jueves, 24 de noviembre de 2016

Papa Francisco: La corrupción y el dinero son blasfemias que apartan de Dios

El Papa en la Misa. Foto: L'Osservatore Romano

VATICANO, 24 Nov. 16 / 06:22 am (ACI).- Al comentar un pasaje de las Escrituras, el Papa Francisco explicó esta mañana que la corrupción es “una forma de blasfemia" y que “el lenguaje de esta Babilonia, de esta mundanidad es la blasfemia” en el que no está el verdadero Dios sino "el dios dinero, el dios bienestar, el dios explotación”.
En la homilía que pronunció en la Misa en la Casa Santa Marta, el Pontífice también dijo que “esta caerá, esta civilización caerá y el grito del ángel es un grito de victoria” el “imperio de la vanidad, del orgullo caerá, como ha caído Satanás”.
Por otro lado está la voz del pueblo de Dios: “es la voz potente de la adoración, de la adoración del pueblo de Dios que se salva y también del pueblo en camino, que todavía está sobre la tierra. El pueblo de Dios, pecador pero no corrupto: pecador que busca la salvación de Jesucristo”.
El Papa también mencionó que para los cristianos “no es fácil adorar”. “Somos buenos cuando rezamos pidiendo algo” pero la oración de alabanza “no es fácil hacerla”.
“Tenemos que aprenderla desde ahora para no hacerlo de prisa cuando lleguemos allí”, añadió.
El Papa también explicó que rezar ante el Santísimo es decir “Tú eres Dios. Yo soy un pobre hijo amado por ti”. “La voz de Dios, cuando habla al corazón es así: como un hilo de silencio sonoro”.
La invitación a las “bodas del cordero” será para “nuestra salvación” y uno puede ser invitado si es humilde y dice “soy un pecador y Dios me salvará”.
“Y cuando comiencen a suceder estas cosas –la destrucción de la soberbia, de la vanidad, todo esto– levantad la cabeza porque vuestra liberación está cerca, es decir, te están invitando a las bodas del Cordero”, explicó.
Lecturas comentadas por el Papa:
Primera lectura
Eclesiástico 50:22-24
22 Y ahora bendecid al Dios del universo, el que por todas partes hace grandes cosas, el que exaltó nuestros días desde el seno materno, y que nos trata según su misericordia.
23 Que nos dé contento de corazón, y que haya paz en nuestros días en Israel por los siglos de los siglos.
24 Que su misericordia sea fiel con nosotros y en nuestros días nos rescate.
Evangelio
Lucas 17:11-19
11 Y sucedió que, de camino a Jerusalén, pasaba por los confines entre Samaría y Galilea,
12 y, al entrar en un pueblo, salieron a su encuentro diez hombres leprosos, que se pararon a distancia
13 y, levantando la voz, dijeron: «¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros!»
14 Al verlos, les dijo: «Id y presentaos a los sacerdotes.» Y sucedió que, mientras iban, quedaron limpios.
15 Uno de ellos, viéndose curado, se volvió glorificando a Dios en alta voz;
16 y postrándose rostro en tierra a los pies de Jesús, le daba gracias; y éste era un samaritano.
17 Tomó la palabra Jesús y dijo: «¿No quedaron limpios los diez? Los otros nueve, ¿dónde están?
18 ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios sino este extranjero?»
19 Y le dijo: «Levántate y vete; tu fe te ha salvado.»