miércoles, 16 de noviembre de 2016

LOS CINCO MINUTOS DE DIOS, 16 DE NOVIEMBRE



LOS CINCO MINUTOS DE DIOS
Noviembre 16



Hoy quiero entonar el salmo del agua cristalina y fugaz.
“Quiero ser como el agua, que sirve gozosa a los hijos de Dios. Quiero ser como el agua que calma la sed del sediento, sin fijarse si es hombre de ciencia, de poca cultura, de blanco o de color negro.
Quiero ser como el agua, que es de todos y todos la poseen, la beben, la gustan, la utilizan; a todos refresca, los limpia y fecunda.
Quiero ser como el agua que canta sonora sus silbos brillantes y desliza sus hilos por peñas y arroyos, llevando la vida, el frescor y la alegre canción”.
Eso ha de ser mi vida: agua. Agua que limpia los cuerpos y lustra las almas con luz bautismal.
Y agua que fecunda y da vida, la vida de gracia que el buen Dios nos da.
Por el bautismo… el hombre se incorpora realmente a Cristo crucificado y glorioso, y se regenera para el consorcio de la vida divina, según las palabras del Apóstol: “En el bautismo fueron sepultados con Él, y con Él resucitaron,  por la fe en el poder de Dios que lo resucitó de entre los muertos” (Col 2,12).