viernes, 25 de noviembre de 2016

Una reliquia de San Francisco de Asís: El regalo del Papa al Patriarca ruso Kirill

Encuentro del Papa Francisco Patriarca Kiril de Moscú en La Habana (Cuba) - Imagen de San Francisco de Asís / Foto: L´Osservatore Romano - Dominio Público

ROMA, 24 Nov. 16 / 10:17 pm (ACI).- El Papa Francisco envió al patriarca ruso ortodoxo Kirill una reliquia de San Francisco de Asís y un mensaje de felicitaciones, como regalo por su cumpleaños número 70.
Según señala la Sala de Prensa de la Santa Sede y el Patriarcado ortodoxo de Moscú, la reliquia de San Francisco de Asís fue entregada al Patriarca de Moscú por el Cardenal Kurt Koch, Presidente del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos, en una reunión que sostuvieron el martes 22 de noviembre.
En el mensaje enviado al Patriarca Kiril, el Papa Francisco indicó que “estos dos maravillosos santos interceden ante Dios por nosotros porque trabajamos de una forma más unida para alcanzar la paz y la unidad completa. Por esto reza Jesús”.
El Santo Padre también agradeció al Patriarca Kiril por su contribución personal en el acercamiento entre la Iglesia Católica y el Patriarcado de Moscú y recordó el encuentro histórico que ambos tuvieron en La Habana (Cuba) el 12 de febrero de este año antes de la visita de Francisco a México.
Ese día ambos líderes firmaron una declaración conjunta que señalaba la necesidad una urgente colaboración entre católicos y ortodoxos, sobre la tarea de hacer frente a la persecución de los cristianos en Medio Oriente y África y el diálogo interreligioso.
El regalo del Pontífice es una respuesta al regalo que le hizo el Patriarca Kirill al enviarle unas reliquias de San Serafín de Sarov, a través del metropolita Hilarión de Volokalamsk, Presidente del Departamento para las Relaciones Eclesiásticas Exteriores del Patriarcado de Moscú, durante su visita al Vaticano el pasado mes de septiembre.
San Serafín de Sarov es uno de los santos rusos más venerados y conocidos en Occidente mientras que San Francisco de Asís es un santo muy querido en Rusia.