martes, 18 de octubre de 2016

Este padre soltero no tiene hogar y se conmueve mucho cuando un extraño se acerca para decirle algo

La esperanza es lo último que se pierde…
Este papá soltero se mudó de Nueva York a Denver, Estados Unidos, para darle una mejor vida a su pequeño. Pero las cosas no han funcionado como él quería. Tenía un acuerdo de trabajo y vivienda que no resultó por lo que se quedó sin hogar. A pesar de que nada iba bien, él no perdía la esperanza.

Todo cambió cuando se encontró con un conductor de televisión que estaba buscando ayudar a buenas personas como él para su programa:

Leon Logothetis estaba realizando la misión de generosidad para su show cuando se encontró con James y él le contó la razón por la que se mudó:

1TLqofTm

“Todo lo que hago es por mi hijo. Me mudé por él para que viviera en un lugar pacífico. Y quiero que tenga la experiencia de las cosas que yo tuve al crecer”.

-James-

A pesar de su difícil situación, James seguía optimista e incluso envía un inspirador mensaje a todos quienes están pasando por un mal momento:
2TXrrtm8

“Hay que caer en lo más humilde para apreciar las cosas que te esperan. A todas las personas que sientan que están a punto de caer, sigan adelante. No vale la pena. No permitas que te consuma”. -James-

Para su sorpresa  James, el conductor valoró el esfuerzo y bondad de este sacrificado padre que renunció a todo por su hijo y le regaló mil dólares y le pagó 7 noches de estadía en un hotel.

3luLXqsL

“Incluso la oscuridad más poderosa puede ser vencida por la chispa de luz más pequeña. Y para alguien perdido en la oscuridad, un destello de generosidad puede ser el faro que los guía a casa”.

Qué bueno que este conductor haya podido ayudar a este buen hombre. No todos los padres renuncian a completamente todo por sus hijos y él ha demostrado un amor y cuidado incondicional hacia su pequeño.
Proverbios 19:17
‘Aquel que es generosos le da al Señor, y Él lo recompensará por lo que haya hecho.
Mateo 6:25-34
25 »Por lo tanto, yo les digo: No se preocupen por lo que han de comer o beber para vivir, ni por la ropa que necesitan para el cuerpo. ¿No vale la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa? 26 Miren las aves que vuelan por el aire: no siembran ni cosechan ni guardan la cosecha en graneros; sin embargo, el Padre de ustedes que está en el cielo les da de comer. ¡Y ustedes valen más que las aves!