes; ¿de dónde vendrá el auxilio? Mi auxilio viene del Señor que hizo el cielo y la tierra… Te cuida el Señor de todo mal; Él cuida tu vida; el Señor cuida tu salida y tu entrada desde ahora y por siempre” (Is 43,10). Si confías en Dios, Él no te faltará; lo que a veces sucede no es que falte la ayuda de Dios, sino tu confianza en Él.