jueves, 27 de octubre de 2016

LOS CINCO MINUTOS DE DIOS, 26 DE OCTUBRE



LOS CINCO MINUTOS DE DIOS
Octubre 26


Cuando el grano de uva es deshecho por la prensa que lo tritura, se convierte en jugo dulce y vitalizador.

Cuando la aceituna pasa por el molino, se hace aceite suave y acariciante.

El dolor nos ayuda a comprender a los demás y sirve como bálsamo sobre los desgarros y heridas de todos.

Es bello vivir una vida difícil, pero con la sencillez del ambiente diario; a cada acto difícil, a cada momento arduo, pongamos el beso de la sencillez.

Las horas más difíciles de nuestra vida son las que mejor nos moldean; las dificultades tallan la verdadera personalidad de cada uno de nosotros.

Así, no te acostumbres a quejarte de las cosas que a diario te suceden; más bien acostúmbrate a ir subiendo la cuesta del cumplimiento de tu deber, repechando sus empinadas laderas y entonando al mismo tiempo un canto a tu cruz.

“Esta es la Alianza que haré con ellos, después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en su corazón y las grabaré en su conciencia, y no me acordaré de sus pecados” (Heb 10,16-17.