jueves, 3 de noviembre de 2016

LOS CINCO MINUTOS DE DIOS, 3 DE NOVIEMBRE



LOS CINCO MINUTOS DE DIOS
Noviembre 3



La vida es distinta si se proyecta sobre ella un rayo de alegría.
Has de ser alegre y optimista, sin dejarte desorientar o amargar por tantas injusticias como ves en la vida.
¿No será que Dios tiene sobre ti el proyecto de que el mundo se sienta un poco mejor porque tú contribuyas a elevarlo?
No seas como aquellos que siempre están criticando y lamentando que el mundo de hoy va mal, que la sociedad no es una sociedad auténtica, pero ellos nunca hacen nada para que eso no suceda.
Has de ser como el agua cantarina del arroyuelo, que, mientras va derramando humedad y vegetación, se desliza cantando su salmodia de fecundidad.


No mires solo los horizontes oscuros; aun cuando una pena muy honda muerda tu espíritu, lleva la frente bien alta, los ojos llenos de luz, la sonrisa en los labios, la paz en el corazón.
“Cuídense de las murmuraciones inútiles y preserven sus lenguas de la maledicencia, porque la palabra más secreta no se pronuncia en vano y la boca mentirosa da muerte al alma” (Sab 1,11). “Procedan en todo sin murmuraciones ni discusiones…” (Flp 2, 14). Se habla mucho de críticas constructivas, pero ¡Es ten fácil ver la destrucción y somos tan ciegos para descubrir la construcción!