martes, 18 de octubre de 2016

Le Hacen Bullying A Una Niña En Una Parada De Autobús. Espera A Ver Lo Que Hace La Gente!

¿Quién detendrá el acoso escolar?

Bullying es una palabra inglesa que significa intimidación. Desgraciadamente, esta palabra está de moda debido a los inumerables casos de persecución y de agresiones que se están detectando en las escuelas y colegios, y que están llevando a muchos escolares a vivir situaciones verdaderamente aterradoras.
El bullying se refiere a todas las formas de actitudes agresivas, intencionadas y repetidas, que ocurren sin motivación evidente, adoptadas por uno o más estudiantes contra otro u otros.
Por eso es que cada vez más se busca concientizar sobre esta problemática en las escuelas. ¿Pero qué pasa en la vida diaria fuera de la escuela?

Al menos una de cada 3 personas será acosado en la escuela. Y esta pequeña es una de ellas:


3
1

na


Pero para sorpresa de todos, fueron muchas las personas que decidieron intervenir y defendieron a la chica:

6

5

4

¡Está en nosotros acabar con el bullying! ¡No dejemos pasar estas situaciones y reaccionemos!

Qué harías si estuvieras allí presenciando una agresión como esta?
Mira el vídeo y analízalo.




Invito a los mismos chicos a enfrentar el bullying. ¿Cómo? En primer lugar, amando a sus compañeros. Ellos son nuestros hermanos, no nuestros enemigos. La Biblia señala que el que ama a Dios, también ama a su hermano (1 Jn 4:21), y lo demuestra llamándolo por su nombre, respetando sus opiniones, felicitándolo por sus logros, centrándonos en sus virtudes y no en sus defectos, no maltratándolo físicamente, etc.
En segundo lugar, denunciando si están abusando de ti o si eres testigo de algo semejante. Si hablas, muchos lo harán. Si guardas silencio, el mal continuará, no sólo en tu vida, sino también en muchos que callan. Alrededor tuyo existen millones de personas dispuestas a ayudarte y protegerte. Sobre todo, el Creador está presente para librarte.
En tercer lugar, pensemos en las consecuencias. Quien ha sido víctima de bullying, nunca más volverá a ser la misma persona de antes. Tristemente, aunque parezca mentira, los agredidos en nuestras instituciones tienen dos caminos: o denuncian, o continuarán pisoteando sus derechos.
1 Juan 4:21
21 Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano.