sábado, 27 de septiembre de 2014

EL SANTO ROSARIO

ROSARIO A LA GUADALUPANA


Rosario a la Virgen Guadalupana 

En estos misterios se medita en las apariciones de la Virgen de Guadalupe. Al iniciar cada misterio, se lee el pasaje y se hace la petición, se reza un Padrenuestro, 10 Avemarías y un Gloria y al final, se canta alguna estrofa de las canciones propias de la Virgen de Guadalupe. 



Primer Misterio: La Virgen de Guadalupe trae un mensaje de paz a su pueblo. 

“Sabe y ten entendido, tú, el más pequeño de mis hijos, que soy yo la siempre Virgen Santa María, Madre del verdadero Dios por quien se vive; del Creador, en quien está todo; y es Señor del cielo y de la tierra. Deseo vivamente que se me erija aquí un templo para en él mostrar y dar todo mi amor, compasión, auxilio y defensa, pues yo soy su piadosa Madre”. 

Pedir a la Virgen María por todos aquellos que no la conocen y no la valoran como su Madre. 



Segundo Misterio: Juan Diego comparte a la Virgen su humildad y su pequeñez a los ojos de los hombres. 

“Te ruego encarecidamente, Señora y niña mía, que alguno de los principales, conocido, respetado y estimado, le encargues que lleve tu mensaje para que le crean, porque yo soy un hombrecillo, soy un cordel, soy una escalerilla de tablas, soy cola, soy hoja, soy gente menuda.” 
Pedir a la Virgen que nos ayude a darnos cuenta del valor de la humildad y la sencillez de corazón. 



Tercer Misterio: María de Guadalupe escogió a Juan Diego por su sencillez y no por su sabiduría. 

“Oye hijo mío, el más pequeño, ten entendido que son muchos mis servidores y mensajeros a quienes puedo encargar que lleven mi mensaje y hagan mi voluntad, pero es de todo punto preciso que tú mismo solicites y ayudes y con tu mediación, que se haga mi voluntad”. 
Pedir a la Virgen que nos ayude a saber transmitir la palabra de Cristo a los demás. 



Cuarto Misterio: La Virgen María cura a Juan Bernardino como signo de que quiere salud y felicidad para su pueblo. 

“Oye y ten entendido, hijo mío el más pequeño, que es nada lo que te asusta y aflige; no se turbe tu corazón; no temas a esa enfermedad ni alguna otra angustia. ¿No estoy yo aquí que soy tu Madre? ¿No estás bajo mi sombra? ¿No soy yo tu salud? ¿No estás por ventura en mi regazo? ¿Qué más has menester? No te apene ni te inquiete otra cosa, no te aflija la enfermedad de tu tío, que no morirá ahora de ella. Está seguro de que ya sanó". 

Pedir a la Virgen que, como Juan Diego, sepamos acompañar en la enfermedad, la angustia y el dolor a los que están cerca de nosotros. 


Quinto Misterio: María nos deja su imagen para recordarnos su ternura, su amor y su constante protección. 

Juan Diego trajo a la Señora del Cielo las diferentes rosas que fue a cortar; las que, así como las vio, cogió con sus manos y otra vez se las echó en el regazo diciendo: “Hijo mío, el más pequeño, esta diversidad de rosas es la prueba y señal que llevarás al obispo, le dirás en mi nombre que vea en ella mi voluntad y que él tiene que cumplirla. Tú eres mi embajador, muy digno de confianza.” 

Pedir a la Virgen que, como Ella, sepamos escuchar y ayudar a nuestros hermanos.













LAS JACULATORIAS DEL SANTO ROSARIO



LAS JACULATORIAS DEL SANTO ROSARIO

Habitualmente, en el rezo del Rosario, después de la doxología trinitaria sigue una jaculatoria, que varía según las costumbres. Sin quitar valor a tales invocaciones, parece oportuno señalar que la contemplación de los misterios puede expresar mejor toda su fecundidad si se procura que cada misterio concluya con una oración dirigida a alcanzar los frutos específicos de la meditación del misterio. De este modo, el Rosario puede expresar con mayor eficacia su relación con la vida cristiana. Lo sugiere una bella oración litúrgica, que nos invita a pedir que, meditando los misterios del Rosario, lleguemos a «imitar lo que contienen y a conseguir lo que prometen».

Como ya se hace, dicha oración final puede expresarse en varias forma legítimas. El Rosario adquiere así también una fisonomía más adecuada a las diversas tradiciones espirituales y a las distintas comunidades cristianas. En esta perspectiva, es de desear que se difundan, con el debido discernimiento pastoral, las propuestas más significativas, experimentadas tal vez en centros y santuarios marianos que cultivan particularmente la práctica del Rosario, de modo que el Pueblo de Dios pueda acceder a toda auténtica riqueza espiritual, encontrando así una ayuda para la propia contemplación. (Rosarium Virginis Mariae, 35)


G.- María, Madre de Gracia y Madre de Misericordia,
R.- Defiéndenos de nuestros enemigos y ampáranos ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

T.- Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados y líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas y socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén


Las promesas, bendiciones y beneficios del Rosario



Las promesas del Rosario
1. Aquellos que recen con enorme fe el Rosario recibirán gracias especiales.
2. Prometo mi protección y las gracias más grandes a aquellos que recen el Rosario.
3. El Rosario es una arma poderosa para no ir al infierno, destruirá los vicios, disminuirá los pecados, y defendernos de las herejías.
4. Se otorgará la virtud y las buenas obras abundarán, se otorgará la piedad de Dios para las almas, rescatará a los corazones de la gente de su amor terrenal y vanidades, y los elevará en su dedeo por las cosas eternas. Las mismas almas se santificarán por este medio.
5. El alma que se encomiende a mi en el Rosario no perecerá.
6. Quien rece el Rosario devotamente, y lleve los misterios como testimonio de vida no conocerá la desdicha. Dios no lo castigará en su justicia, no tendrá una muerte violenta, y si es justo, permanecerá en la gracia de Dios, y tendrá la recompensa de la vida eterna.
7. Aquel que sea verdadero devoto del Rosario no perecerá sin los Sagrados Sacramentos.
8. Aquellos que recen con mucha fe el Santo Rosario en vida y en la hora de su muerte encontrarán la luz de Dios y la plenitud de su gracia, en la hora de la muerte participarán en el paraíso por los méritos de los Santos.
9. Libraré del purgatorio a quienes recen el Rosario devotamente.
10. Los niños devotos al Rosario merecerán un alto grado de Gloria en el cielo.
11. Obtendrán todo lo que me pidan mediante el Rosario.
12. Aquellos que propaguen mi Rosario serán asistidos por mí en sus necesidades.
13. Mi hijo me ha concedido que todo aquel que se encomiende a mi al rezar el Rosario tendrá como intercesores a toda la corte celestial en vida y a la hora de la muerte.
14. Son mis niños aquellos que recitan el Rosario, y hermanos y hermanas de mi único hijo, Jesucristo.
15. La devoción a mi Rosario es una gran señal de profecía.


Bendiciones del Rosario

1. Los pecadores son perdonados.
2. Las almas sedientas son refrescadas.
3. Aquellos que son soberbios encuentran la sencillez.
4. Aquellos que sufren encontrarán consuelo.
5. Aquellos que estan intranquilos encontrarán paz.
6. Los pobres encontrarán paz.
7. Los religiosos son reformados.
8. Los vivos aprenderán a sobrepasar el orgullo.
9. Los muertos (las almas santas) aliviarán sus dolores por privilegios.



Los beneficios del Rosario
1. Nos otorga gradualmente un conocimiento completo de Jesucristo.
2. Purifica nuestras almas, lavando nuestras culpas.
3. Nos da la victoria sobre nuestros enemigos.
4. Nos facilita practicar la virtud.
5. Nos enciende el amor a Nuestro Señor.
6. Nos enriquece con gracias y méritos.
7. Nos provee con lo necesario para pagar nuestras deudas a Dios y a nuestros familiares cercanos, y finalmente, se obtiene toda clase de gracia de nuestro Dios todopoderoso.

EL PODER DEL SANTO ROSARIO


El Poder del Santo Rosario

La Santísima Virgen, que tiene unos 120 títulos o quizás más, en Fátima eligió este:

"Yo soy la Señora del Rosario"

San Francisco de Sales decía que el método más grande de oración es: rezar el Rosario.

Santo Tomás de Aquino predicó en Roma, durante 40 días corridos, sólo sobre el Ave María.

San Juan María Vianney, patrono de los párrocos, siempre tenía el rosario en la mano.

El Papa Adriano VI decía que "el Rosario es el látigo para el demonio". 

"El Rosario es un tesoro de gracias" (Papa Pablo V).

El Beato y estigmatizado Padre Pío decía: "El Rosario es EL ARMA". 

El Papa León XIII escribió 9 encíclicas sobre el Rosario. 

El Papa Juan XXIII habló, como Sumo Pontífice, en 38 ocasiones acerca de Nuestra Señora y el Rosario. Él rezaba diariamente el Rosario completo, los 15 misterios.

San Louis Marie Grignion de Montfort escribió : "El Rosario es el arma más poderosa para tocar el Corazón de Jesús, Nuestro Redentor, quien ama a Su Madre."

El día tiene 1440 minutos. ¿Le darías el 1% de eso a Dios? El Rosario completo, los 15 misterios de gozo, de dolor , de luz y de gloria meditados representan sólo 1 hora y media de nuestro tiempo, y rezados con el corazón la eternidad.

EL SANTO ROSARIO


El SANTO ROSARIO

Paseaba un día el apóstol Santo Tomás por los jardines del cielo, cuando vio pasar un alma que no resplandecía tanto como las demás... y luego vio otra... y una más... De inmediato fue a reclamarle a San Pedro...Oye, Pedro, ¿por qué andan por ahí algunas almas que luego se ve que no tienen tantas cualidades y virtudes como las demás? Pedro le contestó un tanto nervioso, ya que Tomás era capaz de armarle un escándalo que hasta el puesto le podía costar. ¿Dime por dónde, Tomás? Por todos lados, indicó el quejoso. Vamos a ver -dijo Pedro-, y saliendo de la portería se dirigieron a los jardines.

En efecto, por doquier se veían almas que no resplandecían tanto. Sin embargo se veían felices de estar ahí.

Pues mira, esos no han pasado por la puerta. Yo no los hubiera dejado entrar... puntualizó Pedro. Pues entonces aquí está pasando algo raro, y más nos vale que investiguemos -dijo con determinación Tomás, el cual necesitaba ver el origen de la situación. Decidieron recorrer las vallas del Paraíso, y para su sorpresa encontraron un gran agujero en una de las vallas, la que quedaba más cerca de la Tierra.

¡ Caramba ! Es por aquí por donde se están colando -dijo con aire triunfal Tomás-. El que hizo esto, lo va a pagar caro con nuestro Dios, que aunque bueno, es muy justo... sentenció Pedro. Se acercaron ambos al agujero, y con sorpresa descubrieron que había atado de ahí un inmenso rosario que llegaba hasta la Tierra, y muchas almas por ahí venían subiendo.

Ambos apóstoles se giraron con cara de sorpresa y consternación... Tras un silencio, Pedro dijo: Ay, María no ha cambiado nada. Desde que la conocí en Caná supe que era de esas personas que no dejan de ayudar... (Jn 2, 1-11) Tomás resignado dijo: Si ni su Hijo se le escapa. ¿Te acuerdas de que no quería hacer el milagro de las bodas de Caná y con una sola mirada de Ella accedió? Pedro concluyó diciendo: Mira, Tomás, tú y yo no hemos visto nada... .

¿Vosotros también?, resonó una voz que los sobresaltó... Con cara de asustados se volvieron hacia el Señor y percibieron una grata sonrisa. Él les dijo: "No os preocupéis... Son cosas de Mamá".

Este es un simple cuentecillo, pero que sin duda refleja una gran verdad. Una vida Espiritual sólida se debe basar en el rezo diario del Rosario. Es habitual escuchar frases como "Tengo mucho que hacer, no tengo tiempo para el Rosario, etc." Nuestro principal deber es alcanzar la vida eterna... ¿De qué nos serviría ganar el mundo entero si perdemos nuestra alma?


FÁBULA DEL ROSARIO


Fábula del rosario


Paseaba un día el apóstol Santo Tomás por los jardines del cielo, cuando vió pasar un alma que no resplandecía tanto como las demás... y luego vió otra... y una más... De inmediato fue a reclamarle a San Pedro...

“Oye, Pedro, ¿por qué andan por ahí algunas almas que luego luego se ve que no tienen tantas cualidades y virtudes como las demás?”
Pedro le contestó un tanto nervioso, ya que Tomás era capaz de armarle un escándalo que hasta el puesto le podía costar.
“¿Dónde, tú?” “Por todos lados” indicó el quejoso.
“Vamos a ver” dijo Pedro, y saliendo de la portería se dirigieron a los jardines...
en efecto por doquier se veían almas que no resplandecían tanto, sin embargo se veían felíces de estar ahí.

“Pues mira, esos no han pasado por la puerta.
Yo no los hubiera dejado entrar...” puntualizó Pedro.
“Pues entonces aquí está pasando algo raro, y más nos vale que investiguemos.”
Dijó con determinación Tomás, el cual necesitaba ver el origen de la situación.
Decidieron recorrer las bardas del Paraíso, y para su sorpresa encontraron un gran agujero en un de las bardas, la que quedaba más cerca de la Tierra.

“¡Andale, por aquí se están colando¡” dijo con aire triunfal Tomás.
“El que hizo esto lo va a pagar caro con nuestro Dios, que aunque bueno, es muy justo...” sentenció Pedro.

Se acercaron ambos al agujero, y con sorpresa descubrieron que había atado de ahí un inmenso rosario que llegaba hasta la Tierra, y muchas almas por ahí venían subiendo.

apóstoles se voltearon a ver con cara de sorpresa y consternación... tras un silencio, Pedro dijo: “Ay, María no ha cambiado nadita... desde que la conocí en Caná supe que era de esa gente que no deja de estar ayudando...” (Jn 2, 1-11)
Tomás resignado dijo: “Si ni su Hijo se le escapa, ¿te acuerdas que no quería hacer aquel milagro, y con una sola mirada de Ella se dobló?”
Pedro concluyó diciendo: “Mira, Tomás, tú y yo no hemos visto nada...” .

“¿Ustedes también?” resonó una voz que los sobresaltó...
Con cara de asustados voltearon hacia el Trono de la Majestad de Dios...
pero lo que percibieron fue una gran sonrisa...


PENSAMIENTOS SOBRE EL SANTO ROSARIO


PENSAMIENTOS SOBRE EL SANTO ROSARIO

"No encuentro otro medio más poderoso para atraer sobre nosotros el Reino de Dios, la Sabiduría, que unir a la oración vocal la oración mental, rezando el Santo Rosario y meditando sus misterios". San Luis María Griñón de Montfort 

"El Padre Pío tenía Rosarios en todas partes, bajo la almohada, en la mesilla de noche, en los bolsillos, dondequiera... Era el religioso del rosario. Consideraba el Rosario como su arma predilecta contra toda clase de enemigos. En alguna ocasión llegó a afirmar: “ Quisiera que los días tuvieran 48 horas para poder redoblar los rosarios”. Cuando le preguntaban por su herencia espiritual, San Pío de Pietrelcina no dudaba en afirmar que era el Rosario: “¡Amad a la Virgen y hacedla amar. Recitad siempre el Rosario!” San Pío de Pietrelcina 

"Entre las devociones aprobadas por la Iglesia ninguna más dulce ni más eficaz que el Santísimo Rosario. San Antonio María Claret. 

¡Cuántos por el Rosario han salido del pecado! ¡Cuántos han llegado a la santidad! ¡Cuantos han conseguido con una muerte dichosa, la salvación eterna! San Alfonso María Ligorio. 

Con el Rosario, los enfermos recobrarán la salud o no morirán sin los sacramentos. San Francisco Javier 

El Rosario es la salvación de los fieles. Papa Clemente VIII 
El Rosario aplaca la justa indignación de Dios. Papa Gregorio XIV 
El Rosario es una parte y forma de oración, bellísima acomodada a nuestros tiempos, fácil de practicar y muy fructuosa . Papa León XIII. 

"En el Rosario se nos hacen visibles las huellas de Jesús en el mundo. . Del Padre hacia el Padre conduce este camino. Entretanto, el Señor recorrió los muchos caminos de este mundo atravesando en todas direcciones el país. 
De perla en perla, de decena en decena, recorremos nosotros los caminos de Jesús. A través de los misterios de su niñez, a través de las estaciones de su pasión redentora, podemos nosotros, con María, caminar hacia su plenitud y glorificación. Sus caminos se convierten en nuestros caminos". Cardenal Joachim Meisner 

"El Rosario invita a nuestros dedos, a nuestros labios y a nuestro corazón a entonar una gran sinfonía de súplica y oración, y por estos motivos es la plegaria más grandiosa que jamás haya compuesto el hombre. El Rosario es un sitio de encuentro de los no instruidos y de los sabios; es la escuela donde el amor sencillo se acrecienta en conocimientos y donde los sabios aumentan su amor". Monseñor Fulton J. Sheen 

"Rezar el Rosario es revivir con María los mayores sucesos de la Historia. Cuando lo rezamos nos dirigimos precisamente a Dios Padre que nos ha dado a su hijo Jesucristo, pero lo hacemos poniendo de intermediaria a la Virgen Madre de Dios". "El Rosario es una cadena misteriosa formada con eslabones de confianza que nos une indisolublemente al corazón de la Madre de Dios y de los Hombres". P. Anselmo del Álamo 

"Si nos dieran un programa más difícil de salvación, muchas almas que se condenarán tendrían el pretexto de que no pudieron realizar dicho programa. Pero ahora el programa es brevísimo y fácil: rezar el Santo Rosario. Con el Rosario practicaremos los Santos Mandamientos, aprovecharemos la frecuencia de los Sacramentos, procuraremos cumplir perfectamente nuestros deberes de estado y hacer lo que Dios quiere de cada uno de nosotros". Sor Lucía de Fátima.

"Para el que es espiritual, para el que ha avanzado por el camino de oración, el Rosario es el modo más simple a vivir la oración de modo concreto y prolongado... No temo en afirmar que quien rece este tipo de oración y se encuentra a gusto recitándolo es un contemplativo o ciertamente está en camino de serlo". Carlo Carretto 

"El rezo del Santo Rosario, con la consideración de los misterios, la repetición del Padrenuestro y del Avemaría, las alabanzas a la Beatísima Trinidad y la constante invocación a la Madre de Dios, es un continuo acto de fe, de esperanza y de amor, de adoración y reparación". San Josemaría Escrivá de Balaguer.

"La oración es la única fuente posible de toda comprensión. ¿El Rosario? ¡Admirable creación! ¿Rezar meditando los misterios? Este es el camino". Miguel de Unamuno 

Amemos a Nuestro Amado Señor Jesús recordando y meditando su vida en cada Misterio, rezando la oración que Él mismo nos enseñó con el Padre Nuestro, saludando a Nuestra Madre Bendita con cada Ave María, Y Glorificando a Nuestro Dios en cada Gloria. Unámonos en oración por Amor a Jesús. Y mientras vamos uniéndonos, todos los que seguimos esta devoción, formaremos en el mundo entero millones de rosas que suben al Cielo recordando a nuestro Señor que somos velas siempre encendidas hacia su Amor. 


PENSAMIENTOS SOBRE EL SANTO ROSARIO


PENSAMIENTOS SOBRE EL SANTO ROSARIO

Santo Rosario"No encuentro otro medio más poderoso para atraer sobre nosotros el Reino de Dios, la Sabiduría, que unir a la oración vocal la oración mental, rezando el Santo Rosario y meditando sus misterios". San Luis María Grignion de Montfort

"El Padre Pío tenía Rosarios en todas partes, bajo la almohada, en la mesilla de noche, en los bolsillos, dondequiera... Era el religioso del rosario. Consideraba el Rosario como su arma predilecta contra toda clase de enemigos. En alguna ocasión llega a afirmar: 
“ Quisiera que los días tuvieran 48 horas para poder redoblar los rosarios”. Cuando le preguntaban por su herencia espiritual, San Pío de Pietrelcina no dudaba en afirmar que era el Rosario: “Amad a la Virgen y hacedla amar. Recitad siempre el Rosario!” San Pío de Pietrelcina

"Entre las devociones aprobadas por la Iglesia ninguna más dulce ni mas eficaz que el Santísimo Rosario. San Antonio María Claret.
¡Cuántos por el Rosario han salido del pecado! ¡Cuantos han llegado a la santidad! ¡Cuantos han conseguido con una muerte dichosa, la salvacion eterna! San Alfonso María Ligorio.

Con el Rosario, los enfermos recobrarán la salud o no moriran sin los sacramentos. San Francisco Javier

El Rosario es la salvación de los fieles. Papa Clemente VIII
El Rosario aplaca la justa indignación de Dios. Papa Gregorio XIV
El Rosario es una parte y forma de oración, bellísima acomodada a nuestros tiempos, fácil de practicar y muy fructuosa . Papa León XIII.

"En el Rosario se nos hacen visibles las huellas de Jesús en el mundo. . Del Padre hacia el Padre conduce este camino. Entretanto, el Señor recorrió los muchos caminos de este mundo atravesando en todas direcciones el país.
De perla en perla, de decena en decena, recorremos nosotros los caminos de Jesús. A través de los misterios de su niñez, a traves de las estaciones de su pasión redentora, podemos nosotros, con María, caminar hacia su plenitud y glorificación. Sus caminos se convierten en nuestros caminos". Cardenal Joachim Meisner

"El Rosario invita a nuestros dedos, a nuestros labios y a nuestro corazón a entonar una gran sinfonía de súplica y oración, y por estos motivos es la plegaria más grandiosa que jamas haya compuesto el hombre. El Rosario es un sitio de encuentro de los no instruidos y de los sabios; es la escuela donde el amor sencillo se acrecienta en conocimientos y donde los sabios aumentan su amor". Monseñor Fulton J. Sheen

"Rezar el Rosario es revivir con María los mayores sucesos de la Historia. Cuando lo rezamos nos dirigimos precisamente a Dios Padre que nos ha dado a su hijo Jesucristo, pero lo hacemos poniendo de intermediaria a la Virgen Madre de Dios". "El Rosario es una cadena misteriosa formada con eslabones de confianza que nos une indisolublemente al corazón de la Madre de Dios y de los Hombres". P. Anselmo del Álamo

"Si nos dieran un programa más difícil de salvación, muchas almas que se condenarán tendrían el pretexto de que no pudieron realizar dicho programa. Pero ahora el programa es brevísimo y facil: rezar el Santo Rosario. Con el Rosario practicaremos los Santos Mandamientos, aprovecharemos la frecuencia de los Sacramentos, procuraremos cumplir perfectamente nuestros deberes de estado y hacer lo que Dios quiere de cada uno de nosotros". Sor Lucía de Fátima.

"Para el que es espiritual, para el que ha avanzado por el camino de oración, el Rosario es el modo más simple a vivir la oración de modo concreto y prolongado... No temo en afirmar que quien rece este tipo de oración y se encuentra a gusto recitándolo es un contemplativo o ciertamente está en camino de serlo". Carlo Carretto

"El rezo del Santo Rosario, con la consideración de los misterios, la repetición del Padrenuestro y del Avemaría, las alabanzas a la Beatísima Trinidad y la constante invocación a la Madre de Dios, es un continuo acto de fe, de esperanza y de amor, de adoración y reparación". San Josemaría Escrivá de Balaguer.

"La oración es la única fuente posible de toda comprensión. ¡El Rosario?¡Admirable creación! ¿Rezar meditando los misterios? Este es el camino". Miguel de Unamuno

Amemos a Nuestro Amado Señor Jesús recordando y meditando su vida en cada Misterio, rezando la oración que él mismo nos enseña con el Padre Nuestro, saludando a Nuestra Madre Bendita con cada Ave María, Y Glorificando a Nuestro Dios en cada Gloria.

 Unámonos en oración por Amor a Jesús. Y mientras vamos uniéndonos, todos los que seguimos esta devoción, formaremos en el mundo entero millones de rosas que suben al Cielo recordando a nuestro Señor que somos velas siempre encendidas hacia su Amor.

20 PROMESAS A QUIENES LLEVEN EL ROSARIO

20 PROMESAS A QUIENES LLEVEN EL ROSARIO (FISICO).

Las 20 Promesas de la Virgen a quienes lleven consigo el santo Rosario :
1- Todos los que lleven piadosamente el Rosario, los llevaré hasta Mi Hijo.
2- Todos los que lleven piadosamente el Rosario, los ayudaré en sus empresas.
3-Todos los que lleven piadosamente el Rosario, aprenderán a amar la Palabra y la Palabra los hará libres. Ya no serán esclavos.
4- Todos los que lleven piadosamente el Rosario, amarán a Mi Hijo más y más.
5- Todos los que lleven piadosamente el Rosario, tendrán un conocimiento más profundo de Mi Hijo en sus vidas diarias.
6- Todos los que lleven piadosamente el Rosario, tendrán un deseo profundo de vestir con decencia para no perder la Virtud de la modestia
7-Todos los que lleven piadosamente el Rosario, crecerán en la virtud de la castidad.
8-Todos los que lleven piadosamente el Rosario, tendrán una conciencia más profunda de sus pecados y tratarán sinceramente de enmendar sus vidas.
9-Todos los que lleven piadosamente el Rosario, tendrán un profundo deseo de difundir el mensaje de Fátima.
10- Sobre todos que lleven piadosamente el Rosario, derramaré las gracias de las que soy medianera.
11-Todos que lleven piadosamente el Rosario, serán llenados de un profundo deseo de rezarlo y meditar sobre los misterios.
12- Todos los que lleven piadosamente el Rosario, tendrán paz en sus vidas diarias.
13-Todos los que lleven piadosamente el Rosario, serán reconfortados en momentos de tristeza.
14- Todos los que lleven piadosamente el Rosario, se les concederá el poder de tomar decisiones sabias a través del Espíritu Santo.
15- Todos los que lleven piadosamente el Rosario, los llenaré de un profundo deseo de llevar el Escapulario café del Monte Carmelo.
16- Todos los que lleven piadosamente el Rosario, venerarán Mi Inmaculado Corazón y el sagrado Corazón de Mi Hijo Jesús.
17-Todos los que lleven piadosamente el Rosario, no tomarán el nombre de Dios en vano.
18-Todos los que lleven piadosamente el Rosario, tendrán una profunda compasión por Cristo crucificado y crecerán en su amor por El.
19- Muchos de los que lleven piadosamente el Rosario, serán sanados de enfermedades físicas, mentales y emocionales; así que llevadlo a los enfermos y moribundos.
20- Las familias que lleven piadosamente el Rosario,  tendrán paz en sus hogares.


EL SANTO ROSARIO


EL SANTO ROSARIO

Paseaba un día el apóstol Santo Tomás por los jardines del cielo, cuando vio pasar un alma que no resplandecía tanto como las demás... y luego vio otra... y una más... De inmediato fue a reclamarle a San Pedro...Oye, Pedro, ¿por qué andan por ahí algunas almas que luego se ve que no tienen tantas cualidades y virtudes como las demás? Pedro le contestó un tanto nervioso, ya que Tomás era capaz de armarle un escándalo que hasta el puesto le podía costar. ¿Dime por dónde, Tomás? Por todos lados, indicó el quejoso. Vamos a ver -dijo Pedro-, y saliendo de la portería se dirigieron a los jardines.

En efecto, por doquier se veían almas que no resplandecían tanto. Sin embargo se veían felices de estar ahí.

Pues mira, esos no han pasado por la puerta. Yo no los hubiera dejado entrar... puntualizó Pedro. Pues entonces aquí está pasando algo raro, y más nos vale que investiguemos -dijo con determinación Tomás, el cual necesitaba ver el origen de la situación. Decidieron recorrer las vallas del Paraíso, y para su sorpresa encontraron un gran agujero en una de las vallas, la que quedaba más cerca de la Tierra.

¡ Caramba ! Es por aquí por donde se están colando -dijo con aire triunfal Tomás-. El que hizo esto, lo va a pagar caro con nuestro Dios, que aunque bueno, es muy justo... sentenció Pedro. Se acercaron ambos al agujero, y con sorpresa descubrieron que había atado de ahí un inmenso rosario que llegaba hasta la Tierra, y muchas almas por ahí venían subiendo.

Ambos apóstoles se giraron con cara de sorpresa y consternación... Tras un silencio, Pedro dijo: Ay, María no ha cambiado nada. Desde que la conocí en Caná supe que era de esas personas que no dejan de ayudar... (Jn 2, 1-11) Tomás resignado dijo: Si ni su Hijo se le escapa. ¿Te acuerdas de que no quería hacer el milagro de las bodas de Caná y con una sola mirada de Ella accedió? Pedro concluyó diciendo: Mira, Tomás, tú y yo no hemos visto nada... .

¿Vosotros también?, resonó una voz que los sobresaltó... Con cara de asustados se volvieron hacia el Señor y percibieron una grata sonrisa. Él les dijo: "No os preocupéis... Son cosas de Mamá".

Este es un simple cuentecillo, pero que sin duda refleja una gran verdad. Una vida Espiritual sólida se debe basar en el rezo diario del Rosario. Es habitual escuchar frases como "Tengo mucho que hacer, no tengo tiempo para el Rosario, etc." Nuestro principal deber es alcanzar la vida eterna... ¿De qué nos serviría ganar el mundo entero si perdemos nuestra alma?

MEDITACIONES EUCARÍSTICAS AL ROSARIO MARIANO

MEDITACIONES EUCARÍSTICAS
AL ROSARIO MARIANO

Misterios de Luz

Primer Misterio de luz: el bautismo de Jesús en el Jordán. El Espíritu Santo había sobrevolado sobre el vientre virginal de María, consagrando la Humanidad santísima del Verbo de Dios; ahora, en forma de paloma, sobrevuela en el Jordán, sobre la cabeza de Jesús, revelando públicamente a Jesús como el Hijo Unigénito del Padre; sobre el altar eucarístico, el Espíritu Santo, por medio del sacerdote ministerial, que actúa in Persona Christi, sobrevuela sobre el altar no como paloma, sino como viento y fuego, y convierte las ofrendas inertes del pan y del vino en el Cuerpo y la Sangre de Jesús resucitado.

Segundo Misterio de luz: las bodas de Canaá. Por un pedido de María, Jesús convierte el agua en vino, alegrando de esa manera el banquete de los esposos. El agua se convierte en un vino exquisito, y con este vino los cónyuges pueden celebrar con alegría la alianza esponsal. El vino convertido del agua es un don de Jesús a los esposos, es el regalo de bodas de Jesús y de María a los cónyuges. El milagro de Canaá es una prefiguración de un milagro que provocará asombro infinito en quien lo contemple, porque será infinitamente más grandioso que la conversión del agua en vino: el milagro de Canaá es figura de la conversión del vino en su Sangre, la sangre del Cordero. En Canaá, María pide a su Hijo que con el poder de su Espíritu convierta el agua en vino; en la Misa, la Iglesia, de quien María es modelo, pide a Jesucristo que convierta, con el poder del Espíritu infundido sobre el altar, el vino en la Sangre del Señor Jesús. En Canaá, el vino que viene del agua alegra la mesa de los cónyuges, que celebran su alianza esponsal; en la Iglesia, el vino que se convierte en la Sangre de Jesús alegra el banquete celestial, con el cual Dios celebra su Alianza esponsal con la humanidad. En Canaá se alegraron los esposos por el vino nuevo, en la Misa se alegran los hombres santificados por Jesucristo por el Vino de la Alianza Nueva y Eterna, la Sangre del Cordero.

Tercer Misterio de luz: la proclamación del Reino. El Reino es la gracia de Cristo Dios, la gracia es la participación a su vida, su vida es luz divina. Quien vive en gracia, vive iluminado por la luz de Cristo, y vive ya, en esta vida, en el Reino de Dios. Y si el Reino es la gracia de Cristo Dios, como la Eucaristía es Cristo Dios, que es la Fuente de la Gracia, porque es la Gracia Increada, cuando estamos delante de la Eucaristía, estamos delante del Rey del Reino de Dios, y el Reino de Dios está donde está su Rey. Tener la Eucaristía es tener el Reino de Dios; contemplar la Eucaristía es contemplar el Reino de Dios; consumir la Eucaristía es poseer dentro de sí el Reino de Dios.

Cuarto Misterio de luz: la Transfiguración en el Monte Tabor. La luz de la gloria de Dios se trasluce a través de la humanidad de Cristo en el Monte Tabor, antes de la Pasión, para que cuando Jesús sea crucificado, al recordar la luz del Tabor, los discípulos se fortalezcan en la fe en la resurrección. Cuando Jesús sea golpeado, insultado, coronado de espinas y crucificado, los discípulos no podrán reconocer en el Crucificado a su Maestro, y sin embargo, el Señor crucificado es el mismo Señor de la gloria que en el Tabor hace resplandecer la luz de Dios. La luz del Tabor será el consuelo de los discípulos cuando las tinieblas del Calvario cubran la tierra. Luz en el Tabor, tinieblas en el Calvario, luz en el Nuevo Monte Tabor, el altar eucarístico de la Iglesia santa. La luz del Tabor es la luz de Jesús resucitado, antes de sufrir la Pasión; la luz del altar, la luz de Cristo Eucaristía, es la luz de Jesús resucitado cuando ya ha cumplido su misterio pascual de muerte y resurrección, que no solo nos recuerda el futuro de gloria y eternidad en las horas de cruz de esta vida, sino que nos concede ya de su gloria y de su resurrección en la comunión.

Quinto Misterio de luz: la institución de la Eucaristía.
 ¿Por qué la institución de la Eucaristía es un misterio de luz? Si contemplamos la Eucaristía, tiene el aspecto y la luminosidad de un pan común, pero de ninguna manera irradia luz. ¿Por qué entonces es un misterio de luz? La respuesta está en las palabras de Jesús en el Evangelio: “Yo Soy la luz del mundo” (Jn 8, 12). Jesús es la luz del mundo, porque Jesús es Dios y Dios es luz: no una luz conocida, como la del sol o la luz artificial, sino una luz desconocida, que brota del seno mismo de Dios Uno y Trino. Dios Trino es luz infinita, brillante, inaccesible, desconocida para las creaturas; es una luz que además de iluminar, da vida divina a quien ilumina, y con la vida da la alegría, la paz y el amor de Dios. Esa Luz que es Dios, es la que brilla en Jesús de Nazareth, porque Jesús procede eternamente del Padre –“Dios de Dios, Luz de Luz”, decimos en el Credo-, y como la Eucaristía es Jesús en Persona, entonces la Eucaristía es luz: la Eucaristía es el misterio de la luz de Cristo en medio de la noche del mundo.


LA FUERZA DEL SANTO ROSARIO

La fuerza del Santo Rosario
 
A lo largo de la historia se ha visto como el rezo del Santo Rosario pone al demonio fuera de la ruta del hombre y de la Iglesia. Llena de bendiciones a quienes lo rezan con devoción. Nuestra Madre del Cielo ha seguido promoviéndolo, principalmente en sus apariciones a los pastorcillos de Fátima.

El Rosario es una verdadera fuente de gracias. María es medianera de las gracias de Dios. Dios ha querido que muchas gracias nos lleguen por su conducto, ya que fue por ella que nos llegó la salvación.

Todo cristiano puede rezar el Rosario. Es una oración muy completa, ya que requiere del empleo simultáneo de tres potencias de la persona: física, vocal y espiritual. Las cuentas favorecen la concentración de la mente.

Rezar el Rosario es como llevar diez flores a María en cada misterio. Es una manera de repetirle muchas veces lo mucho que la queremos. El amor y la piedad no se cansan nunca de repetir con frecuencia las mismas palabras, porque siempre contienen algo nuevo. Si lo rezamos todos los días, la Virgen nos llenará de gracias y nos ayudará a llegar al Cielo. María intercede por nosotros sus hijos y no nos deja de premiar con su ayuda. 

Al rezarlo, recordamos con la mente y el corazón los misterios de la vida de Jesús y los misterios de la conducta admirable de María: los gozosos, los dolorosos, los luminosos y los gloriosos. Nos metemos en las escenas evangélicas: Belén, Nazaret, Jerusalén, el huerto de los Olivos, el Calvario, María al pie de la cruz, Cristo resucitado, el Cielo, todo esto pasa por nuestra mente mientras nuestros labios oran.

BENDICIONES DEL ROSARIO



 
Bendiciones del Rosario 
 
1. Los pecadores son perdonados.
2. Las almas sedientas son refrescadas.
3. Aquellos que son soberbios encuentran la sencillez.
4. Aquellos que sufren encontrarán consuelo.
5. Aquellos que estan intranquilos encontrarán paz.
6. Los pobres encontrarán paz.
7. Los religiosos son reformados.
8. Los vivos aprenderán a sobrepasar el orgullo.
9. Los muertos (las almas santas) aliviarán sus dolores por privilegios. 

Los Beneficios del Rosario 
 1. Nos otorga gradualmente un conocimiento completo de Jesucristo.
2. Purifica nuestras almas, lavando nuestras culpas.
3. Nos da la victoria sobre nuestros enemigos.
4. Nos facilita practicar la virtud.
5. Nos enciende el amor a Nuestro Señor.
6. Nos enriquece con gracias y méritos.
7. Nos provee con lo necesario para pagar nuestras deudas a Dios y a nuestros familiares cercanos, y finalmente, se obtiene toda clase de gracia de nuestro Dios todopoderoso.
 


RECEN EL SANTO ROSARIO TODOS LOS DÍAS

 Recen el rosario todos los días


  
Nuestra Señora le entrega el Santo Rosario 
a Santo Domingo de Guzmán

  
El rezo del Santo Rosario fue enseñado por la propia Madre de Dios a Santo Domingo de Guzmán, en 1214. Mediante esta devoción, él alcanzó prodigiosas victorias y estupendas gracias para su época. A lo largo de los siglos, la Providencia ha obrado maravillas por medio de esta incomparable arma espiritual.

En Fátima, el día 13 de octubre de 1917, fecha de la última de las apariciones a los tres pastorcitos, la Santísima Virgen insistió: “Recen el rosario todos los días”. Sin embargo, pese a la importancia de tal pedido, los adeptos del progresismo menosprecian esta práctica de piedad mariana. A falta de argumentos convincentes, alegan que el rezo del Rosario es una “devoción anticuada”, del tiempo de las congregaciones marianas, de las procesiones solemnes, de las Misas en latín, del uso de la mantilla en las iglesias, etc. Dígase de paso, excelentes formas de devoción, muchas de las cuales están regresando.

Los débiles alegatos enunciados, lejos de desanimarnos, nos proporcionan nuevos motivos para empeñarnos aún más en la devoción al Rosario. ¿Cómo no recurrir a un medio tan poderoso de salvación eterna?

“El resurgimiento del Rosario”

Sobre el crecimiento de la apetencia por el rezo del Santo Rosario, el “National Catholic Register” de los EE. UU. publicó a fines de diciembre, datos sumamente reveladores, en un artículo de Tom McFeely titulado El resurgimiento del Rosario:

“El rezo del rosario fue ampliamente ridiculizado por los autodenominados católicos progresistas, durante los años que inmediatamente siguieron al Concilio Vaticano II.

“Según tales críticos, el Rosario era una reliquia anacrónica y sin sentido, de una era arcaica de la fe católica. Pero las personas que rezan el Rosario con regularidad siempre supieron que tal crítica es completamente infundada.

“Según resultados de las consultas en internet, a través del buscador Google, los laicos católicos alrededor del mundo parecen concordar en esto. El blog San Roberto Belarmino informó que ‘Google Adwords Analytic Tool estima que más de un millón y medio de búsquedas mensuales incluyen el término rosario’.

“El blog católico comenta esta gran búsqueda del Rosario en Google: ‘Esta tendencia choca a muchos, una vez que en los años 60 presenciaron un fuerte impulso para que la Iglesia sea más moderna, y veían esta devoción anticuada como cosa del pasado’. Observa además que el mayor número de búsquedas del término ‘Rosario’, ocurre en octubre, mes en que la Iglesia se dedica de modo especial a su difusión”. 

FÁBULA DEL ROSARIO

 Fábula del rosario
(Autor desconocido)


Paseaba un día el apóstol Santo Tomás por los jardines del cielo, cuando vió pasar un alma que no resplandecía tanto como las demás... y luego vió otra... y una más... De inmediato fue a reclamarle a San Pedro...

“Oye, Pedro, ¿por qué andan por ahí algunas almas que luego luego se ve que no tienen tantas cualidades y virtudes como las demás?”
Pedro le contestó un tanto nervioso, ya que Tomás era capaz de armarle un escándalo que hasta el puesto le podía costar.
“¿Dónde, tú?” “Por todos lados” indicó el quejoso.
“Vamos a ver” dijo Pedro, y saliendo de la portería se dirigieron a los jardines...
en efecto por doquier se veían almas que no resplandecían tanto, sin embargo se veían felíces de estar ahí.

“Pues mira, esos no han pasado por la puerta.
Yo no los hubiera dejado entrar...” puntualizó Pedro.
“Pues entonces aquí está pasando algo raro, y más nos vale que investiguemos.”
Dijó con determinación Tomás, el cual necesitaba ver el origen de la situación.
Decidieron recorrer las bardas del Paraíso, y para su sorpresa encontraron un gran agujero en un de las bardas, la que quedaba más cerca de la Tierra.

“¡Andale, por aquí se están colando¡” dijo con aire triunfal Tomás.
“El que hizo esto lo va a pagar caro con nuestro Dios, que aunque bueno, es muy justo...” sentenció Pedro.

Se acercaron ambos al agujero, y con sorpresa descubrieron que había atado de ahí un inmenso rosario que llegaba hasta la Tierra, y muchas almas por ahí venían subiendo.

apóstoles se voltearon a ver con cara de sorpresa y consternación... tras un silencio, Pedro dijo: “Ay, María no ha cambiado nadita... desde que la conocí en Caná supe que era de esa gente que no deja de estar ayudando...” (Jn 2, 1-11)
Tomás resignado dijo: “Si ni su Hijo se le escapa, ¿te acuerdas que no quería hacer aquel milagro, y con una sola mirada de Ella se dobló?”
Pedro concluyó diciendo: “Mira, Tomás, tú y yo no hemos visto nada...” .

“¿Ustedes también?” resonó una voz que los sobresaltó...
Con cara de asustados voltearon hacia el Trono de la Majestad de Dios...
pero lo que percibieron fue una gran sonrisa...

1 comentario:

Unknown dijo...

Una página muy hermosa sobre el Rosario y sus virtudes.Buen trabajo.