miércoles, 2 de noviembre de 2016

No quiero cosas caras, quiero alguien que me valore

No necesito a mi lado alguien que pueda gastar millones en “hacerme feliz”, necesito alguien que entienda que para hacerme feliz, solo basta amor.
No busco que alguien pague mis cuentas, no busco que me saquen a “pasear”, quiero alguien que salga de la rutina, que llegue con una rosa a mi casa solo para decir “te amo”.
Quiero que alguien me sorprenda, que se interese por mí, que me pregunte cómo me fue en el día, que se interese por mis cosas, que planee conmigo y no que diga “sí, claro ” o un “después vemos”.
Quiero que exista alguien a quien poder decirle lo que se me antoja o lo que me gusta, alguien que me cuente de su vida, de sus problemas, que me vea como su apoyo, como su amiga, como su confidente. No quiero alguien que haga parecer que todo en la vida es perfección.
Quiero que alguien me diga hermosa, que al verme sonría, que busque mi mano, que busque abrazarme, no alguien a quien tener que robarle un beso. Quiero alguien que se sienta orgulloso de mí, que sienta celos si alguien está rondando, que valore lo que soy y que si le digo “te amo” me regale una sonrisa.
Busco a alguien que sepa que prefiero una servilleta donde diga “me encantas” al regalo más caro. Yo no necesito a mi lado alguien que pueda gastar millones en “hacerme feliz”, necesito alguien que entienda que para hacerme feliz, solo basta con que esté muy enamorado de mi.
El amor es paciente y bondadoso; no es envidioso ni jactancioso, no se envanece; no hace nada impropio; no es egoísta ni se irrita; no es rencoroso; no se alegra de la injusticia, sino que se une a la alegría de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. 1 Corintios 13:4-7