miércoles, 5 de octubre de 2016

LOS CINCO MINUTOS DE DIOS, 5 DE OCTUBRE



LOS CINCO MINUTOS DE DIOS
Octubre 5



Un día comenzó a dolerte la muela, se te hinchó la cara y sentías vergüenza de salir al trabajo con la cara desfigurada; del mismo modo te avergonzaría salir a la calle con el vestido desgarrado o los zapatos rotos...

Sin embargo, deberías sentir mucha mayor vergüenza, no tanto por tu exterioridad, cuanto por tu ser profundo. Si tu interior está desarreglado, desordenado, trastornado, indudablemente tienes motivos más que suficientes para sentirte molesto y avergonzado.
El hombre es más interioridad que apariencia; tú debes tener mucho más empeño e interés en que tu espíritu cultive las virtudes que te harán hombre y santo que en que tu cabello se vea bien peinado o que luzca bien tu corbata.

“No nos desanimemos; aunque nuestro hombre exterior se vaya destruyendo, el hombre interior se va renovando día a día” (2 Cor 4,16). Es normal sentir, de cuando en cuando, desfallecimientos, cansancios, desalientos, y aun deseos de dejarlo todo y dedicarse a la vida cómoda y no complicada; pero no debemos ceder a esas tentaciones, que ciertamente no proceden del Espíritu de Dios.