viernes, 25 de noviembre de 2016

DECÁLOGO DE LA CRÍTICA SANA



Decálogo de la crítica sana



No es fácil criticar a una persona con resultado positivo. Criticar es un verdadero arte y hay que aprenderlo. Sin embargo, con cuánta  frivolidad nos ponemos a criticar a todo tipo de gente: el padre critica al hijo y éste a su padre, el vecino al vecino, el profesor al alumno y éste a su profesor. Lee con atención:

- La crítica ha de hacerse siempre “cara a cara”.
- La crítica ha de hacerse a la persona interesada y en privado.  
- Nunca se debe criticar comparando con otra persona.
- Se deben criticar los hechos, jamás las intenciones. 
- La crítica debe ser específica, no generalizadora; objetiva, no exagerada.
- Hay que criticar una sola cosa cada vez. .
- No se debe, en principio, repetir las críticas una vez formuladas.
- Hay que saber elegir bien el momento para criticar.
- Nunca se debe criticar lo que no se ha comprobado bien.
- Antes de criticar hay que ponerse en las circunstancias del criticado. (L. Caballero).

Puedes corregir a tu hijo si todos los días le demuestras tu amor y oye algún elogio de tu parte. Bien sabes que criticar a un enemigo no aporta nada. Lógicamente, cuando se critica a quien se ama se critica con amor, con tanta delicadeza como al curar una herida. Que nunca tu crítica sea un simple desahogo de tus nervios.