miércoles, 2 de noviembre de 2016

LOS CINCO MINUTOS DE DIOS, 2 DE NOVIEMBRE



LOS CINCO MINUTOS DE DIOS
Noviembre 2




Saber callar cuando hay que callar es toda una sabiduría; pero saber hablar cuando hay que hablar no es menos sabiduría.
Hablar cuando es conveniente callar es condenarse al fracaso; es echar a perder las cosas o quizá empeorarlas.
Callar cuando es prudente hablar es signo indudable de cobardía; es no cumplir con el deber.
El silencio será beneficioso cuando sea más prudente callar; será dañino cuando surja la obligación de hablar.
La palabra será útil y productiva cuando salga de un generoso deseo de ayudar al hermano; será contraproducente cuando vaya envuelta en sentimientos egoístas o en deseos de humillación para los demás.
Silencio y palabra, callar y hablar... habrá que irlos moderando y aplicando con prudencia, con esa prudencia que los convertirá de vicios en virtudes.
“Guarda tu lengua del mal, y tus labios de palabras mentirosas; apártate del mal y practica el bien, busca la paz y sigue tras ella” (Sal 34,14). “La lengua es un miembro pequeños y, sin embargo, puede jactarse de grandes cosas… Ningún hombre ha podido dominar la lengua, es un flagelo siempre activo, lleno de veneno mortal” (Sant 3,5-8)