miércoles, 26 de octubre de 2016

LOS CINCO MINUTOS DE DIOS.


LOS CINCO MINUTOS DE DIOS

No es difícil ser valiente, sentirse valiente, cuando todo va saliendo bien; y aún tampoco es difícil sentirse valiente mientras se está en la lucha. Es que la lucha templa los aceros del espíritu.
Pero sentirse valiente en la derrota, eso ya no es tan fácil.
Sentirse con ánimo de seguir adelante cuando todo se derrumbó, cuando todo salió mal, eso es propio solamente de los verdaderos valientes.

Sentirse con fuerzas y ánimo aún en la propia derrota, está reservado a los hombres auténticos, que han puesto su confianza en Dios, que de la derrota más humillante son capaces de hacer surgir la más espléndida victoria.

No te olvides de que las grandes victorias pueden estar muy cercanas a las grandes derrotas; está en ti y en Dios el que la derrota se convierta en victoria.
“No pierdan ahora la confianza, a la que está reservada una gran recompensa. Ustedes necesitan constancia para cumplir la voluntad de Dios y entrar en posesión de la promesa” (Heb 10,35-36). Hay que tener también paciencia en nuestros mismos fracasos, en las mismas derrotas y caídas, Dios permite todo eso en nuestra vida, invitándonos a mantenernos en la humildad.