martes, 4 de octubre de 2016

En caso de niebla…

Resultado de imagen para En caso de niebla…
Los inspectores de tránsito nos dicen que en caso de niebla en el camino, no es bueno cambiar de dirección, sino realmente hacerlo cuando todo está despejado.
Y esto también se aplica a la vida espiritual y mental, puesto que cuando hay perturbación en nosotros, cuando la oscuridad del pesimismo nos ha invadido, ya no vemos claro y entonces no es bueno tomar decisiones en esos estados.
Esperemos a que pase ese estado de desolación o confusión, y entonces sí veremos claro para tomar decisiones y saber qué es lo que debemos hacer.
Tenemos que aprender a darnos cuenta de cómo estamos en cada momento, para ser hábiles y no pensar ni actuar bajo el estado de desolación o confusión, pues en ese tiempo también el demonio suele poner sus ideas y pensamientos nefastos, y lo que decidamos en estos momentos no será lo mejor y lo más racional y justo.
Recordemos que el demonio es un ser cobarde y suele atacar a su presa en los momentos en que ésta está débil y confusa. El diablo nos rondará cuando estamos tristes y abatidos, con angustias e indecisos. Pero no se acercará cuando estamos bien y contentos.
Pensemos en estas cosas y seamos astutos para no dejar que el demonio se salga con la suya, o que equivoquemos el camino por decisiones apresuradas tomadas en la oscuridad de la noche espiritual.