martes, 29 de noviembre de 2016

4 CLAVES PARA QUE NO TE ROBEN EL ADVIENTO



4 claves para que “no te roben” el Adviento



 (ACI).- En un artículo publicado por el Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México (SIAME), el P. Robert Havens hizo cuatro importantes recomendaciones para que en el tiempo de Adviento, que prepara el camino para la celebración de Navidad, el 25 de diciembre, no sea un tiempo perdido debido al “estrés” de las fiestas y al materialismo.

En su texto, titulado “Que no te roben el adviento”, el P. Havens, director de desarrollo institucional de Cáritas de la Arquidiócesis de México, subrayó que Navidad “es una realidad tan importante, que no la podemos ‘digerir’ de la noche a la mañana. Nadie prepara una boda la noche anterior. Como seres humanos, necesitamos tiempo para darnos cuenta de lo que viene, a fin de celebrarlo correctamente”.

“Un Adviento bien vivido asegura una Navidad hermosa y alegre. ¡Que no te pierdas tu Adviento!”, alentó.

Los cuatro consejos del P. Robert Havens para que “no te roben el Adviento” son los siguientes:

1. “Darte cuenta que Navidad se celebra a partir de la Nochebuena, cuando celebramos la llegada de Cristo”, aconsejó el sacerdote.


El P. Havens señaló que si bien “no hay nada malo en las pre-fiestas que son parte de nuestra cultura, pero no hay que confundirlas con la verdadera Navidad”.

“Anticipar la celebración de la Navidad siempre nos dejará vacíos, sin verdadera alegría. En un mundo de luces y decoraciones, tenemos que darnos cuenta de que ‘¡todavía no!’”, alentó.

2. El P. Robert Havens señaló como segunda clave “apartar un momento de silencio cada día” de Adviento.

“No tiene que ser mucho: pueden ser tres minutitos, por ejemplo. Pero tres minutitos enteros en que me retiro, hago silencio y me acuerdo que Cristo viene en Navidad. ¡Cristo viene en Navidad!”.

“Si logras hacer esto diariamente, tu experiencia de la Navidad este año será muy diferente, y muy especial”, aseguró.

3. Una tercera “ayuda para vivir bien el Adviento”, dijo el sacerdote, “es hacer de él un tiempo de preparación personal, como hacemos con la Cuaresma”.

“Con actos de sacrificio y mejora personal, puedo ‘limpiar’ el pesebre de mi corazón al que llegará el Niño Jesús el día 24”.

Como ejemplos de pequeños actos de sacrificio, el P. Havens indicó “una tarde sin radio, un café sin azúcar, una Misa entre semana, una sonrisa para una persona ‘pesada’, 5 pesos más para un pobre: todas son maneras de ‘barrer el pesebre’ para que sea digno en su pobreza para el Rey que ha de venir”.


4. “Finalmente, los símbolos y prácticas externos también nos pueden ayudar a hacer del Adviento un tiempo de preparación”, dijo el director de desarrollo institucional de Cáritas de la Arquidiócesis de México.

“Tener una corona de Adviento en nuestro salón o lugar de trabajo y encender las velas correspondientes durante unas horas cada día, nos recuerda a fuerzas que todavía no ha llegado el Señor”, señaló.

El P. Havens aconsejó además “leer un versículo del capítulo 1 o 2 del Evangelio de san Lucas a la hora de encenderla”.

“Otra práctica es construir nuestro Nacimiento gradualmente, añadiendo una pieza o decoración cada día del Adviento; pero solo en los días en que nos hemos esforzado para vivir bien nuestro Adviento”, dijo.