miércoles, 23 de noviembre de 2016

Se clausuró el Jubileo de la Misericordia, no la misericordia de Dios, recuerda el Papa

El Papa saluda a enfermos en la Audiencia. Foto: Lucía Ballester / ACI Prensa

VATICANO, 23 Nov. 16 / 05:57 am (ACI).- Al término de la Audiencia General en el Aula Pablo VI del Vaticano, el Papa Francisco dirigió su pensamiento “a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados”. Les recordó que, aunque “el domingo pasado hemos clausurado el Jubileo Extraordinario”, no se ha clausurado, en cambio, “el corazón misericordioso de Dios por nosotros, pecadores, que no dejará de colmarnos con su gracia”.
“Del mismo modo –explicó el Santo Padre–, no cerremos nunca nuestros corazones, y no dejemos nunca de realizar las obras de misericordia corporales y espirituales. La experiencia del amor y del perdón de Dios que hemos vivido durante este Año Santo permanezca en nosotros como permanente inspiración de la caridad con nuestros hermanos”.
El domingo 20 de noviembre, el Pontífice clausuró la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro del Vaticano que él mismo había abierto en diciembre de 2015 con motivo del comienzo del Año Santo de la Misericordia.
Durante este Año Jubilar, más de 21 millones de peregrinos han cruzado la Puerta Santa de la Basílica vaticana, según datos del Vaticano.
Además de la Puerta Santa de San Pedro, durante el Jubileo permanecieron abiertas diversas Puertas Santas en las catedrales de las principales ciudades de todo el mundo, con la finalidad de facilitar a todas las personas de los diferentes países el beneficiarse de los dones jubilares sin necesidad de tener que desplazarse hasta Roma.
Al término de la Misa el Papa Francisco firmó la nueva Carta Apostólica Misericordia et Misera.