miércoles, 26 de octubre de 2016

Conoce la anécdota que conmovió a Papa Francisco sobre un inmigrante y un taxista

Imagen referencial. Foto: L'Osservatore Romano

VATICANO, 26 Oct. 16 / 04:52 am (ACI).- El Papa Francisco sorprendió este miércoles durante la Audiencia General en la Plaza de San Pedro al contar una anécdota que ocurrió hace tan solo unos días y que refleja muy bien la actitud que deben tener los cristianos respecto a las personas que necesitan ayuda.
“Hace algunos días sucedió una pequeña historia: había un refugiado que buscaba un camino y una señora se le acercó preguntándole qué era lo que buscaba”, comenzó a contar Francisco.
“El refugiado no llevaba zapatos y él ha dicho que quería ir a San Pedro para atravesar la Puerta Santa. La señora llamó a un taxi porque lo veía sin zapatos. Pero el refugiado olía muy mal y el conductor del taxi no quería que llevarle, pero al final accedió a llevarle junto a la señora”.
“Ella le pidió que le contase su historia durante el recorrido de diez minutos para llegar hasta la Plaza de San Pedro. El hombre contó su historia de dolor, sufrimientos y hambre y contó también porque fue obligado a huir de su casa”, añadió el Papa.
“Una vez llegaron –continuó– la señora quiso pagar el taxi, pero el conductor, que al principio no quería llevar al inmigrante porque olía mal, dijo que no porque, añadió, tendría que pagar él a la señora por haberle dado la oportunidad se escuchar una historia que le hizo hecho cambiar el corazón”.
Así, “esta señora, teniendo sangre armenia, sabía qué significaba ser parte de un pueblo que es obligado a huir”. “Pensad en esta historia y en qué podemos hacer por los refugiados”, concluyó.
En la catequesis de este miércoles, Francisco hizo hincapié en la ayuda que hay que prestar a los refugiados e inmigrantes. “El compromiso de los cristianos en este campo es urgente hoy como fue en el pasado” y es para todos: “las diócesis, las parroquias, los institutos de vida consagrada, las asociaciones y los movimientos, todos estamos llamados a acoger a los hermanos y las hermanas que huyen de la guerra, del hambre, de la violencia y de condiciones de vida deshumanas”, dijo el Papa.