viernes, 14 de octubre de 2016

Cada cónyuge tiene responsabilidades diferentes y todas son de vital importancia para

Juntos podremos hacerlo!
Hay una frase publicitaria que se puso de moda: Juntos podremos hacerlo. Es un excelente lema para tener en el matrimonio. El matrimonio es una sociedad. No se trata de uno que manda al otro, ni tampoco de dos personas que hacen su vida y a veces se juntan. Una sociedad implica que ambos tengan la misma responsabilidad en todo.
En una empresa, es raro que los socios participen en actividades idénticas. Uno quizá esté a cargo del campo de mercadeo mientras el otro se ocupa de la fabricación.
Uno puede llevar adelante las finanzas, mientras que el otro se encarga del personal. Sin embargo, cada función, aunque sea diferente, es vital para lograr el éxito de la empresa. lo mismo es cierto en el matrimonio. Por lo general, cada cónyuge tiene responsabilidades diferentes y todas son de vital importancia para el éxito de la relación.
Una sociedad comercial fracasará irremediablemente si los socios no se comunican entre sí. Deben tener metas aceptadas de común acuerdo. Tienen que se capaces de crear juntos su negocio con un sentido en el matrimonio. La comunicación es primordial y las metas comunes serán lo que le dé esperanza y vida a su relación.
El matrimonio de éxito casi siempre descansa sobre una base de rendición de cuentas entre el esposo y la esposa.
Efesios 5:21
Sométanse unos a otros, por reverencia a Cristo.
refle-juntos18