viernes, 18 de enero de 2013

¿Quiénes son los Testigos de Jehová?

 
Introducción
 
Los Testigos de Jehová son una organización fundada en 1879 por Charles Taze Russell, un lencero de Pittsburgh. Russell nació en 1852, descendiente de escoceses e irlandeses. Fue miembro activo de la Iglesia Congregacional. A los diecisiete años, tratando de convertir a un ateo, perdió él mismo su fe en Dios. Russell había estado obsesionado por el pensamiento de los horrores del infierno. Aún como ateo, no dejaba descansar su Biblia. A los veinte años comenzó a predicar "la buena nueva sin infierno". En 1879, al fundar su nueva religión, se adjudicó el nombre de "Pastor Russell".

Charles Taze Russell

Russell no era un especialista en las Escrituras ni conocía el idioma griego. En la ciudad de Hamilton, mientras era interrogado por un juzgado, afirmó bajo juramento que era un experto en las Sagradas Escrituras y que conocía perfectamente el griego. Le dieron un Nuevo Testamento en ese idioma y, al fin del interrogatorio, se vio obligado a aceptar que ni siquiera sabía el alfabeto griego. Tampoco sabía latín o hebreo. Escribió mucho sobre la Biblia, pero cualquier especialista hoy en día, leyendo sus obras, estará de acuerdo en afirmar que sus explicaciones de los textos sagrados son en general inadmisibles con el sentido obvio de las palabras del texto. Russell nunca fue un especialista en la Biblia. Tampoco vivió una vida santa, como esperaríamos de un fundador religioso. Sus seguidores escribieron: "Russell tuvo una poco frecuente capacidad para los negocios. Antes de cumplir los treinta años, ya había extendido notablemente la tienda de ropa de su padre en Alleghany, Pennsylvania, y en poco tiempo estableció cuatro más. Cuando tuvo treinta años vendió la cadena de negocios por 250,000 dólares, que llevados al dinero actual hacen algo más de un millón de dólares" (Marley Cole, Jehovah's Witnesses, 73). También era un experto haciendo dinero con inversiones en minas e inmuebles, y con la venta de libros. Hasta llegó a vender a muchísimos crédulos agricultores lo que él llamó "el trigo de oro", a sesenta dólares la bolsa; descubierto el fraude por las autoridades federales, tuvo que devolver el dinero (Leslie Rumble, Radio Replies, 2:1, 352). En 1911, el periódico Brooklyn Daily Eagle publicó una caricatura de Russell con la leyenda: "Si el Pastor Russell puede hacer un dólar por medio kilogramo del 'trigo de oro', ¿cuánto hubiese podido hacer vendiendo 'acciones y bonos de oro' como director en el viejo 'Banco la Unión'?". Russell le hizo juicio al periódico por calumnia, pero perdió el caso. Por entonces comenzó a predicar la Aurora del Milenio. Sus seguidores, por este motivo, comenzaron a ser llamados "los auroristas del Milenio". No mucho después Russell adoptó el nombre de "Sociedad de Difusión 'La Atalaya de Sión'". En 1896 este nombre se cambió por el de "Sociedad Bíblica de Difusión 'La Atalaya'". Por algún tiempo Russell pensó que aún mejor sonaba "Asociación del Púlpito del Pueblo". En 1914 un nuevo cambio de nombre los llevó a denominarse "Asociación Internacional de Estudiantes de la Biblia". El "Pastor Russell" murió en 1916.

El "Juez Rutherford"

Al morir, Russell fue sucedido como jefe de la secta por un hombre llamado Joseph Franklin Rutherford, que se autodenominó "Juez", aunque nunca ocupó oficialmente semejante puesto en la sociedad civil. El 8 de Mayo de 1918, junto con otros "russellitas", fue arrestado por espionaje y más tarde sentenciado a veinte años de prisión por predicar la desobediencia e insubordinación en el ejército y la armada americanas. Fue liberado después de nueve meses en la prisión federal de Atlanta. El Diccionario de la Iglesia Cristiana Oxford dice que Rutherford "era descendiente de una familia de bautistas del condado de Morgan, Missouri". Aún cuando "el Juez" nunca estudió, consiguió una licencia como abogado en 1892. Más de una vez defendió a Russell en las cortes y se convirtió así en un provechoso seguidor de la secta. En 1917, después de la muerte de Russell, se convirtió en la cabeza del movimiento. Bajo su gobierno, la organización adquirió un creciente toque revolucionario. Rutherford era acusado frecuentemente de prácticas fraudulentas, aún por sus mismos seguidores. Ante el fracaso de la profecía de Russell sobre la Segunda Venida de Cristo en 1914, profecía a la que él había dado toda credibilidad, explicó a sus adherentes que Jesucristo había venido precisamente en ese año, pero de manera invisible..., y que el encuentro final entre Dios y Satanás (el famoso Armagedón) era inminente, aunque no se arriesgó a dar fechas. Fue "el Juez" quien en 1931 proclamó el nuevo nombre de "Testigos de Jehová", y comenzó a proclamar el slogan: "Millones que ahora viven no morirán jamás". Ciertamente él no fue uno de ellos, pues murió en 1942 en la mansión que había hecho construir en San Diego como residencia oficial de Jesucristo, cuando Él volviese como juez de vivos y muertos.

Nathan Homer Knorr

Rutherford fue seguido en su cargo por Nathan Homer Knorr, quien había estado en el Comité de Directores desde 1934. Knorr comenzó con un programa de renovación y de relaciones públicas que trajo como resultado un gran número de conversos. Los evangelizadores que ahora iban de puerta en puerta ya no llevaban gramófonos ni cintas de las predicaciones de Rutherford. En su lugar, los miembros de la secta recibían una fuerte instrucción en el arte oratorio, apologética, y sobretodo en el arte de vender libros, que les permitió ser maestros en presentar y vender sus biblias. La táctica de imponerse e intentar entrar casi a la fuerza en cada casa fue abandonada: ahora los predicadores debían acariciar el perrito, ser amables y aceptar de buena gana, si era necesario, un rechazo poco cortés o un portazo en la cara. Se debe invitar a la dueña de casa a comprar una revista o una copia del libro "Que Dios sea Veraz", una exposición de 320 páginas de muy extraña teología. Más de diez millones de copias fueron impresas para la primera edición de 1946, y se dice no sin fundamento que al día de la fecha se han vendido varias veces esa cantidad. Knorr murió en 1977 y fue sucedido por Frederick Franz, quien continuó con la política de su predecesor y quien a su muerte, acaecida en 1993, fue sucedido por Milton Henshel, el actual líder de la secta.

Lo que cree los Testigos de Jehová

Algunos dicen que los Testigos han alterado sus creencias en más de una oportunidad. Si eso es cierto, se los puede acusar con todo derecho de haber extraviado a sus seguidores por muchos años. Si no es cierto, todo el mundo creyente los puede acusar por las doctrinas expuestas por Russell y Rutherford. Su estrategia ha cambiado: el objetivo hoy en día es manipular los sentimientos de personas y los miedos naturales del ser humano. Juegan con conceptos como "el poder destructivo de las armas nucleares", "la sobrepoblación", "corrupción en altas esferas de los gobiernos", "la avalancha de material pornográfico", etc. Los Testigos nos aseguran que ellos "han renunciado al mundo", y que sus complicados problemas, guerras y políticas ya no les preocupan. Nos dicen que son "ciudadanos de una sociedad mejor, la 'Teocracia del Nuevo Mundo de Jehová'". En sentido estricto, los Testigos no son cristianos, ya que niegan que Cristo sea Dios. Sus enseñanzas son ciertamente nuevas, aunque ellos se empecinan en negar que sean una religión nueva. Es más, una de sus principales tareas es denunciar todas las religiones organizadas. Rutherford nos enseña que "la religión fue introducida en el mundo por el Diablo". "Por más de tres años -continúa- Jesús proclamó la verdad y advirtió al pueblo contra la práctica de la religión". "Porque la religión deshonra y reprueba el nombre de Jehová Dios" (Rumble, 7). De acuerdo a sus enseñanzas, la religión y el cristianismo son opuestos y se contradicen mutuamente. Por otro lado digamos que todos los cristianos creen lo contrario: el cristianismo es la religión verdadera, revelada por Jesucristo-Dios.

Las distintas iglesias

Los Testigos no tienen tiempo para asistir a ninguna iglesia cristiana. Russell decía que en 1879 Dios había rechazado todas las iglesias cristianas existentes, haciendo de los "russellitas" los únicos portadores del mensaje de Dios. Rutherford fue más lejos aún: No quería admitir que las iglesias hubieran andado bien hasta que Russell entró en escena, sino que ya después de la Resurrección de Cristo el Demonio construyó un gran imperio: el papado. Más tarde inspiraría la creación de las iglesias protestantes. Por lo cual todos los sacerdotes católicos y ministros protestantes son del Diablo, enemigos de Dios, Anticristos. Los Testigos niegan que ellos sean una iglesia o denominación. "La Biblia -dicen ellos- no justifica la existencia de ninguna iglesia o jerarquía. La Iglesia Católica, la Anglicana y las iglesias libres están constantemente bajo el indiscriminado ataque en las publicaciones de los Testigos, quienes niegan todos los principios fundamentales del cristianismo.

El estado

En lo que respecta a la autoridad civil, dicen los Testigos que ellos deben obediencia tan solo a la "Teocracia del Reino" y rechazan las obligaciones de la ciudadanía terrena. Existen dos grupos en el mundo: la "Teocracia del Reino" y la "Organización de Satanás", esta última incluyendo todos los estados e iglesias. Así como entre las iglesias el papado es "la bestia apocalíptica" por excelencia, así entre las naciones lo son Estados Unidos e Inglaterra. Alguna gente piensa que los Testigos son pacifistas, como los Kuakeros, pero no lo son en absoluto. La verdad es que ellos veneran al más vengador de todos los dioses, que planea la más sangrienta de las batallas de la historia, "Armagedón". Parece que sienten especial atracción describiendo los pormenores de la matanza de aquellos que se alistaron en las huestes de Satanás. No tienen escrúpulos en alabar el derramamiento de sangre de la mentada batalla, pero se niegan a tomar parte en las acciones bélicas de las naciones, "todo obra de Satanás". Frecuentemente los Testigos han sido condenados por juzgados civiles. Por ejemplo, "desde 1946 a 1953, los Testigos de Jehová se vieron envueltos en 1665 prosecuciones en Quebec" (Cole, 188). Constantemente leemos en las noticias que miembros de la secta fueron multados o arrestados en muchas partes del mundo. En Australia y Nueva Zelanda, durante 1940, la organización fue declarada ilegal. Los abogados del gobierno decían entonces que los Testigos se dedicaban a "envilecer la religión, a sus compatriotas, al gobierno y a la nación toda". Los Testigos, por su parte, sostienen que padecen persecución, y a veces ellos mismo se meten en líos -frecuentemente para hacer publicidad- al atacar los principios en los que se asienta una determinada cultura y promoviendo la desobediencia al gobierno. "Nadie en el mundo como los Testigos de Jehová cuando se trata de vilipendiar conscientemente a quien se ponga delante; atacar lo que es más querido para otros es el pan de cada día entre los miembros de esa secta. Odian a todas las religiones y lo proclaman desde los tejados. Odian todos los gobiernos con el mismo entusiasmo... Por estar en una constante actitud ofensiva sus jefes han sido perseguidos, sus reuniones interrumpidas violentamente, sus lugares de reuniones destruidas, sus miembros encarcelados" (Saturday Evening Post, Septiembre 14, 1940). Semejante manera de "vilipendiar" no es tan evidente hoy en día, pero su posición con respecto a las religiones no ha cambiado. Sería bueno saber cómo compaginan ellos sus pretensiones de ser perseguidos por motivos religiosos y la aceptación de ser ministros de una religión -por ejemplo en USA, donde tienen privilegios que gozan solo los miembros religiosos, como viajar a precios más baratos, etc- y su pretensión de que todas las religiones son del Diablo.

Jerarquía

La creencia de los Testigos de que toda jerarquía o iglesia es contraria a las enseñanzas bíblicas, y la existencia de su propia organización es tan solo una de las numerosas contradicciones inherentes a este fantasmagórico sistema. En su contribución a la obra "La Religión en el Siglo XX", Nathan Homer Knorr aseguraba que Cristo dirige sus asuntos a través "de una organización visible" con sus cuarteles en Brooklyn, Nueva York. La cabeza visible de tal organización era, por supuesto, Knorr. El, como el actual director de los Testigos, están rodeados por un visible Comité de Directores. Por todo el mundo hay congregaciones "visibles" llamadas "compañías". Las mismas se reúnen en habitaciones visibles llamadas "Salones del Reino". "Siervos organizativos" visibles inspeccionan el obrar de la "compañía". Obreros de tiempo completo, visibles, llamados "pioneros" reciben dinero visible por parte de la Sociedad. Todo miembro activo de la organización de los Testigos de Jehová es tenido como "un ministro ordenado y enviado por Dios, no por los hombres". Si este sistema no es una organización jerárquica visible, entonces ¿qué es?. Se excusan de hacer el servicio militar por ser "ministros de religión". En su Libro Anual se puede leer lo siguiente: "Cada treinta días todas y cada una de las sucursales en funcionamiento que existen en el mundo... hace un reporte escrito, que se envía al Presidente de la Sociedad, explicando en detalle el trabajo realizado en el mes. Al final del año fiscal, todas las sucursales ... enviarán al Presidente un reporte escrito". Los Testigos de Jehová venden varios miles de publicaciones por año. Poco se sabe del uso que se le da a ese dinero. Las revistas "La Atalaya" y "¡Despertad!" circulan de a millones. Tienen la circulación de periódicos mas amplia en los Estados Unidos. "Nunca hubo un chantaje religioso tan grande como es el caso de la Sociedad Bíblica de Difusión La Atalaya" (Rumble, 13). Rumble estimaba que en los treinta años que siguieron a 1918 se tiene que haber hecho una ganancia aproximada de diez millones de dólares, por dar la cifra menor. No nos sorprendemos al leer en el Libro Anual de los Testigos que no se publica ningún reporte financiero para que los enemigos no lo usen "para obstaculizar el trabajo de la Sociedad". Ninguna institución de bien, a la manera de las grandes obras de misericordia de la Iglesia Católica, es mantenida por la secta. Hace algunas décadas, cuando se le desafió al secretario de los Testigos a explicar qué ha hecho la Sociedad "por aquellos pobre diablos que no tienen qué comer, dónde dormir y mueren de hambre y necesidad", este contestó: "Ese no es el fin de nuestra actividad ni de nuestra asociación. La misión de los Testigos de Jehová es dar testimonio ante los pueblos".

La Biblia

Los Testigos de Jehová no son una organización bíblica. En primer lugar, rechazan en absoluto la única autoridad que existe con respecto a la Biblia, a saber, la Iglesia Católica. Russell, Rutherford y sus sucesores no tienen manera de afirmar que la Biblia es palabra de Dios si niegan la autoridad de la Iglesia que definió el canon de los libros sagrados, su inspiración, etc. Rutherford incluso escribió que Russell había descubierto que "ninguna organización o iglesia cristiana enseñaba lo que contiene la Biblia", de modo que tuvo que comenzar él con el asunto... Los seguidores de Russell parece que estaban convencidos que su fundador era inspirado por Dios, pero a la muerte de este Rutherford comenzó a enseñar cosas bien diferentes. Hubo litigios internos en la organización, pero Rutherford triunfó. Los Testigos creyeron que las explicaciones bíblicas de Rutherford no eran de origen humano sino inspiradas por Dios. La enseñanza católica de la infalibilidad del Papa es una tenue sombra comparado con esto.

Dios

Los Testigos contradicen casi todas las enseñanzas básicas cristianas, y las que no contradicen, ignoran. Son fundamentalmente unitarios, anti-trinitarios. En un panfleto publicado en sus cuarteles de Londres con el título "¿Qué creen los Testigos de Jehová?" leemos: "Dado que existen muchos 'señores' y muchos 'dioses', el Dios verdadero tiene un nombre personal para ser distinguido de los otros dioses". Ese nombre es "Jehová". La verdad es que hay un sólo Dios y Él no necesita de un nombre para ser distinguido de otros "dioses". Incluso la palabra "Jehová" no es en verdad bíblica. Los escritores sagrados no lo conocían. En hebreo escribían "Yahvé", que significa "El que es". Es un nombre alternativo para Dios. Los Testigos, por el contrario, dicen que "Jehová" es el nombre personal de Dios. Es difícil de saber con precisión que quieren ellos decir con todo esto, pero parece que para esta gente "Jehová" con respecto a "Dios" es como "cedro" con respecto a "árbol", uno entre varios, aunque el mejor. La expresión "Jehová-Dios" tan usada en su literatura no se encuentra jamás en la Biblia. Los Testigos no creen que Dios este en todas partes, ni creen en la Trinidad. En su libro Reconciliación, Rutherford escribió que "la constelación de siete estrellas que forma la Pléyade es el lugar del trono eterno de Dios, el lugar donde habita Jehová". Los Testigos constantemente ridiculizan el misterio de la Trinidad. Rutherford escribió: "Nunca existió una doctrina más engañosa que la de la Trinidad. Semejante doctrina no pudo haber tenido otro origen que la mente de Satanás, el Diablo" (Reconciliación, 101).

Cristo

Los testigos no creen que Jesús sea el Hijo eterno de Dios, igual al Padre, y que el Espíritu Santo sea la tercera Persona, también divina. Aún cuando Cristo reveló la doctrina de la Trinidad y habló del Espíritu Santo como de una persona (Jn 14:26), Rutherford dijo que el Espíritu Santo es cualquier fuerza o influencia ejercida por Dios. Cristo, según los Testigos, fue "la primera creación de Jehová". El no es igual al Padre ("¿Qué creen los Testigos de Jehová"?, 2). Russell enseñaba que Cristo era "Miguel el Arcángel". "Obediente a Dios, renunció a ser puro espíritu y nació de María como un santo ser humano". Los Testigos enseñan que Jehová-Dios (el título preferido para su divinidad) creó un espíritu-hijo, Cristo Jesús, quien, antes de ser humano, era conocido como Miguel el Arcángel. Este espíritu-hijo, no Dios sino más bien un ángel favorito, tomó carne humana como un hombre perfecto. Para hacer que sus doctrinas combinen, los Testigos no tienen ningún escrúpulo en tergiversar las palabras de la Biblia. Por ejemplo, cuando Juan escribió en su evangelio que "la Palabra era Dios" (Jn 1,1), la versión de los Testigos dice que "Palabra era un dios". Con respecto a nuestra enseñanza sobre la muerte, resurrección y ascensión de Jesucristo, los Testigos inventan una maraña de contradicciones que no se basan ni en las Escrituras ni en la Tradición. En la obra de Cole leemos: "Jesús tenía que ser plenamente humano. Este espíritu poderoso tenía que hacerse humano en todos los sentidos, y por más increíble que esto parezca, ¿porqué habremos de dudarlo?". Aunque ellos aseguran que "Jesús resucitó de entre los muertos", los Testigos no creen en la Resurrección de Cristo de la misma manera que lo hacen los demás cristianos. El hombre Cristo, según ellos, está muerto para siempre. "La Persona que murió -nos dice Russell- permaneció muerta y no será vista jamás en su naturaleza humana". Nadie sabe qué pasó con su cuerpo. Russell sugiere que se disolvió en gases. De manera parecida, los Testigos rechazan la verdad testimoniada por la Biblia y la Tradición sobre la Ascensión de Cristo y en su lugar presentan alguna de sus invenciones.

El alma y la eternidad

Según los Testigos, el hombre no tiene un alma. El es un alma. "Adán era un alma... Los animales inferiores también son un alma..." Los Testigos de Jehová no creen en las enseñanzas del castigo eterno y la inmortalidad del alma humana ("¿Qué creen ...", 34). En unas cuantas oraciones niegan varias doctrinas cristianas básicas que están claramente enseñadas en las Sagradas Escrituras y mantenidas por todos los Padres de la Iglesia. En cuanto al infierno, aún cuando hay pocas enseñanzas bíblicas tan claras como la existencia de un infierno eterno, donde los malvados serán castigados, los Testigos de Jehová la niegan. "Una vez que el Demonio inventó la doctrina de la inmortalidad de las almas, tenía que inventar un lugar donde ponerlas fuera del cielo y de la tierra, donde irían las almas inmortales malas. ¿Qué más pudo inventar como respuesta, sino un castigo eterno de nuestras conciencias?" (Cole, 163). Los Testigos niegan que Dios castigará a los pecadores. "La Biblia no enseña que el hombre posee un alma inmortal que pudiese soportar un fuego eterno" (Cole, 72). El mundo ya pertenece al Diablo. "Dios nunca castiga ni en esta vida ni en la otra", declaró Russell. No existe el infierno. Russell sostiene que todos han de resurgir y a todos se les dará una segunda posibilidad. Todo depende de cómo nos portemos entonces, no de cómo nos portamos ahora. Cuanto más malvado un hombre fue en esta vida, tanto más chances de ser bueno en la otra. Aún cuando este hombre no haga ningún bien y continúe desafiando a Dios en esa segunda oportunidad, entonces será simplemente sacado de la existencia, y por lo tanto no experimentará ningún tormento de ninguna clase.

Los sacramentos y la oración

Los Testigos no enseñan nada sobre la Eucaristía o los demás sacramentos. Estos son casi totalmente ignorados, ya que existen tantísimas otras doctrinas más vitales. El motivo del bautismo no es muy claro. Inútil buscar literatura sobre la oración o la perfección cristiana. Los grandes santos de la cristiandad no son sino hijos del Diablo, como el resto de nosotros, sin tener para los Testigos ninguna significación. La Iglesia Católica es el super enemigo de los Testigos. Pero en este punto, como en todos los demás, distorsionan el sentido de la Biblia. Escuchemos sus mismas palabras: "Desde Pentecostés, Dios ha estado preparando una 'novia', 'un pequeño rebaño' de 144.000... para que estos compartan la vida eterna y el reinado con Cristo por mil años" ("¿Qué creen...", 5). Vemos que Cristo estuvo preparando una novia desde Pentecostés, ¡pero los Testigos de Jehová existen sólo desde 1879! Han entrado en escena más bien tardón... No existe la más mínima evidencia bíblica de que Cristo quiso que su Iglesia contara tan solo con 144.000 miembros. Los Testigos olvidan, convenientemente para ellos, la parábola del grano de mostaza (Mt 13,31). Los 144.000 del libro del Apocalipsis (14,3), según el unánime consentimiento de los estudiosos de la Biblia, es un número figurativo, referido a la multitud de los redimidos. Lo mismo sea dicho de los mil años (Ap 20,4), como lo demanda todo el contexto de los números y figuras del texto bíblico.

La Segunda Venida de Cristo

Como doctrina central, los Testigos creen que el mundo presente es Reino de Satanás, y que sus servidores -el gobierno, los negocios, las religiones organizadas- están en lucha continua contra el Gobierno Teocrático de Jehová. Todos los hombres tienen almas mortales, pero serán recreados y se les dará una segunda posibilidad de salvación durante el milenio. Los que lo rechacen con sus rebeldías serán aniquilados; los justos reinarán para siempre en este mundo recreado. Sólo Cristo y los 144.000 elegidos tienen almas inmortales, y como recompensa a su obediencia a Jehová, reinarán como criaturas espirituales en el cielo, no en la tierra. La misión de los Testigos de Jehová es anunciar que la Segunda Venida de Cristo estará marcada por la batalla del Armagedón, en la cual Satanás y sus aliados serán vencidos. Es difícil saber con precisión qué entienden los Testigos por Armagedón, ya que frecuentemente han cambiado la explicación que de él hacen. Según lo que podemos leer en sus obras, Armagedón es el día cuando la tierra será devorada por el fuego del celo de Dios, no la tierra en sentido literal, sino los sistemas que rigen a los hombres, de los cuales Satanás es el dios. El comienzo de toda la obra de Russell era precisamente el tema del Armagedón y la Segunda Venida de Cristo. El enseñaba esta última ya había ocurrido en 1874, cuando Cristo retornó como un espíritu "a los aires superiores". En 1914 Satanás comenzó una guerra declarada contra Cristo y sus santos "en los aires superiores". Al mismo tiempo, la guerra mundial comenzaba en la tierra. Russell creía que el Armagedón, es decir el final del mundo, en la concepción cristiana, ocurriría precisamente en 1914, cuando Cristo descendería de "los aires superiores" y sería entronizado como rey de la tierra. Después de un reinado de mil años, el juicio final tomaría lugar. Cuando Cristo, de hecho, no apareció en 1914 ni bajó de ningún "aire superior", los Testigos postergaron el evento unas cuantas veces, moviéndolo a 1916, 1918, 1924, 1928, etc. Ellos nos enseñan que después de su muerte en el palo de tormento (no en la cruz) Cristo fue elevado por Jehová a una nueva existencia espiritual. Junto a los 144.000 elegidos que merecieron el cielo, Cristo gobernará la tierra desde su trono celestial. Su invisible Segunda Venida en 1914 declaró la gran guerra entre el bien y el mal. "Por décadas, los Testigos intentaron arduamente encontrar miembros aún vivos de los 144.000 que gobernarán el mundo desde el cielo. En 1925 Rutherford instruyó a sus seguidores para que encontrasen tantos como pudiesen. "Estos son aquellos hombres y mujeres de buena voluntad que vivirán en la Sociedad del Mundo Nuevo, y que por ello sobrevivirán el Armagedón sin sufrir daño alguno". De acuerdo a sus doctrinas, los Testigos no entrarán de hecho en la batalla, sino que la observarán desde una distancia prudente, viendo como los malvados y ateos son aniquilados. "Satanás será encadenado por mil años, y millones que ahora viven nunca morirán" (Testigos de Jehová), y comenzarán a repoblar el paraíso terrenal. Al paso de los años, los justos que murieron serán resucitados, y se les dará una oportunidad para unirse a Jehová. Al contrario de lo que sucederá con los que hayan sobrevivido el Armagedón, ellos no podrán casarse ni tener hijos. Los malvados permanecerán en sus tumbas, ya que no merecen una segunda oportunidad. Al final del milenio, Satanás será dejado en libertad, y tratará de alejar a algunos de Jehová: el tentador y los que consientan a sus engaños, finalmente, serán aniquilados. "Los habitantes de este paraíso terrenal vivirán para siempre. Gozarán como nunca de la vida, de jardines maravillosos, cantarán canciones de alegría y podrán jugar con las bestias salvajes sin correr peligro". Escribe William J. Whalen (Faith for the Few: A Study of Minority Religions, 82): "Para mucha gente que vive un tanto al margen de una sociedad que premia a los que sobresalen por su educación, situación social, riqueza y ambición, esta descripción de un Jardín del Edén y una caída final de aquellos que ahora están 'arriba', sin duda tiene un gran atractivo". En ningún lado podremos encontrar literatura que concentre tanta cantidad de disparates como lo hacen Russell y Rutherford al hablarnos del Armagedón y del milenio. Sus suposiciones, profecías y advertencias, que siempre se mostraron falsas, están totalmente privadas de fundamento. La Sagrada Escritura y la enseñanza constante de la Iglesia de Cristo las contradicen a cada paso.

¿Cuántos Testigos hay en el mundo?

Contestar esta pregunta no es nada fácil. Todos los miembros bautizados de la secta, incluyendo mujeres y niños, son considerados ministros ordenados. Un miembro activo de la secta frecuenta las reuniones tres o cuatro veces por semana, en los cuales se lee y estudia la Biblia y, sobretodo, el material que proviene de la Sociedad de la Atalaya, en Brooklyn. La secta manda, a la manera del calendario judío, recibir la comunión sólo una vez al año, el 14 del mes de Nisan. Sólo aquellos que se consideran parte de los 144.000 pueden comulgar del pan y del vino. Unos de estos servicios, a lo largo de todos los Salones del Reino, y según estadísticas de los Testigos, reunió a 1.971.107 Testigos, aunque de ellos recibieron la comunión tan sólo 11.179. Los Testigos se niegan a prestar el servicio militar o a saludar a la bandera, votar o participar de la vida política, ya que se consideran ciudadanos de la Teocracia de Jehová. Pero pagan los impuestos. El Testigo devoto evita el mundo secular, y trata de encontrar compañía sólo en las reuniones y en los ambientes de la secta. Las fiestas de Navidad y Pascua no se celebran ni festejan de ninguna manera. No participan en organizaciones financieras de ningún tipo. Tomar alcohol, bailar, fumar, jugar cartas, si bien no están tajantemente prohibidos, sin embargo son constantemente desaconsejados. Se les pide que entreguen a la Sociedad el plus que puedan ocasionalmente producir en su trabajo, guardándose lo que sea necesario para una vida decente para ellos y sus familias. De cada miembro se espera que consagre al menos diez horas por mes a visitar las casas de los vecindarios misionando. Algunos venden copias de las publicaciones de la Sociedad en la calle. En todo el mundo, alrededor de 35.000 "pioneros" consagran todo su tiempo al trabajo misionero, mientras que unos 1.500 hombres y mujeres trabajan en los cuarteles generales Bethel, en Brooklyn y otros centros, imprimiendo, corrigiendo, contestando correspondencia, y haciendo todo el trabajo de impresión requerido, sobretodo editando su versión de la Biblia, así llamada "del Nuevo Mundo", y las revistas de la Sociedad. La secta crecía hasta un 25 por ciento al año, durante la década de los treinta y cuarenta, aunque el número bajó a 1 por ciento por año -en USA- y 5 por ciento -en el mundo-. En Estado Unidos, según el Libro Anual de 1995, hay 936.000 Testigos, mientras que no pequeñas congregaciones pueden encontrarse en Canadá, Alemania, Nigeria, Filipinas, Méjico, Zambia, las Islas Británicas y Brasil. En todo el mundo suman unos 4.900.000. Miles asisten a los encuentros en los Salones del Reino, charlas bíblicas, estudio de literatura de la Sociedad, pero no han sido bautizados y por lo tanto no se los considera Testigos. Habitualmente los miembros son de clase más bien baja. Los Testigos hacen especiales esfuerzos par atraer a negros, hispanos y miembros de otras minorías, especialmente en los Estados Unidos.

Organización

La secta ser rige por una estricta organización central. Las órdenes y los reporte vienen desde y vuelven a los cuarteles generales en Brooklyn. En países importantes, oficinas locales supervisan el trabajo y encausan la distribución de las publicaciones. Los grupos o congregaciones locales son visitadas regularmente por siervos de distrito y de circuito, de modo de poder contactar a cada miembro. Llevan cuenta escrupulosa de todas las actividades y estadísticas. Se reúnen para convenciones de todo tipo. Si nos preguntamos si los Testigos son una iglesia o no, la Nueva Enciclopedia Católica responde: "en 1965, el grupo perdió algunas características sectarias. Aun cuando los Testigos no se consideran parte de la sociedad en la que viven, sin embargo se vieron obligados a temperar un poco el tono con el que se referían a las instituciones religiosas y civiles. Tanto antiguos miembros de la organización como los recién llegados, siguen siendo fieles a sus principios de proselitización, aunque se puede notar en algunos una merma en el fervor. Parecería que las clases de la sociedad están más representadas entre ellos ahora, que lo que lo estaban veinte o treinta años atrás, cuando se decía que menos del 1 por ciento de los Testigos de Jehová tenía acabada la escuela secundaria. Daría la impresión que se están pareciendo un poco más a una iglesia, en lo que ésta tiene de opuesto al concepto de secta" (7:865).

¿Un auténtico peligro?

Un sistema que contradice todos los principios básicos del cristianismo, de seguro que es peligroso. Particularmente en algunos países de sud América, donde la falta de sacerdotes, la ignorancia religiosa y los problemas económicos son caldo de cultivo para los Testigos. Su sistema está basado en la destrucción de la Cristiandad, de todas las religiones organizadas, y de toda autoridad civil: nos damos cuenta de lo falso y peligroso de esta posición. Los Testigos dicen que la Biblia prohíbe transfusiones de sangre: esta es una doctrina altamente peligrosa, además de totalmente equivocada. Los textos habitualmente citados por los Testigos son Levítico 17:10 y Hechos 15:29. En primero lugar, estas eran normas dietéticas observadas por los Judíos hasta Jesucristo. Los Apóstoles legislan diciendo que los nuevos conversos al cristianismo deben abstenerse de la sangre, aunque se ve muy claro que se trata de un compromiso para tranquilizar a las comunidades cristianas de origen judío, y evitar así que se escandalicen. Deducir de estos textos que las transfusiones de sangre están prohibidas no tiene absolutamente ningún fundamento. Una cosa es toma la sangre de un animal o comer carne que contenga sangre, y otra muy distinta es recibir sangre en una transfusión.

¿Qué hacer cuando llaman a la puerta los Testigos?

Cuando un Testigo lo visita, sea amable. Dígale con toda la tranquilidad y seguridad del mundo que usted tiene sus creencia y tiene muy buenos motivos para tenerlas, y que está muy contento con ellas. Hablando en general, es una auténtica pérdida de tiempo conversar con ellos: tenemos muy poco en común. Para un Testigos, temas como Dios, Cristo, el Espíritu Santo, la Iglesia, la religión y la salvación, tienen un significado totalmente diferente a lo que un católico cree bajo esas mismas palabras, y que todos los cristianos creyeron desde Jesucristo en adelante, pasando por los Doctores de la Iglesia, los santos, los estudiosos... Recuerde también que, muy probablemente, su visitante está pre-juiciado, y sólo los católicos muy bien preparados pueden sacar algún provecho del diálogo. Y debemos retener siempre la iniciativa, y no dejar que el Testigo salga adelante con sus errores. Recuerde que el pobre Testigo desconoce totalmente la belleza y los tesoros de la Iglesia. La única esperanza que puede haber en una discusión con los Testigos es ser positivos, no brindarse a la argumentación sin sentido, y tratar de dar una imagen positiva y atrayente de la Iglesia. Nunca acepte ni compre literatura de la Sociedad. No le de dinero. Nunca pierda el freno de lo que dice o use palabras soeces. Y recuerde que los Testigos no siempre muestran claro lo que son: si alguien llega a su casa ofreciéndole inocentemente una Biblia, pregúntele si es Testigo y obre en consecuencia. Y sobretodo debemos rezar por las pobres almas que fueron llevadas, Dios sabe por qué motivos, a ser parte de la secta.
 
El asombroso credo de los Testigos de Jehová
 
        Creo que Jehová Dios en su existencia sin principio ni fin, se le ocurrió crear un día algo y de la nada hizo la primera "cosa", resultando ser Miguel el Arcángel o Logos (1). A esa "cosa" le dijo: "ayúdame hacer "las otras cosas " (el sol, la luna, las estrellas, etc.) (2).
         Creo que a esa primera "cosa" le ordenó que viniese a la tierra y " que su fuerza de vida se transfiriera al óvulo de María" (3). Desapareciendo Miguel del cielo, materializándose como " El Hombre más grande de todos los tiempos " (4).
        Creo que por no ser Dios, era menor que el tiempo y no podía exclamar "YO SOY" como su Padre Jehová, sino como cualesquier mortal decía " YO HE SIDO " (5), siendo "un dios" (5a). Al morir en un poste o madero fue depositado su cuerpo sin espíritu en una tumba. Al tercer día de allí salió un espíritu sin cuerpo (5b).
Creo que Jehová retiró el cuerpo de Jesús y posiblemente lo exhibirá durante la Edad Milenaria (6). Creo que Jesús para dejarse ver por sus discípulos materializaba cuerpos (7). Ascendió a los cielos y permaneció sentado casi 19 siglos pasivamente a la diestra de Jehová, siendo hasta el año 1914 cuando empezó a reinar, regresando a la tierra en ese año en forma invisible (8), marcando con dicha fecha la generación que según la promesa del Creador no desaparecerá sin antes establecerse un mundo pacífico y seguro (8a). Esto último lo admitiré hasta que nuestros Líderes de Nueva York nos digan que todo fue " una especulación del Pueblo de Jehová ", no error de los ungidos del Cuerpo Gobernante (8b).
     Creo que no debemos orar directamente a Cristo (9). El nunca volverá a la tierra, sino que reinará con los 144 mil testigos celestiales (10). Creo que solamente con ese grupo tiene función de Mediador (11).
Creo que el resto de testigos " la gran muchedumbre " que heredará la tierra se conformará con vivir en un hermoso huerto rodeado de exquisitas frutas, que nosotros los testigos, que no iremos al cielo, con "arduo trabajo" convertiremos en un Paraíso después de levantar los escombros del antiguo sistema después del Armagedón (11a) y tendremos la categoría de "nietos", no de Hijos de Dios (12) y Cristo nunca estará entre nosotros por que permanecerá eternamente con los 144 mil celestiales ungidos de Jehová entre los que se encuentran únicamente identificados norteamericanos como Russell, Rutherford, etc. (13), que ayudarán a Cristo a juzgar a la Humanidad. (14).
 
REFERENCIAS DE LA LITERATURA WATCHTOWER
 
    (1).- Libro de Historias Bíblicas, compare lecciones 1 y 85
    (2).- Este trato le da la traducción falsa de Col. 1,16 en biblia jehovista Nuevo Mundo.
    (3).- Libro " El Propósito Eterno de Dios va triunfando ahora ", pag. 137/20.
    (4).- Así lo califica libro jehovista con ese título.
    (5).- Compare Jn.8,58 biblia NM con otras Biblias. (5a) Jn. 1,1, biblia jehovista, (5b) Mi Libro         de  Historias Bíblicas, pag. 104.
    (6).- Libro " Arpa de Dios ", pag. 170.
    (7).- Libro " Ud. Puede Vivir para Siempre en el Paraíso en la Tierra ", pag. 144/8.
    (8).- Idém anterior, pag. 1147.
    (8a).-Vea primera pags. de todas las revistas " Despertad " publicadas hasta Oct. de 1995.
    (8b).-Atalaya 1 de Nov. de 1995, pag. 17/6.
    (9).- Atalaya 15 de Dic. de 1994, pag. 23.
    (10).- Libro " Ud. Puede Vivir para Siempre en el Paraíso ", pag. 178/7.
    (11).- Libro " Ayuda para Entender la Biblia ", pag. 1102
    (11a).-Libro " Ud. Puede Vivir para siempre en el Paraíso ", pag. 159/6
    (12).- Libro " Sea Dios Veraz " , pag. 161.
    (13).- Libro " Libro de Textos Bíblicos para 1975", pag. 195.
    (14).- Libro " Ud. Puede Vivir para Siempre en el Paraíso ", pag. 178/7.
 
REFUTACION CRISTIANA DEL CREDO JEHOVISTA
  • Cristo fue engendrado, no creado Heb. 1,5 en el Día eterno de Yahvé.
  • Cristo no es "una cosa". El es una Persona Divina, es el Señor Jn.20,20
  • Si Cristo hubiese sido creado, entonces hubo un tiempo en que Dios no tenía a su Hijo y por lo tanto, no era Padre. Sería impropio decirle " Padre Eterno "
  • Cristo hizo todas las cosas, no "las otras" Jn.1,3, 1 Cor. 8,6
  • Las palabras "las otras" no están en el original griego de la Biblia
  • A ningún Angel Dios le dijo "Tú eres mi Hijo (engendrado) Heb. 1,5
  • Si Cristo es un Angel o Arcángel, está prohibido adorarlo Apoc. 22,8,9.
  • El que adore un Angel pierde el premio eterno Col. 2,18 biblia jehovista
  • Dios ordena que a Cristo se "le adore", Heb. 1,6, Fil. 2,10, prueba que no es Miguel. Vea también Mat. 28,9; 18,17 y Jn. 9,38
  • Cuidémonos de sectas que nos presentan "otro Jesús", 2 Cor. 11,4
  • Los dioses con d minúscula son dioses falsos Ex. 12,12.
  • Isaías 9,6 da a Cristo el título de Dios con D mayúscula en la misma biblia jehovista
  • No pueden existir 2 Dioses verdaderos, ni uno grande y otro chico Is.44,8
  • Cristo repudió directamente al Demonio Mat. 4,10, Miguel no. Jud. 9. Esto prueba que son dos personas diferentes Miguel y Jesús. Jesús no puede ser Miguel, ni viceversa.
  • Cristo siempre habla como Dios en tiempo presente (Ex.3,14) con " Yo soy " Jn.8,12,24 y 14,6, Mat. 28,20. Su expresión YO SOY es tan poderosa que derribó a los soldados romanos Jn. 18,6.
  • En Jn. 8,58 el original bíblico dice "YO SOY" y no "YO HE SIDO " como falsamente traduce la biblia jehovista (compruebe el dato en el N.T. Interlineal griego-español o en el propio que editó el 1985 la Watchtower en griego-inglés, titulado " THE KINGDOM INTERLINEAR TRANSLATION OF THE GREEK SCRIPTURES ". La WT no lo ha editado en español. Este interlineal asombrosamente la inmensa mayoría de los Testigos de Jehová lo desconoce, aun relevantes ancianos de congregaciones jehovistas, pregúnteles acerca de el y lo comprobará.
  • Cristo advierte que quien no lo acepte como "YO SOY", morirá en sus pecados Jn. 8,24
  • Compara Jn.8,224 biblia jehovista con otras Biblias. Los Testigos agregan palabras al texto que no están en el original griego para atenuar el " YO SOY " donde Cristo manifiesta su Divinidad.
  • Cristo refiriéndose a su cuerpo Jn.2,19 dijo que lo levantaría en 3 días. Según el credo Jehovista ya van casi 2000 años y no lo ha logrado. Si Cristo no resucita, vana es la fe y aún estamos en el pecado.1 Cor. 15,7.
  • Los judíos urdieron la mentira para negar la resurrección de Jesús " de que los apóstoles robaron su cuerpo" Mat. 28,13, según los testigos de Jehová, la falsedad ahora es mayor ya que afirman que fue " Jehová quien se llevó el cuerpo de Cristo ". (Libro Ud. Puede Vivir para Siempre en el Paraíso ..." pag. 144,8).
  • No es cierto que el cambio de doctrina acerca de la generación de 1914 sea "especulación del pueblo de Jehová ", sino una falsa y blasfema enseñanza de los Dirigentes Mundiales de los TJ, sino una mentira que le atribuyen al propio Jesucristo (Libro Ud. Puede Vivir para Siempre en el Paraíso en la Tierra, pag. 154). Es propio de sectas destructivas adjudicar sus errores a sus adeptos, jamás a sus Líderes.
  • El cuerpo de Cristo no desapareció, sino que adquirió los dotes de los cuerpos gloriosos 1 Cor. 15,40. " materializar cuerpos " es termino propio de los espiritistas.
  • S. Esteban vio a Cristo en el año 33 E.C. y no hasta 1914 reinando a la derecha del Padre. Hech. 7,56. Afirmar que Jesús empieza a reinar hasta 1914 es devaluarlo. Es como afirmar que en una relación matrimonial, por ejemplo de 30 años, el esposo empezó a gobernar su hogar hasta transcurridos los 25 de ésta. Si así fuese, en ese lapso fue un esposo débil o devaluado.
  • Cristo regresará visiblemente a la tierra Hech. 1,11 al final de los tiempos.
  • El que cree y acepta a Cristo viene a ser Hijo de Dios, no nieto. Jn. 1,12, 1 de Jn. 5,1.
  • Jn. 5,23 dice que se debe honrar al Hijo como se honra al Padre, prueba que son el mismo Dios.
  • El premio eterno para los que se salven Dios ya lo tiene preparado 1 Cor. 2,9 no lo van a construir "con arduo trabajo" los elegidos como dice falsamente libro " Ud. Puede Vivir para Siempre en el Paraíso en la Tierra, pag. 159/6".
  • Los que mueren en Gracia con " el Señor ", ya no tendrán que trabajar. Apoc. 14,13.
 

Predicciones de “Fin del Mundo "de los Testigos de Jehová

 
"Jehová habla solamente a través de la Organización Watch Tower"
Carlos T. Russell, Fundador de los Testigos de Jehová

"¿Tiene Jehová un profeta para ayudarles, para advertirles de los peligros y declararles las cosas venideras? Estas preguntas pueden contestarse afirmativamente. ¿Quién es este profeta?... Este ‘profeta’ no era un solo hombre, sino que era un cuerpo de hombres y mujeres. Era el pequeño grupo de seguidores de los pasos de Jesucristo, que se conocía en ese tiempo como Estudiantes Internacionales de la Biblia. Hoy se les conoce como testigos cristianos de Jehová..".
Revista La Atalaya, 1 de septiembre de 1972, p. 517

Es fácil para la organización Watch Tower decir que es el único "profeta" de Dios en la tierra, sin embargo, otra cosa es comprobarlo. Repasemos el registro de profecías que han hecho los mismos Testigos de Jehová desde principios de este siglo, con el fin de verificar si se han cumplido sus predicciones acerca del fin del mundo.
1.- En 1889 profetizaron que:
 
"...la ‘batalla del gran día del Dios Todopoderoso’ (Apocalipsis 16:14), que
terminará en 1914 E.C., con la derrota total del gobierno actual de la tierra, ya
ha comenzado".

El Tiempo Ha Llegado (en inglés). Edición de 1908, p. 101

¿Ocurrió en 1914 la derrota total de los gobiernos actuales de la tierra? La respuesta es no.
2.- En 1886 la Sociedad Watch Tower profetizó que Jesucristo regresaría visiblemente a la Tierra, o lo que ellos llamaban la "segunda venida personal":
 
"...El Señor conoce todos sus caminos y se ha apercibido de su constante amor y cuidado, con todo, anhela la prometida vuelta personal, puesto que cuando El dijo: ‘Si me fuere, vendré otra vez’ (Jn. 14:3), indudablemente se refería a una segunda venida personal".

El Plan Divino de las Edades, p. 88. (énfasis agregado).

Hoy en día, no solamente los Testigos de Jehová enseñan que Jesucristo vino en 1914, sino que afirman que su venida fue invisible en lugar de una "venida personal" como habían profetizado anteriormente.
3.- "...la prueba bíblica muestra que en el año 1914 E.C. llegó el tiempo de Dios, para que Cristo regresara y empezara a regir...Puesto que la vuelta de Cristo es invisible, ¿Hay alguna manera de confirmar que realmente haya acontecido? Sí, la hay".
 
Usted Puede Vivir para Siempre en el Paraíso en la Tierra, p. 147. (énfasis agregado).

Cuando llegó 1914 y Jesucristo no vino personalmente, como ellos habían asegurado, fue más fácil para la Sociedad Watch Tower decir que Su venida fue invisible, que admitir que habían profetizado falsamente. Hubiera sido mejor atender a lo que dice la misma Biblia en cuanto a la segunda venida de Cristo:

"Pero de aquel día y de la hora nadie sabe..." (Mr. 13:32).

"Si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo, ...no lo creáis. Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas... que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos"
(Mt. 24:23-24).
4.- En 1918 el Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová profetizó lo siguiente:
 
"...hay varias citas que sin lugar a dudas indican la resurrección de Abraham, Isaac, Jacob y otros fieles de tiempos antiguos, y que estos gozarían del primer favor, podemos esperar que el año de 1925 presenciará el regreso de estos fieles, saliendo de la tumba plenamente restaurados a la perfección humana y constituyéndoseles en representantes legales, visibles del nuevo orden de cosas en la tierra"

Millones que Ahora Viven No Morirán Jamás, pp. 72-73 (énfasis agregado).

¿Resucitaron en 1925 Abraham, Isaac y Jacob como los Testigos de Jehová predijeron? No.
5.- De nueva cuenta, en 1931 dijeron:
 
"Durante un tiempo hubo un grado de desilusión de parte de los fieles de Jehová en la tierra, en relación con los años 1914, 1918 y 1925, la cual duró por un tiempo...y ellos aprendieron a dejar de fijar fechas".

Vindicación, (en inglés) libro I, pp. 338-339 (énfasis agregado).

Esta cita demuestra que hubo muchos Testigos de Jehová desilusionados porque no sucedió lo anunciado por sus líderes.
6.- En 1968 la misma Sociedad Watch Tower admitió haber profetizado falsamente:
 
"Es cierto que hubieron quienes en tiempos pasados predijeron un ‘fin del mundo’, anunciado hasta una fecha determinada... Sin embargo, nada sucedió. El "fin" no llegó. Fueron culpables de profetizar falsamente. ¿Por qué? ¿Qué faltaba?...esas personas carecían de las verdades de Dios, y de la evidencia de que él los guiaba y los usaba".
Revista Awake! (¡Despertad!), 8 de octubre de1968, p. 22.
7.- Según la declaración anterior, la Sociedad Watch Tower, ya no iba a predecir fechas para el Fin del Mundo, pero sólo un año después, en 1969 publicaron lo siguiente en su revista la Atalaya:
 
"¿PORQUE ESTA USTED A LA ESPERA DE 1975?"

"¿Qué hay de toda esta conversación acerca del año 1975?...Su interés ha sido avivado por la convicción de que en 1975 marcará el fin de 6000 años de historia humana desde la creación de Adán...Una cosa es absolutamente cierta: La cronología bíblica reforzada con la profecía bíblica que se ha cumplido muestra que pronto se terminarán 6000 años de la existencia del hombre, ¡sí, dentro de esta generación!"
La Atalaya, 1 de enero de 1969, pp. 14,20.

Una vez más, no sucedió el anunciado fin del mundo y miles de seguidores de la secta quedaron desilusionados por las falsas profecías del Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová.
Conclusiones

Después de haber repasado el registro de predicciones de la Sociedad Watch Tower quien reclama ser el único "Profeta" para hoy en día; hemos comprobado que ha sido responsable de profetizar falsamente (recordemos que la Sociedad misma lo admitió). Esto significa que los Testigos de Jehová son falsos profetas según su propio registro y su propia Biblia; la cual dice:

"Y en caso de que digas en tu corazón: ‘¿cómo conoceremos la palabra que Jehová NO ha hablado?’, cuando hable el profeta en nombre de Jehová y la palabra no suceda ni se realice esa es la palabra que Jehová no ha hablado..."

Deuteronomio 18:21-22 (énfasis agregado)
(Traducción del Nuevo Mundo).

Análisis
Analizando las posibles razones que han llevado a los líderes de la Watch Tower a hacer falsas predicciones por casi 100 años seguidos, especialistas en sectas han sugerido varias opciones. Seguramente la ignorancia teológica ha jugado un papel importante, pero eso no sería suficiente para justificar que se hayan tropezado tantas veces con la misma piedra, (recordemos que las falsas predicciones se han sucedido una tras otra por casi 100 años) y no hayan aprendido de esos vergonzosos errores. Esto nos lleva a pensar que la ignorancia de sus dirigentes ha ido acompañada de una buena dosis de deshonestidad y falta de integridad. El uso de la mercadotecnia del miedo para hacer prosélitos, anunciando el fin del mundo periódicamente para atraer multitudes les ha traído buenos resultados como lo demuestran análisis de reconocidos investigadores en ese tema.

Gráfica que muestra el crecimiento a nivel mundial en número de miembros cada vez que la Watch Tower predice el fin del mundo. El descenso que sigue a cada predicción, se atribuye a los miles de Testigos de Jehová decepcionados. La nueva curva ascendente corresponde a una nueva predicción.

La estructura autoritaria de la organización de los Testigos de Jehová, aunada a la obediencia ciega que exigen a sus seguidores bajo pena de ser excluidos del Reino de Jehová, puede explicarnos en parte el porque miles de Testigos, permiten ser dirigidos por los que sus mismas Escrituras declaran ser solamente falsos profetas sin escrúpulos.

Nuestro Instituto cuenta con copias de los originales citados de las publicaciones de los Testigos de Jehová analizadas en este estudio. Están a disposición de cualquier persona que las solicite.

Estudio realizado por el Centro de Investigaciones Religiosas de California
en colaboración con el Instituto Cristiano de México.
 
 


Críticas de la Traducción del Nuevo Mundo

(o Biblia de los Testigos de Jehová) 

Por Dennis Swick
Traducción del Nuevo Mundo
 
 
La Biblia de los Testigos de Jehová es conocida como la Traducción del Nuevo Mundo. La Sociedad Watchtower cree que esta es la más exacta traducción de la Biblia y es la única que usan en sus enseñanza y lectura . Esta Biblia apareció primero en ingles en un solo libro en 1961 después de haber sido presentada en cinco tomos sucesivos en 1953, 1955, 1957, 1958 y 1960. La versión española apareció en 1967 en una primera edición de 500.000 ejemplares.
 
Everet R. Storms, editor de The Gospel Banner , publicación oficial de la Iglesia Misionera Unida, ha acusado a los Testigos de Jehová de producir su propia traducción adulterada de la Biblia (1). El y otros han criticado duramente la Sociedad Watchtower de retocar y falsificar las sagradas escrituras. Algunos ejemplos de su mala traducción se puede encontrar en los siguientes textos: Hebreos 1:6; 1a Corintios 11:30; Juan 1:1; Gálatas 5:15; Tito 2:13; Colosenses 2:12; Juan 8:58; y 1a Juan 5:20; Mateo 10:38; Romanos 14:8-9; Mateo 27:52,53 y mucho mas (2).
 
Cuando el editor Storms trato de conseguir los nombres de los miembros que forman parte del comite que tradujo la Traducción del Nuevo Mundo, no obtuvo respuesta. "La sociedad," dijo Storms,"rehusó categóricamente revelar la identidad de los miembros del comite traductor"(3). Cuando Eugenio Danyans les hizo la misma pregunta, ellos le comunicaron lo siguiente: " La Traducción del Nuevo Mundo de las Escrituras no fue producida con el objetivo de glorificar o sostener la memoria del nombre de hombres. Por lo tanto, los hombres que forman el comite de traducción han indicado a la Junta Directiva de la Sociedad su deseo de permanecer anónimos, y específicamente no desean que sus nombres sean publicados mientras estén en vida ni después de su muerte"(4). Ahora se puede preguntar - ¿Por que es tan importante que sean anónimos? ¿Es posible que tengan algo que ocultar?
 
En 1983, Raymond Franz, antiguo miembro del Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová y sobrino del ex-presidente Frederick W. Franz, escribió un libro titulado Crisis de Conciencia. El hace eco de que la Traducción del Nuevo Mundo no menciona el nombre de ningún traductor y es presentada como el resultado del trabajo anónimo del "New World Translation Committee" (Comite de la Traducción del Nuevo Mundo). En realidad, los miembros de este comite eran Frederick W. Franz, Nathan H. Knorr, Albert Schroeder, Milton Henschel y George D. Gangas. Con respecto a Fredrick W. Franz, Raymond dice que "era el único con suficiente conocimiento de las lenguas bíblicas para intentar una traducción de esta clase. El había estudiado griego por dos años en la Universidad de Cincinnati, pero el hebreo lo estudio por si solo (autodidacto)" (5). Curiosamente, Dr. Walter Martin dice que en una Prueba del Fiscal en Escocia el 24 de noviembre de 1954 entre Walsh y Latham, "Fredrick W. Franz admitió bajo juramento que no podía traducir Génesis 2:4 del hebreo" (un versículo que cualquier estudiante del primer curso de hebreo en un Seminario Teológico pudría traducir) (6). Después de repasar los datos, Dr. Martin concluye que el Comite de Traducción de la Biblia del Nuevo Mundo no merece ningún respeto porque "no había ningún traductor reputado con títulos reconocidos en exegesis o traducción griega o hebrea" (7).
 
Aquí están las observaciones escritas por famosos eruditos del griego y del Nuevo Testamento sobre el modo en que la TNM vierte Juan 1:1, pero también son indicativos de las opiniones acerca de la TNM en general:
 
Dr. J.R. Mantey (que es citado en las paginas 1158-1159 de la Traducción Interlineal del Reino de la Sociedad Watchtower en ingles): "Una sorprendente mala traducción". "Obsoleta e incorrecta","No es ni erudito ni razonable traducir Juan 1:1 'La palabra era un dios'".
 
Dr. William Barclay de la Universidad de Glasgow, Escocia: "El modo en que esta secta tuerce deliberadamente la verdad se puede ver en sus traducciones del Nuevo Testamento. Juan 1:1 es traducido:"la Palabra era un dios." Una traducción que es gramaticalmente imposible. Es abundantemente claro que una secta que traduce el Nuevo Testamento de esta manera carece de honradez desde el punto de vista intelectual."
 
Dr. Bruce M. Metzger de la Universidad de Princeton (profesor de Lenguaje y Literatura del Nuevo Testamento): "Una horriblemente mala traducción...""errónea", "perniciosa..." "reprensible". "Si los Testigos de Jehová toman esta traducción en serio son politeístas."
 
Dr. Samuel J. Mikolasky de Zurich, Suiza: "Esta construcción anartrica (usada sin el articulo) no tiene el mismo significado que el articulo indefinido "un" tiene en ingles. Es algo monstruoso traducir esta frase como 'la Palabra era un dios'".
 
Dr. James L. Boyer del Seminario Teológico de Winona Lake, Indiana: "Nunca he oído, ni leído ningún erudito del griego que concuerde con la interpretación de este versículo (Juan 1:1) en la que insisten los Testigos de Jehová. Nunca me he encontrado con uno de ellos (miembros de la Sociedad Watchtower) que tenga conocimiento del idioma griego." *
 
Dr. Philip B. Harner de la Universidad de Heidelberg: "El verbo precedente a una forma anartrica probablemente significaría que el LOGOS era 'un dios' o persona divina de cierta clase, perteneciente a la categoría general de TEOS, pero un ser distinto de HO TEOS. En la forma que Juan uso, la palabra TEOS esta colocada al principio para énfasis (lo cual descarta por completo la traducción 'un dios')."
 
Dr. B.F. Westcott (cuyo Nuevo Testamento en griego es usado en la Traducción Interlineal del Reino de la Sociedad Watchtower): "El predicado (Dios) sobresale enfáticamente primero, como en Juan 4:24. Necesariamente no tiene el articulo... No se sugiere inferioridad de naturaleza por esta forma de expresión, la cual sencillamente afirma deidad verdadera de la Palabra... en la tercera cláusula se declara que 'la Palabra' es 'Dios' y de ese modo se le incluye en la Deidad."
 
Dr. Eugene A. Nida - Director del Departamento de Traducción de la Sociedad Bíblica Americana y responsable por la Versión Popular -- el comite trabajó bajo su dirección: "Respecto a Juan 1:1 hay una complicación sólo porque evidentemente la Traducción del Nuevo Mundo fue hecha por personas que no toman en serio la sintaxis del griego."
 
Dr. J.J. Griesbach (cuyo Nuevo Testamento griego fue usado por la Sociedad Watchtower en su publicación de The Emphatic Diaglott ): "Son tan numerosos y claros los argumentos y testimonios de la Escrituras a favor de la verdadera deidad de Cristo, que a penas puedo imaginar como, reconociendo la autoridad divina de la Escritura y con respecto a las reglas justas de la interpretación, puede esta doctrina ser puesta en duda por hombre alguno. Especialmente el pasaje de Juan 1:1-3 es tan claro y tan superior a toda excepción, que ningún esfuerzo, ya sea de comentadores o de críticos, puede arrebatarlo de las manos de los defensores de la verdad."
 
Otros famosos eruditos del griego y hebreo que también critican la Traducción del Nuevo Mundo son: Dr. Edgar J. Goodspeed, Dr. Paul L. Kauffman, Dr. Charles L. Feinberg, Dr. Walter Martin, Dr. F.F. Bruce, Dr. Ernest C. Colwell, Dr. J. Johnson, Dr. H.H. Rowley y Dr. Anthony Hoekema (8).
* En el libro "EL VERBO"- ¿QUIÉN ES, SEGÚN JUAN? , publicado por la Sociedad Watchtower en 1962, apareció en la pagina 5 una traducción de Juan 1:1 del Nuevo Testamento: "Nueva Traducción y Explicación basada en los manuscritos más Antiguos por un sacerdote católico romano alemán llamado Juan (Johannes) Greber, edición 1937". Ellos citan su obra para apoyar su traducción de Juan 1:1 "la Palabra era un dios." Ademas ellos le citan en las siguientes publicaciones: ASEGURENSE DE TODAS LAS COSAS, 1970, pg. 491; LA ATALAYA, 1 de mayo de 1976, pg. 288; AYUDA PARA ENTENDER LA BIBLIA, 1987, pg. 1258. Lo sorprendente de todo esto es el hecho de que LA ATALAYA del 15 de enero de 1956 dijo lo siguiente: "Queda muy manifiesto que el ex-sacerdote Greber fue ayudado en su traducción por los espíritus en quienes él cree"(pg. 432). La verdad es que él y su esposa (una médium espiritista) se comunicaron con el mundo espiritual. El cuenta sus experiencias en su libro COMUNICACIÓN CON EL MUNDO ESPIRITUAL. Queda manifiesto que La Sociedad Watchtower ha citado a Juan Greber para apoyar su mala traducción de Juan 1:1 sabiendo que era un espiritista que había dejado el sacerdocio..
 
(para mas información escribe a: Agentes de Información, Apartado 297, 28932 Mostoles (Madrid), España. O bien Agentes de Información, Apartado 354, 17002 Gerona, España)
 
(1). Eugenio Danyans Proceso a la 'Biblia' de los Testigos de Jehová, Ed. CLIE, 1983. página 31.
(2). Erich and Jean Grieshaber Respuestas Preparadas para Refutar la Doctrina de los Testigos de Jehová. Ed. propia, 1992. pag. 49; Francisco Blanca El Texto Griego del N.T. y el Nuevo Mundo de las Sagradas Escrituras, 1987; David Reed Respuestas Bíblicas a los Testigos de Jehová. Ed. VIDA, 1986; Gerald Wright The JW's Bible, 1976; Robert M. Bowman,Jr. "The New World Translation on Trial", Christian Research Journal, Winter, 1989; David Reed, "¡Eso No Esta en Mi Biblia !"
(3). Eugenio Danyans, página 32.
(4). Ídem
(5). Raymond Franz Crisis de Conciencia. Ed. CLIE, 1993. página 57; Bill and Joan Cetnar, Questions For Jehovah's Witnesses who love the Truth, 1983, pag. 7, Route 3, Weir Lake RoadKunkletown,PA 18058. EE.UU.
(6). Dr. Walter Martin Los Testigos de Jehová. Ed. BETANIA, 1987. página 61-62; "Is the President of Jehovah's Witnesses 'In the Truth'", Personal Freedom Outreach, P.O. Box 26062 , St. Louis, MO. 63136 ; Bill I. Cetnar "El Libro Más Peligroso", PA.
(7). Ídem, pagina 61.
(8). Erich and Jean Grieshaber, paginas 49-52; Dr. Julius Robert Mantey," A Grossly Misleading Translation"; Ian Croft "The New World Translation of the Holy Scriptures". Bethel Ministries, Vol.7, Sept. 1988; "What Greek Scholars Really Think About the New World Translation", Help Jesus MinistryKelowna, B.C. Canadá
 
 
 
 

Testigos de Jehová: Historia y contradicciones

 
Ante su proselitismo, que amenaza especialmente a las capas más ignorantes de la población, es bueno conocer su origen e historia a través de los "presidentes", la doctrina jehovista, y las contradicciones que manejan acerca de la Escritura, Dios, El nombre de "Jehová", la Trinidad, Cristo, El orden sobrenatural, Adán, Eva y el demonio, etc.. con sus continuos cambios en la doctrina del grupo, así como algunas cuestiones "conflictivas": las transfusiones de sangre, el rechazo de la cruz o el respeto de los símbolos patrios.
Cuando en alguna reunión de amigos se habla de visitas domiciliarias, o cuando en nuestros barrios vemos grupos de personas, que de dos en dos y munidas de negros portafolios recorren prolijamente la puerta de cada una de las casas, inevitablemente nuestro pensamiento se dirige a los Testigos de Jehová; incansables visitadores domiciliarios que semana a semana llaman a la puerta de los hogares de los grandes centros urbanos, ofreciendo el último número de "Atalaya" o "¡Despertad!".

Esta referencia es en realidad, de suyo, inevitable ya que en realidad estamos ante una de las más exitosas empresas de distribución domiciliaria de bibliografía religiosa: la Watchtower Bible and Tract Society', creada por Charles Russell en 1880, perfeccionada y modernizada después por sus sucesores en la conducción: Joseph Rutherford y Jonatan Knorr. Dotada con la estructura piramidal propia de las empresas de ventas domiciliarias -jefes de zona, promotores domiciliarios, escuela de capacitación de promotores, manual de ventas...-, la Watchtower es un modelo que, con más de 100 años de probada eficacia, muchas modernas empresas de venta pueden mirar aún hoy con interés. Un modelo que merece ser estudiado seriamente, porque es la matriz sobre la que algunos grupos contemporáneos como la Cienciología o Amway están creciendo vertiginosamente.

A. Origen e historia a través de los "presidentes"


                El que con el paso de los años sería el fundador de la "Watchtower" nació en 1852, en Pittsburgh, Estados Unidos, en el seno de una familia presbiteriana. Trabajó desde los catorce años, dedicándose al comercio junto con su padre.

A los diecisiete años, cuando se debatía en medio de serias dudas de fe, se reencontró con la fe en la inspiración divina de las Escrituras a través de un sermón adventista. A partir de entonces comenzó a estudiar fervorosamente la Biblia, llegando a la conclusión de que la creencia en el infierno no está fundada en el texto bíblico y que el fin del mundo está próximo. Consecuentemente comenzará a sostener también que los hombres, al interpretar las Escrituras hemos falseado el sentido de la Palabra de Dios.

Inmediatamente comenzó a predicar sus convicciones, consiguiendo a partir de esto reunir algunos discípulos con los que se asoció a un grupo adventista de Rochester dirigido por Nelson Barbour, con quien publicará un libro y una revista.

Pero finalmente se separó de Barbour en 1878, consagrándose a partir de ese momento de manera total a la misión de Pastor. De Barbour, Russell adquirió la convicción (propia del adventismo) de que Cristo ya ha venido por segunda vez en 1874, aunque de modo espiritual o invisible.
En 1879 se casó con Mary Frances Ackley.

En 1880 fundó la revista que originalmente se denominó "Zion's Watch Tower", la que a partir de 1939 se llamó "The Watchtower Announcing Jehovah's Kingdom", más conocida entre nosotros en su versión española: "Atalaya"

En 1881 Russell lanzó sus "Tracts", una serie de folletos que recogían sus enseñanzas, para difundir los cuales se sirvió de algunos voluntarios a los que llamó "pioneros".

El crecimiento y desarrollo de la actividad editorial y de ventas determinó que en 1884 constituyera en sociedad con su padre, la "Zion's Watch Tower Tract Society" incorporada en el estado de Pennsylvania, cuya denominación será a partir de 1896 y hasta el día de hoy "Watch Tower Bible and Tract Society". En 1909 trasladó su central a Brooklyn, fundando una nueva sociedad legal en el estado de Nueva York.

En 1914 constituyó en Inglaterra, adonde había llegado en ya 1891, la "International Bible Student Asociation". En ese momento recorrió otros países de Europa, realizando paralelamente congresos, lo que acompañó con la publicación de artículos en algunos periódicos; incluso se dice que él mismo preparó un fotodrama de la creación en ese tiempo.

En 1888 ya tenía 50 pioneros organizados que trabajaban puerta a puerta y que recibían el nombre de "vendedores ambulantes".

Fundó además dos compañías gestoras o holding: la "United States Investment Company" y la "United Cemeteries Company".

Su matrimonio con Mary Frances Ackley duró 18 años. En 1897 su esposa lo abandonó, solicitando la separación legal en 1903 alegando injurias graves, la cual le fue acordada en abril de 1906, quedando probados durante el proceso reiterados actos de adulterio. En 1908 la señora Russell fue favorecida por el tribunal con una pensión vitalicia, la cual comenzará a cobrar recién en 1909, después de requerir reiteradas intervenciones de la justicia, un embargo, e incluso una orden de captura contra Russell que no llegó a efectivizarse. Fue después de estos sucesos que Russell trasladó el cuartel general de la Sociedad a Brooklyn.

El fundador de los Testigos de Jehová debió afrontar también un proceso por difamación contra el pastor anabaptista Ross, en el transcurso del cual incurrió repetidamente en perjurio al afirmar saber griego, latín, hebreo, filosofía y teología, afirmaciones de las cuales debió desdecirse en el desarrollo del mismo interrogatorio. También mintió al pretender negar la historia de su divorcio y la pensión vitalicia que debía a su esposa. Llegó incluso a afirmar que había sido ordenado pastor, debiendo confesar lo contrario ante la defensa.

Charles Taze Russell murió el 31 de octubre de 1916, durante uno de sus viajes de conferencias, a los sesenta y cuatro años de edad. Las crónicas de la Watchtower afirman que a lo largo de su vida de predicador recorrió más de un millón de millas, predicó algo así como 30.000 sermones y escribió 50.000 páginas de libros y folletos.

A.2. Joseph Franklin Rutherford


El segundo presidente de los Testigos de Jehová nació el 8 de noviembre de 1869 en el estado de Missouri, de padres anabaptistas. Llegó a obtener el título de abogado en el mismo estado, desempeñándose como estenógrafo del tribunal.

Popularmente se lo conocía como "juez Rutherford", aunque en realidad nunca llegó a ser nombrado juez, sino que a partir de su oficio en los tribunales ejerció este cargo de modo supletorio en cuatro ocasiones.

Joseph Rutherford tomó contacto con el grupo fundado por Russell a la edad de veinticuatro años, a través de los libros vendidos por un propagandista. Se incorporó a los "russellianos" y fue finalmente bautizado en 1906 por Alexander Hugh Macmillan.

A partir de 1907, en su calidad de abogado, se desempeño como consejero legal de la Sociedad primero en Pittsburgh y luego en Nueva York. A la muerte de Russell fue elegido por unanimidad presidente de la sociedad legal "Watch Tower" en la reunión anual de Pittsburgh, el 6 de enero de 1917, constituyéndose de este modo en el primer sucesor del fundador.

Pero a poco de asumir la presidencia debió afrontar dificultades, el 8 de mayo de 1918, junto a otros siete dirigentes de la Sociedad fue condenado a veinte años de prisión por predicar contra el servicio militar y haber sembrado de este modo, la insubordinación y la deslealtad en la marina y en el ejército. Finalmente todos fueron absueltos y puestos en libertad después del pago de una fianza de 10.000 dólares cada uno.

En septiembre de 1919 organizó un congreso en la ciudad de Cedar Point, Ohio; allí Rutherford reveló que se daba comienzo a una nueva misión, siendo él el elegido por Dios para continuar la obra de Russell. Volvió a instalar el cuartel general en Brooklyn, continuó publicando la revista "Atalaya", a la que sumó una nueva revista bimensual llamada "La Edad de Oro", que en 1937 se pasará a llamarse "Consolación" y desde 1946 "¡Despertad!".

A partir de este momento, la Sociedad comenzó a imprimir sus propios folletos y periódicos, y más tarde los libros.

Pero Rutherford no se conformó con la palabra impresa, sino que fiel a una de las características propias de la Watchtower, supo incorporar progresivamente y de modo exitoso, los nuevos recursos tecnológicos. En 1922 comenzó a transmitir sus discursos por radio, en 1924 inauguró una emisora radial propiedad de la Sociedad: la WBBR, en New York. Durante diez años la radio fue su principal instrumento de propaganda. Finalmente en 1937 renunció a la radio comercial, a la que reemplazó por el fonógrafo y el camión con altavoces.

Desde 1934 la Sociedad producía fonógrafos portátiles que utilizaban primero para los estudios bíblicos y luego para la propaganda puerta a puerta. Este sistema cayó en desuso durante la guerra. De este modo, los Testigos de Jehová, de la mano de Rutherford fueron los pioneros en la utilización de los medios de comunicación con fines proselitistas en los Estados Unidos.

En 1917 Rutherford publicó "La realización del misterio de Dios" que apareció como tomo VII de los "Estudios sobre la Escritura" de Russell, ya que la presentó como la obra póstuma del "pastor".
Pero quizás la más importante "contribución" suya fue la progresiva modificación de la organización del grupo originalmente de tipo congregacionalista bajo la conducción de "ancianos", hasta llegar a conformar una estructura teocrática fuertemente centralizada. Este operativo comenzó en 1919 con el apoyo de la nueva revista que fundara (La Edad de Oro).

En un principio centralizó la labor propagandística y la independizó de la supervisión de los ancianos de las congregaciones; el paso siguiente fue la aparición en 1922, de un boletín mensual con instrucciones para cada mes, que hoy se denomina "Nuestro ministerio del Reino". El paso definitivo lo dio en 1932, cuando Atalaya publicó que la elección de los ancianos es contraria a la Escritura. En consonancia con este principio, las congregaciones abolieron el puesto de ancianos y depositaron su confianza en el "director de servicio", hasta entonces encargado solamente de supervisar la venta de los libros. Es importante tener en cuenta que el "director" era nombrado directamente por la central.

Finalmente en 1938 se abolieron totalmente las elecciones, y todos los nombramientos comenzaron a ser hechos directamente desde la oficina central de la Sociedad. Todos estos cambios provocaron como consecuencia el alejamiento de la mayoría de los antiguos miembros del grupo; pero la crisis se pudo superar rápidamente de la mano de las incorporaciones masivas que lograban las campañas proselitistas.

Esta centralización fue denominada "Teocracia" por Rutherford. La denominación aparece por primera vez en 1928 en el libro "Gobierno". Según la doctrina expuesta por el "Juez", la teocracia de la sociedad Watch Tower inaugura ya la teocracia perfecta del milenio, gozando por lo mismo de algunos privilegios tales como la infalibilidad en los nombramientos y la inerrancia en la doctrina.

Pero Rutherford no solo innovó la estructura sino que también introdujo cambios substanciales en muchos puntos de corte exclusivamente doctrinal. Así es como escribió contra el uso del símbolo de la cruz e impuso la eliminación de la celebración de la Navidad entre los miembros de la Sociedad. Promovió la intolerancia y la desobediencia a las autoridades públicas, habló y escribió contra todo lo que suponía una institución que no fuera la misma Watchtower, infundió un aborrecimiento especial a la Iglesia Católica, tachándola junto con las otras iglesias protestantes de "organizaciones del diablo". Llegó a desafiar al Papa Pío XI a un debate público acerca de cuál era la religión verdadera.

Rutherford murió en Beth-Sarim, el 8 de enero de 1942, a los setenta y dos años de edad.

A.3. Nathan Homer Knorr

El tercer presidente de los Testigos de Jehová fue elegido por unanimidad en la reunión del consejo de las corporaciones legales de la Sociedad Watch Tower, el 13 de enero de 1942.
Nació el 23 de abril de 1905 en Bethlehem, Pennsylvania. Sus padres habían pertenecido a la Iglesia reformada de los Estados Unidos y eran "testigos" desde hacía veinte años. Nathan Knorr había sido desde 1935 vicepresidente de la corporación de New York, y desde 1942 de la de Pennsylvania. En 1953 se casará con Andrey Mock, quien trabajó con él en los cuarteles generales de Brooklyn.
Knorr se preocupó principalmente de introducir importantes modificaciones en el trabajo de campo de los propagandistas puerta a puerta: instaurará un nuevo método de acercamiento a través de la cortesía, y fundará una escuela de "preparación misionera". Tuvo además el privilegio de ser el artífice de la renovación del vocabulario propio del movimiento.

Cifró claramente la base de expansión del movimiento en la difusión de los impresos. Knorr introdujo en este sentido una novedad con respecto a sus predecesores: no multiplicó las publicaciones sino que por el contrario, promovió las existentes y diversificó sus contenidos, poniendo particular insistencia en la difusión masiva de los periódicos más que en los libros y folletos, con lo que logró que su tirada anual subiera de modo persistente. Este esfuerzo editorial supuso paralelamente la ampliación de los talleres de impresión de Brooklyn.

Su principal innovación fue la introducción de una traducción inglesa de la Biblia, propia de la Sociedad. Con este fin constituyó una comisión, y en el Congreso de New York en 1950 lanzó la "New World Translation of the Christian Greek Scriptures" (Traducción del Nuevo Mundo de las Escrituras Cristianas Griegas). Posteriormente, entre 1953 y 1960, presentó en 5 volúmenes, la "New World Translation of the Hebrew Scriptures" (Traducción del Nuevo Mundo de las Escrituras Hebreas).

Pero el esfuerzo editorial que esto pudo haber significado, se ve depreciado por las notas que tienden a reforzar doctrinas de Russell y Rutherford. La primera edición de la versión en español se publicó en 1967, con una tirada de 500.000 ejemplares. En 1946 publicó el primer manual de estudios bíblicos: "Equipado para toda obra buena".

Acompañando las transformaciones en los impresos Knorr puso especial énfasis en la metodología de predicación personal puerta a puerta, en las visitas complementarias y en los estudios de la Biblia. En este contexto, el 15 de abril de 1957 vendió la emisora de radio argumentando que si bien era útil, los temas bíblicos no podían ser bien discutidos en este medio pues no había quien contestara las preguntas. En cambio consideraba más eficaz la labor de "miles de emisoras vivientes", un "programa religioso vivo en casa".

Para estimular el trabajo de los misioneros ideó dos métodos de propaganda más generales:
En 1954 comenzó a hacer circular una película de hora y media de duración, parte en blanco y negro, parte en colores, llamada "La sociedad del mundo nuevo en acción".

Los grandes congresos, el instrumento cuya capacidad desarrolló más. En 1946 se desarrolló en Cleveland el primer congreso internacional con delegados de 32 países. Cada sesión de los congresos puede llevar hasta 12 horas diarias, y en su transcurso tienen lugar los bautismos de inmersión. El grueso del tiempo se ocupa en escuchar discursos, relatos de experiencias, recibir consignas y presentar nuevos libros. Durante estos eventos se desarrollan de modo paralelo asambleas de distrito. Cada congreso está presidido por un slogan que es propuesto por la Sociedad.

Pero la preocupación principal del presidente Knorr fue capacitar para la predicación puerta a puerta. Con este fin se creó en principio un curso nocturno los lunes a la noche, que luego se abrió a miembros de otros países a través de lo que se denominó "Escuela de Galaad".

La Escuela de Galaad ofrece dos cursos anuales de cinco meses de duración cada uno. Los asistentes a esta escuela deben ser pioneros con al menos dos años de antigüedad en su ministerio, estudios secundarios completos, y aceptar la posibilidad de ser enviados a cualquier parte del mundo una vez acabado el curso. Los gastos de viajes corren por cuenta de la Sociedad, que además les da una asignación mensual para gastos ordinarios. El temario del curso comprende temas bíblicos, técnicas de difusión y predicación, lenguas extranjeras, etc.

Un punto de importancia en este proceso de afianzamiento de los esquemas de formación en 1943 fue la institución de las "Escuelas de Ministerio Teocrático" en cada "Salón del Reino" en 1943. El esfuerzo se coronó finalmente con la institución de la "Escuela de Ministerio del Reino" en el ámbito de las sucursales, con el fin de capacitar a los responsables de las escuelas inferiores.

En 1945, bajo su presidencia, se prohibieron oficialmente las transfusiones de sangre como uno de los más graves pecados. De igual manera prohibieron comer morcillas o alimentos elaborados con sangre. Poco después comenzaron a anunciar la batalla de Harmagedón, la que esperaban se librara en 1975, fecha que fue luego postergada para 1984.

Nathan Homer Knorr murió en julio de 1977.

Milton Henschel, presidente de la Sociedad desde el 30 de diciembre de 1992


B. La doctrina jehovista
 
B.1. Escritura

En principio no admiten otra fuente de Revelación que la Escritura, aunque a diferencia de otros grupos surgidos en el mismo contexto histórico no asumen el principio de 'libre interpretación', que sería incompatible con la organización teocrática de la Sociedad. La Sociedad se atribuye a sí misma infalibilidad en la interpretación.

Definen a la Biblia como la "palabra escrita de Jehová Dios para la humanidad" (Razonamiento a partir de las Escrituras, art. Biblia, p. 61) según su enseñanza Dios "utilizó" 40 secretarios humanos para ponerla por escrito en un período de 16 siglos, siendo Él mismo quien dirigió activamente su escritura, es por eso que la consideran inspirada por Dios.

Presentan como "prueba" de su inspiración, el cumplimiento de las profecías que reflejan un conocimiento detallado del futuro, el contenido científicamente exacto respecto a los hallazgos más recientes y la armonía interna a pesar de haber sido escrita por 40 hombres diferentes (Cf. el artículo arriba citado).

Tienen su propia versión de las Escrituras, denominada "Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras Hebreas y Griegas" y que corresponde a la traducción lanzada por Knorr a partir de 1950, que ha sido objeto de numerosas críticas de los especialistas por su traducción amañada, críticas que no encuentran una respuesta seria dentro de la Sociedad. Algunos ejemplos en ese sentido son las traducciones de Jn 1,1; Tt 2,13; 2Co 4,4; Mt 28,17; Jn 14,9-11; 1Tm 4,1; Lc 23,43.

También se caracteriza por un vocabulario que le es propio, y a partir del cual cambian la traducción tradicional de una serie de términos utilizados habitualmente por los cristianos, alterando en algunos casos el verdadero sentido de las palabras. Algunos ejemplos de este vocabulario particular son:
bienaventurados por "felices", Evangelio por "Buena Nueva", cruz por "madero de tormento", fin del mundo por "conclusión del sistema de cosas", Espíritu Santo por "fuerza activa de Dios", Antiguo Testamento por "Escrituras Hebreas", Nuevo Testamento por "Escrituras Griegas Cristianas" iglesia por "congregación", gracia por "bondad inmerecida", obispo por "superintendente", Apocalipsis por "Revelación", adorar a Dios por "rendir servicio sagrado"

Otra característica de esta "traducción" (en realidad deberíamos denominarla "versión libre") es el esfuerzo contra toda lógica que realiza por aferrarse a la transliteración "Jehová" que utiliza para referirse al Nombre divino. Pero lo más grave en este tema es que esta obsesión los lleva incluso a insertarlo en el Nuevo Testamento 237 veces, inserción que resistiendo a toda razón y fidelidad al texto bíblico, justifican diciendo que Jesús y los Apóstoles "usarían" el texto hebreo del Antiguo Testamento. Esta afirmación no encuentra un solo punto de apoyo en los manuscritos griegos del Nuevo Testamento y la investigación histórica tiende a contradecirla totalmente.

En este sentido, es muy importante tener siempre presente la ambigüedad con que defienden sus dichos. Cuando alguien contradice sus afirmaciones, exigen que la contradicción sea a juicio de ellos "científicamente" probada; mientras que en casos como el del nombre de "Jehová", se justifican diciendo ligeramente que la "forma 'Jehová'" es de "aceptación general en el español" (Cf. Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras -con referencias-, ed.1987, Introducción, p.6); afirmación que no soporta tan siquiera una rápida revisión de las versiones españolas de las Escrituras, tanto católicas como protestantes y ortodoxas.

Como si estas inexactitudes no fueran suficientes, ellos mismos aclaran que en su versión "no se han hecho paráfrasis de las Escrituras. Más bien se ha procurado que la traducción sea lo más literal posible" aunque reconocen que '"hasta algo aparentemente insignificante como el uso o la omisión de una coma o de un artículo,... puede alterar a veces el sentido correcto del pasaje original." Esta última afirmación, que por cierto es muy acertada, se les vuelve particularmente en contra cuando se considera su modo de traducir algunos pasajes, como por ejemplo Lc 23,43 para la discusión sobre la supervivencia del alma espiritual, o Jn 1,1 para el tratamiento de la divinidad de Jesús, ambos puntos en los que los Testigos tienen creencias marcadamente diferentes de las de los cristianos.

Apelan también a un criterio particular en su traducción literal, y es el uso de lo que denominan el principio de "uniformidad", según el cual se le asigna un significado a cada palabra principal y se atienen a ese significado en toda la traducción. Este principio contradice todos los criterios de una traducción científica, es claramente erróneo en materia de traducción, y que crea serias dificultades de interpretación que los inhabilitan para el diálogo con los cristianos.

B.2. Dios

Sostienen un monoteísmo estricto, pero de corte muy material, lo que los lleva por ejemplo, a determinar el lugar preciso en que habita Dios: "la constelación de las Pléyades, es la sede de su trono eterno" (Rutherford en Reconciliación, p.12 - citado por Hebert en Los Testigos de Jehová, p.164).

B.3. El nombre de "Jehová"

Este es según ellos el nombre que el mismo Dios les ha encomendado dar a conocer a los tiempos modernos. Pero, ¿de dónde sale el término "Jehová"?

La lengua hebrea, es originalmente una lengua consonántica, es decir, que el significado de las palabras surgía a partir de las combinaciones de las consonantes. En correspondencia con esto, en su desarrollo escrito el hebreo es originariamente un lenguaje de consonante, es decir, se escribían solamente las consonantes, y la pronunciación de las palabras se transmitía por tradición. De este modo encontramos que en hebreo el Nombre de Dios se escribía: "YHWH" (lo que se ha denominado "tetragrama sagrado").

En la tradición judía más primitiva, llevando al extremo el precepto de no usar en vano el Nombre de Dios, cuando leían el texto bíblico evitaban pronunciarlo, y lo reemplazaban por el vocablo "Señor", que en hebreo se dice "Adonai".

Cuando en el desarrollo del hebreo se comenzaron a escribir las vocales (que se representaban como puntos por debajo de las consonantes), y como un modo de evitar pronunciar el Nombre de Dios, cuando en los textos bíblicos aparecía el tetragrama, se le colocaban las vocales de Adonai para que el lector recordara evitar pronunciar el Nombre sagrado.

Estos detalles del idioma hebreo, eran desconocidos en el Renacimiento cuando comenzaron a traducirse los textos sagrados a las distintas lenguas, por lo que los traductores de los siglos XV en adelante se encontraban con lo que parecía la palabra hebrea "Yaehowah", que tradujeron por "Jehová". Así aparece en muchas traducciones que optaron por utilizar el Nombre de Dios, en lugar de conservar el tradicional "Señor", hasta principios de este siglo.

Recién durante el siglo XX, con el desarrollo de la moderna lingüística y el estudio de las lenguas bíblicas, se pudo saber que la verdadera vocalización del tetragrama era "Yahvéh", como de hecho aparece hoy en la mayoría de las traducciones que utilizan el Nombre de Dios.

Cuando los Testigos de Jehová comenzaron su predicación, a fines del siglo pasado, ciertamente el vocablo "Jehová" aparecía en las traducciones al inglés de uso más frecuente. Y cuando el Juez Rutherford, "revela" que el nombre de los miembros de la Sociedad ha de ser "Testigos de Jehová", todavía no sabía que estaba proponiendo como revelado por Dios un error filológico. Pero hoy este ha podido ser claramente dilucidado.

Lo más llamativo, es que los testigos de Jehová hoy se confiesan conocedores del error filológico implícito detrás del vocablo, pero dedican largos y eruditos párrafos en los que mezclan la erudición con la polémica y el fundamentalismo para justificar su persistencia en el uso del mismo (Al respecto se puede revisar: Rutherford, Sea Dios Veraz, c. II; ¿Quién es Jehová? p. 20; La Verdad que lleva a Vida Eterna, c. 3; ¿Quién es Dios?, p. 17; Razonamiento a partir de las Escrituras art. Jehová, p.198; folleto El Nombre Divino que dura para siempre, New York, 1984; toda bibliografía propia de la Sociedad).

En este punto hay una pregunta que nunca encuentra respuesta. Si se admite que el término "Jehová" ha surgido como consecuencia de la ignorancia y el error de los primitivos traductores, ¿cómo podemos pretender que la Voluntad de Dios sea que se dé a conocer este nombre?, Y lo que es peor… que quien no acepte este nombre (este error podríamos decir) se condene.

B.4. La Trinidad

Los Testigos de Jehová niegan radicalmente la fe cristiana en el misterio de la Santísima Trinidad, afirman que esta doctrina proviene de Satán: Dios no puede ser el autor de esta doctrina pues los cristianos para justificar el esfuerzo de comprensión apelan al misterio, y "Dios -dicen- no es el autor de la confusión". Sostienen que este concepto tiene su origen en las teologías babilónica y egipcia.
Afirman además que el principal argumento escriturístico de los cristianos (tengamos presente que aunque no todos usemos el término "Trinidad", el concepto es un patrimonio común de las confesiones cristianas) para sostener el dogma trinitario es 1Jn 5,7 donde en realidad hay una confusión provocada por una adición tardía de un copista y que por supuesto hoy está excluida en las traducciones católicas.

En sus escritos, consideran también otros textos, tales como Jn 10,30; 1Tm 3,16; Jn 1,1. Es de notar que al tratar el tema no hacen referencia al mandato de bautizar de Mt 28,19, siendo que este texto, junto con el del Bautismo de Jesús, es uno de los más utilizados en las reflexiones de los cristianos.

Pero también olvidan considerar que Russell comenzó su predicación con la versión antigua de la Biblia protestante, la cual incurre en el error que era común a las ediciones de su época, y que la Sociedad la empleó hasta la aparición de la versión Nuevo Mundo en 1950.

En conclusión: no sólo niegan que en la Escritura aparezca la Trinidad, sino que paralelamente niegan la Divinidad del Hijo y del Espíritu Santo, que el Espíritu Santo sea personal, que tanto el Hijo como el Paráclito sean coeternos con el Padre, y por lo tanto, tanto el uno como el otro son inferiores a Dios. Así mismo niegan toda base escriturística a cualquiera de estas afirmaciones (Cf. Razonamiento a partir de las Escrituras, art. 'Trinidad', p.398ss.), desconociendo toda la tradición cristiana al respecto. En los escritos de los últimos años, han atenuado el desprecio por la apelación cristiana al "misterio" de la Trinidad.

B.5. Cristo

Pero donde se muestra quizás más claramente su distancia respecto de todas las confesiones cristianas es en su pertinaz negación de la Divinidad de Jesucristo.

Los Testigos de Jehová lo consideran sólo una criatura privilegiada; en realidad, afirman que es el arcángel Miguel transcorporalizado (Cf. Razonamiento a partir de las Escrituras art. 'Jesucristo', apartado '¿Son Jesucristo y Miguel el arcángel la misma persona?', p. 215). En esta particular visión de la Persona de Jesús de Nazaret, afirman que era una persona espiritual, poderosa aunque no todopoderosa, era desde antes que todas las otras criaturas, fue la primera creación de Jehová, luego de su creación Dios lo usó como su Socio, que trabajó con Él al crear todo el resto de la creación (Cf. Sea Dios Veraz, c. III '¿Qué dicen ustedes respecto al Mesías?', pp. 31-32), pero como es evidente, para los Testigos de Jehová Jesús no es Dios.

En el tratamiento de esta cuestión se preocupan particularmente de justificar su traducción de Jn 1,1 (ver p.e. la nota correspondiente en su "Traducción del Nuevo Mundo"), que guarda una importancia singular por su ligazón con la doctrina trinitaria, ya que en el versículo se afirman simultáneamente la distinción de personas y la unidad de naturaleza. Otros textos cuya interpretación católica les preocupa rebatir son: Jn 20,28; Mt 1,23; Jn 5,18; Hb 1,6; Mt 14,33; Jn 10,30; utilizan como argumentos en contra de la Divinidad de Cristo: Jn 17,3; Jn 20,17.

En general, no aceptan los milagros como una prueba del obrar Divino de Jesús, argumentando que también los profetas podían obrar milagros semejantes, no que existe una diferencia esencial entre el obrar de los profetas y el de Jesús de Nazaret. Por otro lado, no abundan sus comentarios sobre Mc 2,5-12; como tampoco hacen referencia al interrogatorio en casa de Caifás narrado en Mt 26, 63-66, traducido ambiguamente en su versión "Nuevo Mundo".

De este modo, descartan a priori y sin considerar, los argumentos que han sido de mayor peso en toda la tradición del Cristianismo, para sostener la divinidad de Jesús.

Los Testigos de Jehová afirman que Jesús es el "primogénito", aceptando de esta manera la terminología empleada en Col 1,16; Hb 1,6; el primer engendrado, pero no en cuanto a la naturaleza, sino como criatura: "fue el primer hijo que Jehová Dios dio a luz... él fue la primera de las creaciones de Jehová Dios" (Sea Dios Veraz, p. 31).

Por supuesto que paralelamente niegan la Maternidad Divina de María, considerando blasfemia el llamar a María "Madre de Dios" (Sea Dios Veraz, c. III, p. 34), título que afirman que fue tomado por el clero católico de la Babilonia pagana.

Estas afirmaciones han encontrado alguna formulación más moderada en sus últimas publicaciones Pero de cualquier modo, María es para ellos sólo la mujer escogida por Dios y altamente favorecida para dar a luz a Jesús. Extrañamente sostienen que ella concibió virginalmente a Jesús, lo cual entre los católicos es ya considerado una prueba de la Divinidad de Cristo, pero, siguiendo la tradición protestante, afirman que luego tuvo otros hijos.

María -siempre dentro de la fe jehovista- no fue concebida sin pecado original, ni tampoco asumpta al cielo.

Como era de suponer, afirman que no es lícito apelar a María como intercesora, ni tampoco que fuera objeto de especial honor entre los primeros cristianos (de un modo que evidencia su poca preocupación por conocer la verdad histórica).

En realidad el culto especial a María tiene -a juicio de los Testigos de Jehová- un origen pagano; estaría emparentado con las devociones a las diosas madres (Para estos últimos puntos, referirse a: Razonamiento a partir de las Escrituras, art. 'María', pp. 227ss).

A partir de Russell, la Sociedad ha afirmado que Jesús nació hacia el 1 de octubre del año 2 A.d.C. (Cf. Studies in the Scriptures, II, 55, 60-61; Sea Dios Veraz, c. III, p. 35), fecha que carece de todo fundamento histórico, científico y bíblico.

Según los Testigos, el Hijo, no se encarnó, sino que su vida fue "transferida de su puesto glorioso con Dios su Padre, al germen de un hombre" (Cf. Sea Dios Veraz, c. III, p. 35). Como si esta colección de originalidades no alcanzara, también van a sostener que Jesús no era el Mesías en el momento de su concepción, sino que "lo llegó a ser" en el momento de su bautismo en el Jordán: "Allí en el Jordán, por medio de espíritu santo, Jesús fue ungido por Dios para ser el predicho gran sumo sacerdote, el rey del reino de Dios, y para predicar..." (La Verdad que lleva a Vida Eterna, c.6, pp. 48-49). Esto habría ocurrido - según su cronología- en el otoño del año 29.

B.6. El orden sobrenatural, Adán, Eva y el demonio

Los errores cristológicos de los Testigos son quizás deudores de su errónea concepción de la vida sobrenatural (¿o viceversa?).

La cuestión comienza ya en el Edén, donde Adán y Eva habrían recibido los dones preternaturales (ausencia de fatiga, y una vida eterna), pero no la presencia de Dios en ellos (la Gracia), ni la visión beatífica en el cielo. En la teología jehovista se ignora por completo lo que los cristianos conocemos como una vocación a una vida propia y verdaderamente sobrenatural.

Apoyados en una interpretación retorcida de algunos textos bíblicos han imaginado la siguiente historia (Cf. Sea Dios Veraz, c. V, pp. 54 ss. - el vocabulario de la síntesis, procura mantener la fidelidad al lenguaje original del texto).

Lucifer, gozaba de una posición muy alta en la familia de Dios, era muy hermoso, y tenía un puesto de mucha importancia: era "superintendente de la humanidad"; su deber era ayudar a los hombres a cumplir los requisitos de Dios y educarlos en cuanto a una relación adecuada con Él.

Pero este querubín deseó la devoción y adoración de los hombres para sí mismo y se reveló contra la orden teocrática. El primer pecado fue el suyo, la mentira que dijo a Eva: "vosotros no moriréis". Por esta mentira Dios lo condenó a muerte pero aplazó la sentencia a fin de permitirle constituir una posteridad.

La rebeldía de Lucifer está indicada por el nombre nuevo que recibirá: Satanás. El pecado de Adán y Eva fue el acto material de comer el fruto, siendo la consecuencia de esta caída la pérdida de la vida eterna sobre esta tierra.

La caída de Adán aumentó la ambición de Satanás, llegando a desafiar a Dios al decirle que no podía poner hombres sobre la tierra que él no fuese capaz de hacer pecar. "Estas palabras en sí no se encuentran en la Biblia, pero la evidencia (¿ ?) de que él las pronunció en sustancia es clara e inequívoca", afirma el juez Rutherford en "Sea Dios veraz", c. V, p. 57. Pero desde Abel, Jehová ha tenido testigos sobre la tierra, el mayor de todos los cuales ha sido -a juicio de la Sociedad- Cristo Jesús.

La demonología jehovista se completa con la afirmación de que hasta el diluvio, Satanás y los demás ángeles podían revestirse de carne humana para apartar a los hombres de Dios, pero entonces este privilegio les fue retirado. Junto a los hombres que los seguían, los demonios formaron entonces una organización diabólica visible (los hombres malos) e invisible (los demonios), que corresponde inversamente a la organización teocrática de la Watchtower. Satanás se habría convertido en rey del mundo en el 607 A.d.C. con la caída del gobierno teocrático de Jerusalén. Incluso pareciera que Cristo muerto por sus agentes (Cf. Sea Dios veraz, c. V, p. 59).

Su gobierno se extendió siete tiempos, 2520 años, concluyendo en 1914 cuando sostuvo una guerra con Cristo en el cielo, como resultado de la cual fue vencido y precipitado sobre la tierra, donde provoca ahora dificultades increíbles para las que se vale de las religiones, la organización política y toda otra organización que no sea, por supuesto, la Sociedad. Sostienen que la batalla de Harmagedón destruirá su organización, y él y sus demonios serán atados por mil años y arrojados al abismo y finalmente será aniquilado (La síntesis de la demonología ha sido tomada de Hebert, G. Los Testigos de Jehová, pp. 184-185).

A consecuencia de este pecado original, todos los hombres nacen pecadores, imperfectos y condenados a muerte. La redención es el rescate del hombre de esta condenación:
"La cosa que se compra con el precio rescatador se identifica en la declaración de Jehová Dios dirigida al Adán perfecto concerniente a lo que se perdería mediante el pecado y la desobediencia: 'De seguro morirás' (Gn 2,17). Lo que se perdió fue la vida humana perfecta, con todos los derechos y esperanzas terrenales."(Sea Dios veraz, c. X, p. 113).

El Verbo (es decir Jesús) vino a "redimirnos" como hombre perfecto, semejante a lo que era Adán antes de la caída, por lo que él podría haber vivido eternamente sobre la tierra pero quiso pagar el rescate por la humanidad entregando su vida humana perfecta; esta "vida humana perfecta que Jesús cedió al morir es la cosa de valor que lleva a cabo la compra de aquello que Adán perdió para toda su prole debido a su desobediencia... ". Ese sacrificio, "fue presentado en el cielo como una ofrenda redentora por el pecado, por el resucitado y glorificado Cristo, porque él fue resucitado como criatura espiritual e inmortal, ya no siendo él un hijo humano de Dios" (Sea Dios veraz, c. X ).
Pero que nadie se engañe, esta redención no es universal, no alcanza a todos los hombres. Adán por ejemplo, no está incluido. "Porque fue un pecador voluntarioso, fue sentenciado a la muerte, y murió merecidamente". Según la Sociedad, existen 3 clases de pecados (La clasificación de los pecados es de Hebert, G., Los Testigos de Jehová, p. 186):

* El pecado original, heredado y que puede ser borrado (original originado). * El pecado original, que lleva a una destrucción irrevocable. Este es el pecado de Adán (original originante), razón por la cual "Adán no está incluido entre los rescatados". En este pecado incurren todos los que desobedecen la ley de Dios consciente, deliberadamente, y de manera habitual. A estos pecados no se aplica el sacrificio de Jesús. * El pecado que no lleva a la muerte. Son pecados de debilidad, que se lamentan después de haber sido cometidos. Dios olvida estas faltas merced al arrepentimiento y la firme decisión del pecador de seguir la ley.

El pecado, no es la trasgresión a los mandamientos del decálogo, estos fueron abolidos por Jesús: "... muchos se asombran cuando se les informa que la Ley fue abolida y terminada por Jehová, y que ya no está bajo ella ninguna criatura sobre la tierra, ni siquiera los judíos" (Sea Dios veraz, c. XVI, p. 180). Para ellos el pecado es no alcanzar el grado de justicia que Jehová ha establecido "el poder del nuevo pacto no proviene de los Diez Mandamientos abolidos, sino que es el espíritu de Dios, el cual transforma a los cristianos en una semejanza que refleja a Dios" (Sea Dios veraz, p. 189).

Para salvarse, es necesario a los hombres informarse en lo "concerniente a la misericordia de Dios por medio de Cristo Jesús y luego que tengan fe en la provisión que Él ha hecho... y luego demostrar esa convicción dedicándose a Dios e informando a otros lo concerniente al rescate"; es decir, es necesaria la predicación de la doctrina de los Testigos de Jehová.

Sintetizando, para que la redención tenga efecto nosotros es necesario que nos esforcemos por vencer las tendencias pecaminosas y participar celosamente en las obras de predicación (Razonamiento a partir de las Escrituras, art. 'Rescate', pp. 325-326).

Ahora bien, este "rescate" como lo denominan, da a los hombres el derecho a una vida perfecta, sin fin, en una tierra igualmente perfecta; solo los 144.000 elegidos abandonarán sus cuerpos para convertirse en criaturas espirituales, siendo llamados a la gloria celestial para constituir el cuerpo de Cristo (Cf. Sea Dios veraz, c. XXIII, pp. 268 ss.).

En esta soteriología difícilmente puede ser calificada como cristiana, ya que en ella no hay ni filiación adoptiva, ni inhabitación de Dios en nosotros. Es decir, no hay lo que los católicos denominamos "gracia santificante" que hace al hombre justo a los ojos de Dios, así como hijo adoptivo y heredero del cielo, siendo elevados a una vida superior a la que nos corresponde por naturaleza. Además, los cristianos afirmamos que todos los hombres están llamados a esta doble felicidad natural y sobrenatural.

B.7. Muerte y Resurrección de Jesús
Los Testigos, bajo la apariencia de un lenguaje supuestamente erudito y científico, sostienen que Jesús murió colgado de un "madero" clavado de pies y manos; no crucificado con los brazos extendidos.

Para sostener tal afirmación intentan apoyarse en el sentido de los términos griegos y latino xylón, staurós y crux. Esto lo hacen ignorando la plenitud de sentido de estos términos, las referencias de historiadores sobre las diferentes formas de cruces, y las representaciones de los primitivos cristianos en las catacumbas. Animados por su necesidad de diferenciarse, orientan la fuerza de su argumentación a afirmar que la cruz es un símbolo pagano adoptado por cristianos provenientes del paganismo.

Este punto de doctrina de los Testigos en realidad es de aparición bastante reciente; es introducido por el libro "Riquezas", publicado por Rutherford en 1936; mientras que las referencias de distintos autores, en las publicaciones anteriores de la Sociedad, se hacía uso de cruces tradicionales.

Mucho más grave es la doctrina jehovista acerca de la Resurrección. Hablando de Jesús dicen:"...su vida humana perfecta, junto con todos sus derechos y esperanzas, fue entregada mediante la muerte, pero no debido a algún pecado ni en castigo. No la tomó Jesús otra vez después de su resurrección, porque él fue levantado como criatura espiritual divina." (Sea Dios veraz, c. X, p. 115).

Es decir, según los Testigos de Jehová, Jesús no resucitó verdaderamente, no tenía un verdadero cuerpo humano de carne como el nuestro. Sostienen que con ocasión de sus apariciones, Jesús materializó cuerpos como (dicen ellos) los ángeles lo habían hecho en tiempos pasados.

Aunque les cueste admitirlo, estas afirmaciones destruyen toda la fe cristiana que, como afirma san Pablo en la 1 carta a los Corintios cap. 15 v.17, se asienta sobre la realidad de la resurrección.

B.8. Síntesis de la fe jehovista

Esta síntesis, ha sido tomada textualmente del folleto "Los Testigos de Jehová en el Siglo Veinte" (Watchtower Bible and Tract Society, Brooklyn, 1979), distribuido con ocasión de los congresos masivos organizados por la Sociedad, en la década del ochenta en Argentina.

La Biblia es la Palabra de Dios, es la verdad y es más confiable que la tradición. El nombre de Dios es Jehová. Cristo es el Hijo de Dios y es inferior a Él. Cristo fue la primera creación de Dios y murió en un madero, no en una cruz. La vida humana de Cristo se pagó como rescate por los seres humanos obedientes. Un solo sacrificio ofrecido por Cristo fue suficiente. Cristo fue levantado de los muertos como espíritu inmortal. La presencia de Cristo es en espíritu. El Reino por Cristo gobernará la Tierra en justicia y paz. El Reino trae a la Tierra condiciones ideales de vida. La Tierra nunca será destruida ni despoblada. Dios destruirá este sistema de cosas en la batalla de Harmagedón. Los inicuos serán destruidos eternamente. Sólo hay un camino a la vida. Ya estamos en el "tiempo del fin". La muerte humana se debe al pecado de Adán. El alma humana cesa de existir al momento de la muerte. La esperanza para los muertos es la resurrección. La muerte adámica cesará. El hombre no evolucionó: fue creado. Sólo un rebaño pequeño de 144.000 irá al cielo a gobernar con Cristo. El nuevo pacto se hizo con el Israel espiritual. La congregación de Cristo se edifica sobre Él mismo. Las oraciones deben dirigirse sólo a Jehová por medio de Cristo. No deben usarse imágenes al adorar. Debe evitarse el espiritismo. Satanás es el gobernante invisible del mundo. El cristiano no participa en los movimientos para unir las fes. El cristiano debe mantenerse separado del mundo. Deben obedecerse todas las leyes humanas que no estén en pugna con las leyes de Dios. El tomar sangre en el cuerpo por la boca o venas viola las leyes de Dios. Deben obedecerse las leyes bíblicas sobre la moralidad. El sábado se dio solamente a los judíos y terminó con la ley mosaica. No es propio tener una clase clerical ni títulos especiales. Cristo puso el ejemplo que debe seguirse al servir a Dios. El bautismo por medio de la inmersión completa simboliza la dedicación. Los cristianos deben dar testimonio público de la verdad bíblica.

C. Cambios en la Doctrina del Grupo

Los Testigos de Jehová son hoy muy conocidos por algunas particularidades de su doctrina, tales como su negación a las transfusiones de sangre, o su afirmación de que Jesús no murió en una cruz. Pero lo que muchas veces no sabemos es que no siempre la Sociedad a sostenido estas afirmaciones, sino que, por el contrario, la mayoría de ellas se trata de "novedades" que contradicen sus prácticas anteriores. Un ejemplo claro de esto es la celebración de la Navidad; mientras Russell la celebraba como todo buen cristiano, hoy la desprecian como un rito de origen pagano.

Para tener alguna noticia de esto, trataremos de ver correlativamente las "novedades" que ha introducido cada presidente.

C.1. Russell

Afirmaba que la segunda venida de Cristo se produciría en octubre de 1874 de modo invisible, inaugurando un período de cuarenta años denominado período de recolección, durante el cual el Señor acabaría de reunir su rebaño; el heraldo de esta reunión debía ser el mismo Russell.

Este período de tiempo es también, según el fundador de los Testigos, el fin del "tiempo de los gentiles" que se había inaugurado con Nabucodonosor (en el 606 A. de C.) y que sería esencialmente el tiempo de dominación de los malos.

Russell creía que durante el período de recolección se prepararía la destrucción de estos poderes, destrucción que debiera haber acabado de modo espectacular y definitivo con la gran batalla de Harmagedón, que, según sus previsiones, sucedería a más tardar en 1914, dando lugar al comienzo del milenio, tiempo durante el cual los herederos del Reino reinarían con Cristo en el cielo, y se establecería una tierra nueva.

Distinguía tres clases de hombres:

1- los santos consagrados, los únicos que conocerían la alegría celeste; que han realizado un compromiso con Dios que les obliga a ser como "sacrificios vivos":

- el pequeño rebaño, los célebres 144000, que serían los fieles al compromiso hecho con Dios, ellos deberían recibir el trono y la naturaleza divina, y formar el cuerpo de Cristo.

- la gran multitud, todos aquellos que, por no haber sido enteramente fieles, serían primeramente castigados; se convertirían en seres espirituales, pero sin el trono ni la naturaleza divina.

2- los hermanos, que creen en Cristo pero no han aceptado la llamada de Russell. Deberán hacer una elección en el tiempo de recuperación, pudiendo entonces obtener una vida humana perfecta. Esta recuperación se haría gradualmente durante el milenio. A la cabeza de esta humanidad se encontrarían los justos del Antiguo Testamento, resucitados como hombres perfectos. 3- los lobos disfrazados de ovejas; los que no creen en Cristo redentor (al modo que lo entienden los Testigos); a ellos les aguardaría una segunda muerte, la destrucción completa.

El Harmagedón anunciado por Russell, no se debe identificar con la Primera Guerra Mundial. En un artículo del 1 de noviembre de 1914 decía que el 20 de septiembre, probablemente había marcado el fin del tiempo de los gentiles, pero que el completo vuelco de las naciones se haría gradualmente, quizás en el espacio de un año. En la reedición de 1916 de "Studies in the Scriptures" (aparecidos originalmente entre 1886 y 1904), debió corregir sus consideraciones sobre la significación de los acontecimientos de 1914, diciendo que a partir de esa fecha el Reino de Dios comenzaría a adquirir autoridad y sería en poco tiempo firmemente establecido (nótese cómo se ha perdido la noción de inmediatez).

C.2. Rutherford

El célebre 'Juez' mantuvo la afirmación que realizara su predecesor, de una presencia invisible de Cristo en el mundo desde 1874, basado en su observación de que a partir de esa fecha se multiplican las invenciones (esto a costa de amañar las fechas, como hizo con respecto al origen de los sindicatos). En cuanto al "período de la recolección" comenzará por atrasarlo: 1878-1918, el corrimiento de cuatro años se debe a un período de preparación que corresponde a la vida pública de Jesús (¿?). En 1924 afirmaba que la recolección comenzó en 1874, pero que en realidad el período de recolección duraba 50 años. No pasó mucho tiempo hasta que afirmó que la recolección recién había comenzado en 1918.

Consecuentemente, 1914 dejó de ser considerada por Rutherford como la fecha de Harmagedón para ser, el comienzo del fin del mundo (¡!), que debería haber culminado con el derrumbamiento de los poderes, tres años y medio después, en la Pascua de 1918, previa glorificación del pequeño rebaño.

Tantos desaciertos explican porqué, a partir de 1918 dejó de hacer referencia a fechas concretas, contentándose con decir que el orden social y político se acabarán "en algunos años" (expresión que mantienen aún hoy); a los años 1914 y 1918 les adjudicó entonces acontecimientos sensacionales pero invisibles, lo más importante: en 1914 Cristo habría subido sobre su trono en el cielo y habría desencadenado la guerra contra Satán, el cuál habría sido expulsado; el reino de Dios quedaba entonces inaugurado en el cielo, Harmagedón no tardaría en llegar.

Pero no fue solo esto, Rutherford también lanzó su propia profecía. En 1920, en el folleto "millones de personas actualmente con vida no morirán jamás" anunció que en 1925 los antiguos patriarcas: Abraham, Isaac, Jacob y otros justos resucitarían para gozar de la vida perfecta del mundo nuevo; porque esa es la fecha del comienzo del gran jubileo judío.

Sostuvo este nuevo anuncio durante algunos años, hasta que en 1929 tomó posesión personal de la casa y el terreno que había preparado para ellos en San Diego, California: Beth-Sarim (Casa de los Príncipes). Inmediatamente después de la muerte del "Juez", la casa fue vendida.

Bastó este último intento para que Rutherford abandonara definitivamente el anuncio de fechas, a partir de entonces se contentó con sólo insistir en la inminencia de la crisis final y del restablecimiento universal.

Desde sus comienzos, los adherentes del grupo recibieron diversas denominaciones: estudiantes de la Biblia, russellistas, o simplemente cristianos. El 26 de julio de 1931, en el Congreso de Columbus, Ohio, Rutherford presentó e hizo aprobar una resolución de cinco páginas según la cual en adelante se les conocería por el nombre de "Testigos de Jehová", nombre que -así sostenía él- le habría sido comunicado por Dios en el otoño de 1922, y que apoyó en Is 43,10-12; 62,2; Ap 12,17.


D. Contradicciones
El siguiente es un elenco sintético de algunas de las muchas contradicciones que podemos encontrar en la doctrina jehovista:

D.1. Rutherford:
* La religión fue inventada por el diablo... pero apela a la libertad religiosa para propagar sus ideas y libros. * Ataca la infalibilidad del Papa... pero reclama para él mismo autoridad e infalibilidad totales. * Proclama que los Testigos de Jehová no son servidores de ninguna organización terrestre... pero somete a sus miembros al rígido contralor de la Sociedad, que en definitiva es una organización comercial. * Condena a las "religiones organizadas" pero él mismo emplea los métodos que reprocha.

D.2. Generales:
* En un comienzo consideraban que la religión es un invento del diablo... pero hoy se consideran a sí mismos como la "única religión verdadera". * Afirman que los gobiernos humanos son obra de Satanás, por eso no pueden colaborar bajo ningún concepto con ellos... pero elogian a los tribunales judiciales de esos gobiernos cuando aprueban sus prácticas religiosas, pagan impuestos, hacen uso de sus servicios sociales, etc.. * Consideran que las religiones existentes son todas malas por ser organizaciones mundanas... mientras que la Sociedad se han convertido en una gran organización empresaria. * Rechazan todo tipo de estudios teológicos... pero una de sus instancias de formación son las "escuelas de Galaad", versión jehovista de un instituto de estudios teológicos.

E. Las Fechas
En este fin de milenio, cuando se tejen mil fantasías en torno a fechas y cambios, las fechas merecen una consideración particular ya que entre los Testigos de Jehová tienen una relevancia propia.
Son amantes no sólo de profetizar fechas, sino también de las cronologías, y organizar la historia en períodos de años de acuerdo a su interpretación de distintas profecías. Esto es un distintivo de su origen, no olvidemos que en un principio Russell comenzó afirmando que podía establecer la fecha de la segunda venida de Cristo a través de un estudio científico de la Escritura.

E.1. La segunda venida de Cristo

Según enseñaba Russell, aconteció de modo invisible en octubre de 1874 (Cf. Testigos de Jehová en el Propósito Divino, p. 23; 'Profecía' p. 72). Actualmente afirman que Cristo volvió en octubre de 1914 (Cf. La Verdad que Lleva a Vida Eterna, p.93).

E.2. Fin del mundo

Russell predicó que el período o tiempo del fin había comenzado en 1874 (Cf. Zion's Watchtower, a.1, n.1, p.3, 1 de julio de 1879), y que el restablecimiento completo del Reino de Dios se realizaría para el fin de 1914 (Cf. Los Testigos de Jehová en el Designio Divino, p. 57). Hoy enseñan, que las señales del fin han comenzado a cumplirse a partir de 1914 (Cf. La Verdad que lleva a Vida Eterna, c.11, p. 94).

E.3. Harmagedón

Russell profetizó que esta batalla tendría lugar en 1915 (Cf. Estudios de las Escrituras, 2ª serie, p. 101). Hoy, los Testigos afirman esperar su realización. Knorr sostuvo en 1952 que "está ahora a la puerta"( Cf. Sea Dios Veraz, c. XVII, p.200); a fines de la década del '40 anunciaban que tendría lugar en 1975, diciendo que según su cronología correspondía con el fin del sexto día de la creación, luego dieron otra fecha: 1984; en sus últimas publicaciones sólo la describen y no es posible encontrar referencias a fechas concretas(Cf. Razonamiento a partir de las Escrituras, art. 'Armagedón'. Las fechas de 1975 y 1984 fueron obtenidas de Elizaga, Julio, Las sectas nos invaden).

E.4. 1918
Según se anunciaba en "The finished mistery", publicado en 1917; en ese año Dios destruiría las grandes iglesias, y a sus miembros por millones; la cristiandad como sistema caería en el olvido para ser sucedida por repúblicas revolucionarias. La cristiandad sería destruida en un "breve pero memorable período". Por ahora ese "breve período" supera los 80 años.

E.5. El papado

Su fin fue profetizado para una fecha próxima a la terminación del Día de la Ira, que se supone debiera haber tenido lugar en 1914 (Cf. Estudios de las Escrituras, 2ª serie p.356).

E.6. El milenio

Según el ya citado "Estudio de la Escritura", p. 187, el milenio habría comenzado en 1874. Hace cuarenta años, afirmaban que comenzaría después del Harmagedón, "una guerra que todas las señales indican principiará dentro de nuestra generación"( Cf. Sea Dios Veraz, p. 177). Pero una década después comenzaron a decir, y hasta hoy enseñan, que todavía está por comenzar, después que venga el día final (Cf. Atalaya, 1967, p.235/25).

E.7. Primera resurrección


Russell, en la 3ª serie de su "Estudio...", p. 305, afirma que la resurrección de la iglesia debía acontecer en 1878, tres años y medio después de la segunda venida de Cristo. Tiempo después, en 1952 la Sociedad afirmaba: "...Durmieron en el sepulcro hasta la resurrección primera, que aconteció a la venida de Cristo Jesús al templo de Jehová en 1918"( Cf. Sea Dios Veraz, p. 128). ¡Y nadie se enteró!

E.8. Resurrección de los Patriarcas


En "Millones que hoy viven no morirán jamás", p.88-89 / 90-97 el Juez Rutherford afirmaba que Abraham, Isaac, Jacob y los fieles profetas resucitarían en 1925. Posteriormente alteraron levemente la profecía para decir que esta es una "promesa razonable", y que resucitarían antes de Harmagedón (Cf. Los Testigos de Jehová en el Propósito Divino, p.254), o en un tiempo comparativamente corto( Cf. Gobierno, p. 276)... ¿o no tan corto?

E. Las Fechas Hoy

Si este análisis de las fechas le pareció complicado, mucho más difícil le puede resultar si Ud. Intenta tomar las publicaciones de la Watchtower y tener una referencia relativamente coherente de las fechas de la cronología jehovista hoy.

El Reino de Dios: habría sido establecido en 1914. Esto intentan probarlo por:

a) la cronología bíblica; b) los acontecimientos a partir de 1914.

En esta cronología bíblica ocupa un lugar destacado la profecía de Dn 4,1-17. según los Testigos, la profecía tiene un "cumplimiento mayor": el tiempo en que Jehová daría la gobernación sobre la humanidad a su Hijo. Lc 21,24 recoge las palabras de Jesús según las que Jerusalén sería pisoteada por las naciones hasta que se cumpliera su tiempo; según la profecía de Daniel esto sería por 'siete tiempos'. En el tiempo profético (así lo han establecido los Testigos de Jehová y nadie sabe porqué), un día se cuenta como un año, lo que significaría entonces 2520 años. Se considera a Sedequías (Sedecías), "último rey del típico Reino de Dios", que fue quitado del trono de Jerusalén. El último vestigio de soberanía judía habría sido según ellos el gobernador Gedalías, que habría desaparecido hacia principios de octubre del 607 A. de C., 70 años antes del 537 A. de C., año en que los judíos volvieron de la cautividad en Babilonia. 2520 años a partir de aquella fecha, nos colocan a principio de octubre de 1914.

Los últimos días: después de que Cristo fuera según ellos entronizado en el cielo, Satanás y sus ángeles fueron arrojados a la Tierra. Por eso a partir de ese momento se realizaría un proceso de separación, que es lo que se estaría llevando a cabo actualmente desde 1914.

La grande tribulación: tendrá entonces lugar en el tiempo de esta generación, antes de que "hayan pasado del escenario de esta existencia" los últimos miembros de la generación que estaba viva en 1914.

Como hemos anotado al referirnos a cada punto, en la bibliografía contemporánea no se encuentran referencias a fechas concreta de Harmagedón, ni tampoco al fin del papado, de la cristiandad, del "sistema de cosas", ni tampoco a la fecha de la primera resurrección, o de la resurrección de los príncipes de los Patriarcas.

Respecto a estos temas, la revista Atalaya en su entrega del 15 de mayo de 1990 aseveró: Harmagedón, se refiere a "una situación de alcance mundial, aunque en parte su significado se deriva de Meguidó y lo que tuvo lugar en aquella zona", sin llegar a dar ninguna referencia concreta respecto al lugar. Esta batalla tendría lugar "cuando se desarrolle cierta situación que ha de afectar a los testigos de Jehová por toda la Tierra", pero se precisa más aún la fecha diciendo: "La generación actual no pasará antes de que ocurra Harmagedón!".

Lo paradójico es que ellos mismos reconocen que esta es una afirmación que "muchas veces se ha probado a partir de la Biblia en esta revista", lo cual es cierto, esto ocurre, en el ámbito de la bibliografía jehovista al menos a partir de 1946 con la publicación en inglés de "Sea Dios Veraz".

G. Algunas cuestiones "conflictivas"


Durante algún tiempo, los Testigos de Jehová llamaron la atención de la opinión pública merced a algunos aspectos poco habituales de su práctica religiosa. En los tiempos del servicio militar obligatorio era habitual encontrarse en el calabozo de las guarniciones militares con jóvenes que preferían permanecer presos antes que saludar y jurar la bandera, que se negaban a portar armas… porque eran testigos de Jehová.

Tampoco es extraño que en las noticias locales, o que en las salas de espera de los hospitales o en el estudio de algún abogado podamos encontrar casos de padres que se han negado a autorizar una transfusión de sangre a su hijo por motivos religiosos.

Si bien no se trata de aspectos centrales de la fe jehovista, dada su trascendencia y la curiosidad que despiertan, merecen una especial atención:

Las transfusiones de sangre 
El hombre primitivo reconocía dos elementos primordiales en los cuales suponía que se asentaba ese don divino misterioso que es la vida: el aliento y la sangre.

Dado que la vida es un de la Divinidad, el hombre primitivo daba a ambos elementos también un origen divino. Esto explica el precepto del libro del Levítico, cap. 7, vv. 10-11: "Si un hombre cualquiera de la casa de Israel, o de los forasteros que residen en medio de ellos, come cualquier clase de sangre, yo volveré mi rostro contra el que coma sangre y los exterminaré de en medio de su pueblo. Porque la vida de la carne está en la sangre, y yo os la doy para hacer expiación en el altar por vuestras vidas..."

Este es el motivo y el precepto que están en el origen de la costumbre hebrea de no consumir alimentos que en su elaboración contengan sangre, o de carne que no haya sido debidamente desangrada. En este mismo sentido lo han interpretado también diversos grupos cristianos que tienden a retomar costumbres y usanzas propias del judaísmo.

Pero a esta interpretación religiosa de la sangre, los testigos de Jehová le han dado una nueva dimensión: la prohibición de recibir transfusiones de sangre.

Afirmando que una transfusión es lo mismo que comer sangre, que las terapias alternativas para el uso de sangre en transfusiones no sólo son semejantes sino incluso mejores que la misma sangre, llevan a sus fieles a rechazar para sí y para sus parientes este tipo de tratamientos.

Es obvio que, aún cuando por motivos religiosos se quiera retomar la antigua costumbre de no comer la sangre como un acto de reconocimiento de que la vida es un don de Dios que sólo a Dios corresponde tomar

El rechazo de la cruz 
Si hay un símbolo que represente universalmente a las confesiones cristianas, ese es el signo de la cruz. Todas, aún aquellas que se niegan a utilizarla como ornamentación, afirman que Jesús de Nazaret murió atormentado en una cruz formada por dos maderos unidos transversalmente.
Más allá de discusiones, todas las iglesias cristianas identifican la predicación de la cruz con la del Evangelio, negarlo, sería rechazar las palabras de san Pablo en la primera carta a los Corintios, cap. 2, v. 3: "...no quise saber entre vosotros sino a Jesucristo, y éste crucificado." Y ninguna de ellas afirmará que adora a la cruz, sino que la sostiene como el símbolo de nuestra redención.

Pero en este punto la Sociedad tenía que distinguirse. A pesar de que luchan denodadamente para ser admitidos como cristianos (ya hemos aclarado que no lo son pues no creen que Jesús sea verdadero Dios), ni siquiera admiten el símbolo universal de los cristianos.

Rechazan la cruz afirmando que es un símbolo pagano, y negando toda evidencia histórica sostienen que Jesús no murió en una cruz formada por dos piezas cruzadas transversalmente, sino en un madero, con las manos juntas sobre la cabeza. Como en el caso de la Navidad, se entretienen largamente en "demostrar" que la introducción de la cruz es un engaño hecho con ocasión de la incorporación de los paganos al cristianismo en el siglo IV, que induce a los fieles a adorar ocultamente a aquellos dioses que los profetas execraban en el Antiguo Testamento.

Mucho se podría escribir sobre este tema, libros incluso, pero todo lo que pueda decirse como respuesta lo ha sintetizado maravillosamente san Pablo en la carta a los Gálatas, cap. 6, v. 14: "¡Dios me libre de gloriarme si no es en la cruz de nuestro Señor Jesucristo...!" ¿O van a decirme también que san Pablo era pagano?

El respeto de los símbolos patrios 
Un punto que siempre ha sido muy delicado para los cristianos es el que se refiere a la guerra, el amor a la Patria y el derecho a la legítima defensa.

La doctrina común cristiana sobre este respecto reconoce su fundamento no sólo en las grandezas y enseñanzas de David, el rey guerrero, sino también en los libros de los Macabeos y el Nuevo Testamento. Desde siempre los cristianos hemos encontrado en el cuarto Mandamiento -honrar padre y madre- el fundamento de la exigencia del amor y servicio a la Patria, no como reñida al amor a Dios, sino como una expresión del mismo.
Pero los testigos de Jehová no han podido verlo así. Ya desde los primeros tiempos debieron afrontar dificultades por su rechazo a los símbolos patrios y a brindar servicio a la Patria. Ellos consideran el respeto a la bandera, los juramentos de fidelidad a la patria y el uso de cualquier símbolo como actos de idolatría.
Parten para ello de los textos del Antiguo Testamento que condenan como idolatría los gestos referidos a gobernantes y naciones extranjeras. Pero en su fundamentalismo olvidan que en aquellos tiempos, los gobernantes paganos eran considerados dioses, y recibían como tales culto de adoración... hoy sabemos que nuestros gobernantes son simples mortales, y aún cuando exhiban un poder despótico, nunca serán divinos, y en consecuencia no son objeto de verdadera adoración; en consecuencia, en tiempos de los profetas los estandartes paganos eran también elevados a la categoría de ídolos, muy lejos de nuestras banderas, himnos y escarapelas, que son simples expresiones sensibles de nuestra nacionalidad.

Olvidan también que lejos de condenar, los profetas elogiaban, y los libros sapienciales cantan la alabanza de quienes se armaron legítimamente en legítima defensa del pueblo.
Pero sea que quizás la Sociedad reserve esta alabanza, no para quien legítimamente defienda su Patria, sino para quien defienda a la Sociedad, que como Rutherford proclamó, procura ser una teocracia, es decir, un verdadero estado dentro del estado.

"ARBIL, Anotaciones de Pensamiento y Crítica", es editado por el Foro Arbil

La reproducción total o parcial de estos documentos esta a disposición de la gente siempre bajo los criterios de buena fe y citando su origen.
 

Los Testigos de Jehová y 1914

 
Testigos de Jehová
Una de las doctrinas más curiosas de los Testigos de Jehová afirma que la venida de Cristo que esperamos todos los cristianos ya ocurrió en 1914, pero de manera invisible.
Si, ha leído bien, ellos afirman que Cristo volvió pero de forma invisible y por eso nadie pudo verlo, y ahora se encuentra reinando sobre la tierra.

Antecedentes

Para conocer de dónde ha venido esta doctrina tenemos que estudiar un poco de la historia de la Sociedad Watch Tower y sus profecías fallidas del fin del mundo.
Y es que uno de los pilares básicos de la sociedad es la enseñanza sobre el Harmagedón, y el fin de lo que ellos denominan “este sistema de cosas”. A lo largo de la historia se han caracterizado por pensar que el fin está a la vuelta de la esquina, anunciándolo reiteradamente para 1914, 1918, 1925, 1941 y 1975.
“En vista de la evidencia fuerte de la Biblia, consideramos como una verdad establecida el que el fin cabal de los reinos de este mundo y el establecimiento completo del Reino de Dios en la Tierra se realizarán para el fin de 1914”[1]
“En este capítulo damos la evidencia bíblica que afirma que los Tiempos de los Gentiles terminarán en 1914. Esto quiere decir que en esta fecha el Reino de Dios estará estabilizado firmemente en la Tierra. El Reino de que Cristo nos enseñó Que venga tu Reino”[2]
“Esta guerra llegará a la batalla de Harmagedón; significando el establecimiento permanente y completo del Reino del Mesías”[3]
Sin embargo al llegar 1915 no pasó nada. En vez de aprender de su error, volvieron a tropezar con la misma piedra una y otra vez desplazando la fecha reiteradamente.
“El día de la Venganza, la cual comenzó con la Guerra Mundial de 1914, estallará en una tormenta furiosa en 1918”[4]
“Nos quedan solamente algunos meses antes que se manifieste la gran noche”[5]
 “¿Qué nos traerá el año 1918?...Los cristianos esperan ver cumplidas por completo las esperanzas de la Iglesia”[6]
 “Como ya lo hemos indicado, el gran ciclo de jubileos terminará en 1925. En ese entonces será reconocida la fase terrestre del Reino. Por lo tanto podemos confiadamente esperar que 1925 marca el regreso de Abraham, Isaac, Jacob y los fieles profetas de la antigüedad, especialmente los nombrados por el apóstol en Hebreos, capítulo 11”[7]
  “Lo más indispensable de entre las cosas que deben ser restauradas, es la vida de la raza humana y como quiera hay varias citas que sin lugar a dudas indican la resurrección de Abraham, Isaac, Jacob, y otros fieles de los tiempos antiguos. Estos gozarán del primer favor, podemos esperar que el año de 1925 presenciará el regreso de estos fieles, saliendo de la tumba plenamente restaurados a la perfección humana y constituyéndoles en representantes legales y visibles del nuevo orden de cosas en la tierra. Una vez que el Reino Mesiánico sea establecido, el gran Mesías, compuesto de Jesús y su glorificada Iglesia, dispensará sobre el mundo las bendiciones por tan largo tiempo esperadas y deseadas”[8]
Incluso llegaron a construir una mansión para que vivieran los patriarcas cuando resucitaran. (La cual como podrá imaginar no se desaprovechó porque la utilizó su presidente hasta su muerte).
Es de suponer que nuevamente al pasar 1925 y Abraham, Isaac y Jacob no resucitaron, los dirigentes del cuerpo gobernante pensaran ¡Rayos!. Se cuenta que se entristecieron porque el fin del mundo no llegó.
El fiasco fue tal que el mismo presidente de los testigos de Jehová tuvo que reconocer que había hecho el ridículo cuando sus predicciones del fin no se cumplieron (cosa que tomaron como un ejemplo de humildad).
“Ejemplos de humildad que deben imitar...
Otro fiel siervo de nuestros tiempos al que Jehová utilizó muchísimo fue Joseph F.*Rutherford, mencionado al principio del artículo. Fue un valiente defensor de la verdad bíblica y, en concreto, del nombre de Jehová. Aunque se le conocía generalmente como el Juez Rutherford, era un hombre humilde de corazón. Por ejemplo, en cierta ocasión hizo declaraciones categóricas tocantes a qué acontecimientos podían esperar los cristianos en 1925Cuando no se cumplió lo que él esperaba, dijo humildemente a la familia del Betel de Brooklyn que se había puesto en ridículo[9]
Pero sería necesario seguir tropezando con la misma piedra:
“La obra del Testigo por la Teocracia parece haber sido hecha en la mayoría de los países de la cristiandad, estamos ansiosos y atentamente esperando la señal de la batalla del Harmagedón”[10]
“El libro nuevo «hijos» probará ser útil en los últimos meses que quedan antes del Harmagedón”[11]
“Estamos en los meses cercanos antes de la batalla del Harmagedón”[12]
“Según la cronología bíblica fidedigna, seis mil años desde la creación del hombre terminarán en 1975 y el séptimo período de mil años de la historia humana comenzará en el otoño de 1975 E.C. De modo que 6000 años de la existencia del hombre sobre la tierra pronto terminarán”[13]
“Según un cálculo más reciente de la cuenta de tiempo de la Biblia, seis mil años de la existencia del hombre terminarán en la segunda mitad del año 1975. El milenio bíblico está delante de nosotros”[14]
“Fíjense hermanos, faltan solamente 90 meses para que se complete la existencia del hombre en la tierra”[15]
Lo peor de todo radica en las consecuencias que psicológicamente puede ocasionar tener el fin del mundo a la vuelta de la esquina y como es aprovechado por la secta para sacar provecho de los adeptos. Por ejemplo en la siguiente publicación recomiendan aplazar el matrimonio hasta que llegue la paz eterna sobre la tierra:
Es mejor que aplacemos nuestro matrimonio hasta que haya llegado la paz eterna sobre la tierra. Ahora no debemos ampliar nuestra carga, tenemos que estar libres para el Señor”[16]
Podrá el lector imaginar cuantos testigos de Jehová tomaron en serio este consejo y aplazaron su matrimonio en espera de la paz eterna.
 “El tener hijos hoy día...
Ahora, más que nunca, “el tiempo que queda está reducido”. Sí, es limitado el tiempo que queda para que el pueblo de Jehová termine la obra que él le ha encomendado, a saber: “Estas buenas nuevas del reino se predicarán en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin”. (Mateo 24:14.) Esa obra tiene que efectuarse antes de que venga el fin. Por eso es apropiado que los cristianos se pregunten qué efecto tendrá en su participación en esa obra vital el que ellos se casen o, si están casados, el que tengan hijos[17]
Imagine usted cuantos matrimonios considerando que el tiempo está “reducido” hayan decidido no tener hijos.
Pero las cosas no pararon allí y la Watchtower gustosa comenzó a recibir no solo las propiedades de los adeptos dado que el fin era inminente, sino a motivar a otros a hacer lo mismo:     
Se oyen informes de hermanos que están vendiendo sus hogares y propiedad y que están haciendo planes para completar lo que queda de estos días de este viejo sistema en el servicio de precursor. Ciertamente ésta es una forma excelente de usar el poco tiempo que queda antes del fin de este mundo inicuo. -1 Juan 2:17”.[18]
Con los jóvenes la recomendación era no estudiar carreras largas como medicina o ingeniería sino oficios como plomería o fontanería de manera que pudieran sostenerse y así dedicar más tiempo a la “predicación”:
“Si tu lector, eres una persona joven, debes enfrentarte al hecho de que nunca envejecerás, en este presente sistema de cosas ¿Por qué no? Porque toda la evidencia en cumplimiento de las profecías bíblicas indica que este sistema corrompido habrá de terminar en unos cuantos años.”…Por lo tanto, como persona joven, nunca realizarás alguna carrera que ofrezca este sistema. Si estás en la secundaria y piensas en una educación universitaria, esto significa por lo menos cuatro, quizá hasta seis u ocho años más para que obtengas tu título de una carrera especializada. Pero, ¿Dónde estará este sistema de cosas  para ese tiempo?. Estará bien avanzado hacia su fin, ¡si es que no habrá desaparecido en realidad!.
Es por eso que a los padres que basan su vida en la Palabra profética de Dios les es mucho más práctico dirigir a sus jóvenes a oficios que no requieran tan largos períodos de educación adicional. Y los oficios como carpintería, plomería y otros, no solo serán útiles ahora, sino quizá aun más en la obra de reconstrucción que se efectuará en el nuevo orden de Dios.
Con tales oficios prácticos, muchos jóvenes han podido sostenerse trabajando parte de su tiempo. Esto les permite emplear mucho más de su tiempo ayudando a las personas que muestran interés a aprender los requisitos de Dios para la vida estudiando la Biblia con ellas”[19]
 Al mostrarle esta revista a un testigo de Jehová me contestó que eso ya fue hace ya más de 30 años y ese punto de vista había sido “corregido”, pero el hecho es seguramente hoy hay una buena cantidad de personas de 45 años que habiendo querido estudiar carreras como medicina o ingeniería, terminaron siendo carpinteros o fontaneros, y todo porque a la secta le convenía tenerlos más tiempo “predicando” (distribuyendo su literatura).

La generación de 1914.

Luego de tropezar tantas veces sobre la misma piedra, la doctrina de la WT toma su forma actual, donde afirman que en 1914 Cristo si se hizo “presente” pero de forma “invisible” y está “sojuzgando” ahora entre sus enemigos, y terminará de establecer por completo el Reino de Dios y la paz eterna.
“El 2 de octubre de 1914, Charles Taze Russell, entonces presidente de la Sociedad Watch Tower Bible and Tract, anunció denodadamente: “Los Tiempos de los Gentiles han terminado; el día de sus reyes ha pasado”. ¡Cuán verídicas resultaron ser sus palabras! aunque fue invisible a los ojos humanos, en octubre de 1914 sucedió en el cielo un acontecimiento de trascendencia mundial. Jesucristo, el Heredero permanente del “trono de David”, comenzó a gobernar como Rey sobre toda la humanidad. (Lucas 1:32, 33; Revelación 11:15.)”[20]
Esta cita es muy reveladora porque intenta convertir el gran fracaso de Russell al predecir el fin del mundo para 1914 en una predicción cabalmente cumplida pero inverificable. Aunque cualquiera con una pizca de sentido común puede preguntarse cómo es que Cristo está reinando, siendo que cada día el mundo cae en una mayor inmoralidad (se practican cada vez más abortos, se legaliza el matrimonio gay, la eutanasia, siguen ocurriendo guerras, asesinatos, robos, etc.), ellos también se han creado una ingeniosa respuesta:
“Pero —quizás usted pregunte— si Cristo empezó a gobernar en 1914, ¿por qué empeoraron las condiciones en la Tierra?’Porque todavía existía Satanás, el enemigo invisible de la humanidad. Satanás tuvo acceso al cielo hasta 1914. Pero aquello cambió cuando se estableció el Reino de Dios en 1914. “Estalló guerra en el cielo.” (Revelación 12:7.) Satanás y sus demonios fueron vencidos y arrojados hacia abajo a la Tierra, lo cual produjo efectos catastróficos en la humanidad. La Biblia predijo: “¡Ay de la tierra y del mar!, porque el Diablo ha descendido a ustedes, teniendo gran cólera, sabiendo que tiene un corto espacio de tiempo”. (Revelación 12:12.)”[21]
Esta doctrina también incluye la creencia de que el reino de Dios sobre la tierra sería definitivamente instaurado antes que la generación de 1914 muriera.
“Si Jesús usó la palabra “generación” en dicho sentido y la aplicamos a 1914, entonces los infantes de aquella generación tienen 70 años de edad o más ahora. Y otros que estaban vivos en 1914 tienen más de ochenta o noventa años de edad ahora, y hay algunos que hasta han alcanzado los cien años de edad. Aún viven muchos millones de personas de aquella generación. Algunas de ellas ‘no pasarán de ningún modo hasta que sucedan todas las cosas’. (Lucas 21:32.)
 Desde el punto de vista puramente humano, podría parecer que dichos sucesos difícilmente podrían ocurrir antes que la generación de 1914 desaparezca de la escena. Pero el cumplimiento de todos los sucesos predichos que habían de afectar a la generación de 1914 no depende de medidas humanas, que son relativamente lentas. La palabra profética que Jehová pronunció mediante Cristo Jesús es: “Esta generación [de 1914] no pasará de ningún modo hasta que sucedan todas las cosas” (Lucas 21:32). Además, Jehová, quien es la fuente de la profecía inspirada e infalible, hará que se cumplan las palabras de su Hijo en un período relativamente corto. (Isaías 46:9, 10; 55:10, 11.)
 La proximidad del Reino de Dios hoy significa el fin de los divisivos sistemas políticos, religiosos y comerciales de la actualidad. Significa que se introducirá un nuevo gobierno justo para todas las personas obedientes de la humanidad. Usted puede escoger la vida eterna bajo este arreglo de “nuevos cielos y una nueva tierra” (2 Pedro 3:13; Juan 17:3). Sí, usted puede llegar a ver este prometido Nuevo Orden, junto con los sobrevivientes de la generación de 1914... la generación que no pasará[22]
Hasta aquí ya hemos visto los antecedentes de esta doctrina, y su forma final. Procederé ahora a hacer un análisis bíblico de sus argumentos.

La forma de calcular la fecha de 1914

A continuación la forma en que los testigos de Jehová explican cómo realizan el cálculo de la fecha de 1914:
“6 Si usted abre su Biblia al capítulo 4 de Daniel, hallará una profecía que revela el propósito de Dios en cuanto a ejercer su soberanía sobre la Tierra. Se declara que el propósito tras el cumplimiento de esa profecía es “que sepan los vivientes que el Altísimo es Gobernante en el reino de la humanidad, y que a quien él quiere darlo lo da” (versículos 2, 3, 17). Sabemos que esta persona “a quien” el Altísimo da “el reino” es Cristo Jesús. Y el último libro de la Biblia habla del tiempo en que a Cristo como Rey celestial se le da “el reino del mundo”. (Revelación 11:15; 12:10.) Esto significa, pues, que la profecía de Daniel trata del tiempo en que Dios intervendría en los asuntos humanos mediante dar “el reino del mundo” a Jesucristo. ¿Cuándo muestra la profecía que sucedería eso?
7 El sueño profético registrado en Daniel describe un árbol inmenso que fue derribado y rodeado con ataduras de hierro y cobre hasta que pasaran “siete tiempos” sobre él. Durante ese tiempo se le daría “el corazón de una bestia”. (Daniel 4:10-16.) ¿Qué significaba esto? Dios hizo que Daniel explicara: Nabucodonosor, el rey de Babilonia, perdería el juicio y sería removido de su trono y echado de entre los hombres, y viviría como una bestia. Después de siete años el rey recobraría el juicio. Esto en realidad le sucedió al rey, y fue restaurado a su trono como persona que reconoció la superioridad de la gobernación de Dios. (Daniel 4:20-37.) Sin embargo, todo esto tenía un significado mayor, y por esa razón está registrado en la Biblia.
8 El significado mayor tiene que ver con una gobernación más poderosa que beneficiaría a toda criatura viviente de la Tierra. De esa gobernación, como dice la profecía, habría “alimento para todos”, y protección hasta para los animales y las aves. (Daniel 4:12.) La única gobernación que en realidad puede suministrar estos beneficios es el Reino de Dios. Los principios justos de ese gobierno fueron demostrados mediante la historia de Judá, con sus reyes en Jerusalén. Pero, por la infidelidad que se manifestó, Jehová dejó que el reino de Judá fuera conquistado por Babilonia en 607 a. de la E.C. Fue como si el árbol del sueño hubiera sido cortado y se hubieran colocado ataduras restringentes alrededor del tocón. Sin intervención divina, los gobiernos nacionales han ejercido dominación mundial desde entonces. Puesto que estos reinos nacionales están representados en la Biblia por “bestias”, fue como si un ángel procedente del cielo hubiera anunciado: “Que se le dé el corazón de una bestia, y pasen siete tiempos sobre él”. (Daniel 4:16; 8:1-8, 20-22.) Con el tiempo, sin embargo, aquellos “siete tiempos” de gobernación por gobiernos semejantes a bestias caducarían. Entonces las ‘ataduras’ serían removidas, y el “árbol” crecería de nuevo a medida que comenzara a ejercer la dominación mundial aquel a quien Jehová daría “el reino del mundo”.
 9 ¿Cuánto durarían aquellos “siete tiempos”? Mucho más que siete años, porque siglos después Jesucristo indicó que estos “tiempos señalados de las naciones” todavía continuaban. Las naciones habían tenido la dominación mundial desde la conquista de Jerusalén por Babilonia en 607 a. de la E.C., y continuarían teniéndola por algún tiempo todavía. (Lucas 21:24.)
 10 Note usted cómo se refiere la Biblia a los “tiempos” proféticos. Revelación 11:2, 3 muestra que 1.260 días componen 42 meses, o tres años y medio. Revelación 12:6, 14 menciona el mismo número de días (1.260), pero los llama “un tiempo y tiempos y la mitad de un tiempo”, o tres “tiempos” y medio. Cada uno de esos “tiempos” es de 360 días (3 1/2 × 360 = 1.260). Cada día de esos “tiempos” proféticos representa un año entero, según el principio de “un día por un año”. (Números 14:34; Ezequiel 4:6.) Así, pues, los “siete tiempos” son 2.520 años (7 × 360). Contando desde el otoño de 607 a. de la E.C., cuando Babilonia derribó el típico reino de Dios en Judá, 2.520 años nos llevan hasta el otoño de 1914 E.C. (606 1/4 + 1913 3/4 = 2.520). En ese año “el reino del mundo” había de ser confiado a Jesucristo”[23]
Para que el lector aprecie lo absurdo de este método para calcular la fecha del final de los tiempos, debe leer completamente el capítulo 4 de Daniel. En primer lugar hay que hacer notar que el texto citado donde los Testigos de Jehová dicen Dios “revela su propósito en cuanto a ejercer su soberanía sobre la Tierra”, se refiere no al final de los tiempos, sino a dar una lección a Nabucodonosor que en su soberbia no reconocía la soberanía de Dios, quien le hace notar que así como ha permitido que llegara a ser Rey, así podía quitarlo de su trono y colocar a quien quisiera. El mismo Daniel cuando interpreta la profecía así lo hace:
 “ésta es su interpretación, oh rey, y el decreto del Altísimo que ha tocado a mi señor el rey: «Serás arrojado de entre los hombres y con las bestias del campo morarás; hierba, como los bueyes, tendrás por comida, y serás bañado del rocío del cielo; siete tiempos pasarán por ti, hasta que reconozcas que el Altísimo domina sobre el imperio de los hombres y que se lo da a quien le place”[24]
 Esta es la explicación del mismo profeta al interpretar el texto que según los Testigos de Jehová refleja el propósito de Dios para ejercer su soberanía sobre la tierra:
“Es la sentencia dictada por los Vigilantes, la cuestión decidida por los Santos, para que sepa todo ser viviente que el Altísimo domina sobre el reino de los hombres: se lo da a quien le place y exalta al más humilde de los hombres”[25]
 Así, han sacado de contexto ese texto, porque allí si bien Dios ejerce su soberanía humillando a Nabucodonosor, han tratado de hacer creer que se refiere a la soberanía definitiva de Dios al final de los tiempos.
 Pero esa no es la única vez en que toman textos fuera de contexto, por ejemplo cuando afirman:
 “Sin embargo, todo esto tenía un significado mayor, y por esa razón está registrado en la Biblia. El significado mayor tiene que ver con una gobernación más poderosa que beneficiaría a toda criatura viviente de la Tierra. De esa gobernación, como dice la profecía, habría “alimento para todos”, y protección hasta para los animales y las aves. (Daniel 4:12.) La única gobernación que en realidad puede suministrar estos beneficios es el Reino de Dios”
Aparte de lo que ya interpretó Daniel de dicha profecía, ellos encuentran otro significado “mayor” (que al parecer al profeta Daniel le pasó desapercibido), y la base es que se menciona una gobernación más poderosa de la cual habría “alimento para todos”, lo cual según ellos solo podría referirse al reinado de Cristo. Sin embargo, nuevamente fallan, ya que el mismo Daniel interpretó que ese árbol del cual se alimentaban todos los habitantes era una metáfora que describía el reinado de Nabucodonosor.
 Ese árbol que has visto, que se hizo grande y corpulento, cuya altura llegaba hasta el cielo y que era visible en toda la tierra, que tenía hermoso ramaje y abundante fruto, en el que había alimento para todos, bajo el cual se cobijaban las bestias del campo y en cuyas ramas anidaban los pájaros del cielo, eres tú, oh rey, que te has hecho grande y poderoso, cuya grandeza ha crecido y ha llegado hasta el cielo, y cuyo dominio se extiende hasta los confines de la tierra”[26]
Luego viene la asociación arbitraria donde toman los 7 tiempos en que Nabucodonosor con corazón de bestia, como una clave oculta que en verdad significa 360 años (luego de una arbitraria fórmula matemática) contados desde la caída de Jerusalén (fecha también sobre la cual han recibido muchas críticas porque la fecha que ellos toman es diferente a la generalmente aceptada por los historiadores).
Antes de escribir este artículo expresé a varios Testigos de Jehová mi opinión de que esa asociación que hacían del capítulo 4 de Daniel con el fin de los tiempos era completamente arbitraria, y que no había porqué buscar un “significado mayor” que el que el mismo Daniel siendo profeta de Dios le dio a la profecía cuando el mismo la explicó. Ellos simplemente me contestaron “es que tu lees la Biblia como una historieta”. Cuando les comenté que no había ninguna relación con esos 7 tiempos con el tiempo en que sería instaurado el reino de Dios luego de la caída de Jerusalén, me dijeron: “es que tú tienes el entendimiento velado y el corazón endurecido, y por eso no lo puedes entender”. Basta decir que contra argumentos tan convincentes nadie puede.

¿Y la Biblia habla de una venida “invisible” de Cristo?

Entre la incontable cantidad de publicaciones donde los testigos de Jehová afirman Cristo habló de su presencia invisible, tenemos esta:
“Poco antes de terminar su ministerio en la Tierra, Jesús predijo la señal de su presencia invisible en el poder del Reino. (Mateo, capítulos 24 y 25.) Describió claramente cómo serían los tiempos durante su presencia real, y los sucesos que cumplen la profecía muestran que fue entronizado en los cielos en 1914. También señaló una situación que en ese tiempo pondría a prueba la autenticidad de nuestra fe. Esta tenía que ver con el momento en que Jesús actuaría de Ejecutor para destruir el presente sistema inicuo en la gran tribulación, pues dijo: “Respecto a aquel día y hora nadie sabe, ni los ángeles de los cielos, ni el Hijo, sino solo el Padre”. Con esto presente, pasó a decir: “Manténganse alerta, pues, porque no saben en qué día viene su Señor”. (Mateo 24:36, 42.)”[27]
Lo cierto es que si usted lee completos los capítulos 24 y 25 de Mateo no verá a Jesús hablando de su presencia “invisible”. El texto comienza cuando los discípulos le muestran asombrados el templo, y Jesús les dice que no quedaría piedra sobre piedra.
“Salió Jesús del Templo y, cuando se iba, se le acercaron sus discípulos para mostrarle las construcciones del Templo. Pero él les respondió: «¿Veis todo esto? Yo os aseguro no quedará aquí piedra sobre piedra que no sea derruida.» Estando luego sentado en el monte de los Olivos, se acercaron a él en privado sus discípulos, y le dijeron: «Dinos cuándo sucederá eso, y cuál será la señal de tu venida y del fin del mundo»”[28]
Como puede verse, ellos le hacen dos preguntas:
1) “Cuando sucederá todo esto”: Esto se refiere a la destrucción del templo de la cual Cristo les acababa de hablar (y que ocurrió en el 70 d.C).
2) “Cual será la será la señal de tu venida y del fin del mundo”: Aquí si le preguntan respecto a su venida.
Los testigos de Jehová alegan que la palabra griega traducida aquí para “venida” es “parousía,” que en realidad significa “presencia”, luego de consultar dos diccionarios de Griego (Strong y Barclay) estas fuentes dan como ambos significados posibles. Sin embargo, se depende del contexto para indicar si esa presencia es visible o invisible. Cuando Cristo responde a sus discípulos  El comienza a narrar los acontecimientos que ocurrirían antes de su venida (guerras, terremotos, hambrunas) y que los testigos de Jehová erróneamente interpretan como señal de que ya está presente de forma invisible. Luego de esto ya nos habla de su venida en Mateo 24,30-31:
“Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del hombre; y entonces se golpearán el pecho todas las razas de la tierra y verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con gran poder y gloria. El enviará a sus ángeles con sonora trompeta, y reunirán de los cuatro vientos a sus elegidos, desde un extremo de los cielos hasta el otro”
 Aquí las mismas palabras de Cristo descartan cualquier venida “invisible”, porque se enfatizan los siguientes hechos:
1) “Se golpearán el pecho todas las razas de la tierra”: ¿Pero cómo podrían golpearse el pecho todas las razas de la tierra (símbolo de lamento) si fue invisible a los ojos humanos?
2) “Verán al hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con gran poder y gloria”: Sería absurdo que el texto diga que le “verán” si él viene “invisible”.
3) “enviará a sus ángeles con sonora trompeta, y reunirán de los cuatro vientos a sus elegidos”: Esto quiere decir que los elegidos serán llevados a la presencia de Cristo para estar con Él siempre. Pero si Cristo ya vino y no hizo nada de esto, ¿se olvidó llevarse a los Testigos de Jehová? No se registró ninguna desaparición masiva de testigos de Jehová en 1914.
Otro texto en donde se señala con más claridad todavía la venida de Cristo lo tenemos en el Apocalipsis:
“Mirad, viene acompañado de nubes: todo ojo le verá, hasta los que le traspasaron, y por él harán duelo todas las razas de la tierra. Sí. Amén”[29]
Textos que hablan por sí solos y descartan de plano una venida “invisible”.
Uno de los partidarios de la venida invisible me comentaba que dado que el texto decía “verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con gran poder y gloria” probaba que la venida era invisible, ya que las nubes lo taparán.
Otro texto muy claro que habla de que cuando Cristo venga no será una venida invisible, sino que será para tomar a la Iglesia para que esté siempre con él, es este:
“Os decimos eso como Palabra des Señor: Nosotros, los que vivamos, los que quedemos hasta la Venida del Señor no nos adelantaremos a los que murieron. El Señor mismo, a la orden dada por la voz de un arcángel y por la trompeta de Dios, bajará del cielo, y los que murieron en Cristo resucitarán en primer lugar. Después nosotros, los que vivamos, los que quedemos, seremos arrebatados en nubes, junto con ellos, al encuentro del Señor en los aires. Y así estaremos siempre con el Señor. Consolaos, pues, mutuamente con estas palabras”[30]
Aquí también se habla de cómo en su venida Cristo vendrá para reunirse con su Iglesia para siempre.
¿Cómo calificar la actitud de la sociedad Watch Tower?
Definitivamente no ha sido nada responsable de parte de la sociedad Watch Tower haber lanzado la retahíla de profecías fallidas sobre el fin de los tiempos. Actualmente ya debe estar próximo un cambio en la doctrina de 1914, cosa que es necesaria, ya que casi llega el fin de la generación de 1914 y todavía no ha “llegado el fin”. Un posible síntoma de este cambio lo tenemos en que en una de las frases que incluyen de modo explicativo en su apartado de presentación titulado "Por qué se publica ¡Despertad!", escribían antes de 1995:
“... Más importante aún: esta revista promueve la confianza en la promesa del Creador de establecer un nuevo mundo pacífico y seguro antes de que desaparezca la generación que vio los acontecimientos de 1914”
Sin embargo, actualmente esto es lo que escriben:
“...un nuevo mundo pacífico y seguro que pronto reemplazará al sistema de cosas actual caracterizado por la maldad y la rebelión”
¿Significa esto que luego de tropezar tan seguido con la misma piedra intentan virar el timón? No lo sabremos hasta que ocurra. Mientras tanto, la doctrina permanece inalterable.

¿Cuál es la moraleja?

El mensaje de Cristo es que estemos siempre preparados porque no sabemos ni el día ni la hora, y no porque esté a la vuelta de la esquina.
Aunque el mundo se acabe en 10000 años, nuestro fin del mundo ocurrirá cuando nos llegue la muerte y tengamos que dar cuentas a Dios. No podemos saber cuándo ocurrirá, lo mejor es estar siempre alerta.
“Entendedlo bien: si el dueño de casa supiese a qué hora iba a venir el ladrón, no dejaría que le horadasen su casa. También vosotros estad preparados, porque en el momento que no penséis, vendrá el Hijo del hombre»”[31]
 

NOTAS


[1]  Estudios de las Escrituras 2, páginas 76-78-285
[2]  Estudios de las Escrituras 3, páginas 247 / 306
[3]  La Atalaya (inglés), 1 de abril de 1915 (Reimpresión)
[4]  Estudios de las Escrituras 7, página 404, 1917
[5]  La Atalaya (inglés), 1 de octubre de 1917, página 6149 (reimpresión)
[6]  La Atalaya (inglés), 1 de enero de 1918, página 6191 (reimpresión)
[7]  Millones que ahora viven no morirán jamás, página 73, 1920
[8]  Millones que ahora viven no morirán jamás, páginas 72/88 1920
[9]  Atalaya 1 de Diciembre de 1993
[10]  La Atalaya (inglés), 1 de Septiembre de 1940
[11]  La Atalaya (inglés), 15 de Agosto de 1941
[12]  La Atalaya (inglés), 15 de Septiembre de 1941
[13]  Vida eterna en libertad de los hijos de Dios, páginas 29/30 1966
[14]  La Atalaya 15 de Abril de 1967
[15]  Ministerio del Reino (inglés), marzo de 1968, página 4
[16]  Hijos, página 346, 1941
[17]  La Atalaya, 1 de marzo de 1988
[18] Esto apareció en inglés en Our Kingdom Ministry (Nuestro Ministerio del Reino) en el número de mayo de 1974
[19] Despertad, 29 de Agosto de 1969, pág. 15
[20]  La generación de los 1914....¿porqué es significativa? w92 1/5 6-7
[21]  La generación de los 1914....¿porqué es significativa?  w92 1/5 6-7
[22]  1914... la generación que no pasará. W84 15/5 4-7
[23] El año marcado... 1914 E.C. tp. 69-85
[24] Daniel 4,21-22                      
[25] Daniel 4,14
[26] Daniel 4,17-19
[27] Daniel 4,21-22
[28] Mateo 24,1-3
[29] Apocalipsis 1,7
[30] 1 Tesalonicenses 4,15-18
[31] Lucas 12,39-40
 
 
 
 
 
 

4 comentarios:

Estefani Arias dijo...

Bueno

En vez de preocuparse por el culto de los demás ! por que no se preocupa por su familia !!! Coja Oficio !

bryan monsalves dijo...

bueno yo soy testigo recien bautuzidado tengo 13 años, y no quiese seguir leyendo este blog pero lo escaso que lei, primero:no creemos que ayan otros dioses solo que en ls letras hebrea se traduce a yave o en hebreo se representan las letras (YHWH) QUE EN hebreo significa jehova:el cual significa elhace que llega a ser y en cuaanto a otros dioses laa biblia dice que jehova es un solo dios y no hayotro si tienes otras dudas visita nuestrapagina Jw.org con todo respeto a mismallores y por mis prinipios te lo dejo

nadie dijo...

B.5. Cristo

Pero donde se muestra quizás más claramente su distancia respecto de todas las confesiones cristianas es en su pertinaz negación de la Divinidad de Jesucristo.

SI QUIERES PODEMOS DISCUTIR ESE TEMA.
SUPONGO QUE DEBEN SENTIRSE MUY SEGUROS DE LO QUE CREEN
ESPERO QUE ALGUIEN DE LA CARA
NO SE CORRAN COMO LOS DEMAS
MIGUELSERVET@OUTLOOK.ES

Daniel Nuñez dijo...

si nos sentimos muy seguros de lo que creemos .... no negamos la divinidad de cristo(incluso la biblia dice que existió como dios pero no fue Dios) lo que negamos rotundamente es la oración a cristo el mismo mencionó la oración modelo y dijo que se la dirijieramos a Dios
no a el ; mas adelante la biblia misma neciona que la cabeza de Jesus es Dios y que Jesús solo es el mediador a el ; ademas la biblia condena la adoracion de idolos que no sean al DIOS verDADERo