martes, 2 de agosto de 2011

La escuela como agente educativo



LA ESCUELA COMO INSTITUCIÓN SOCIALIZADORA.

Por Alicia Serrano Pavón

J. DEWEY (en 1972) definía la escuela como una institución social cuya vida debería ser un fiel trasunto de las características y experiencias positivas de la vida real. Es la agencia educativa de carácter formal dedicada exclusivamente a la educación y sus objetivos son los fines de la educación formalizados legalmente

.La escuela proporciona a sus alumnos la experiencia socializadora de una comunidad educativa que debe introducir a sus alumnos en la sociedad en nombre de la cual funciona y trata de lograr sus objetivos.En la escuela tradicional el principal agente socializador era el profesor, que constituía la única vía por donde llegaban al discípulo los estímulos educativos propios de la institución escolar.

La escuela contemporánea ha perdido ese cariz específico, pero obviamente ofrece a sus alumnos experiencias de socialización más ricas y, por supuesto acordes con las exigencias y necesidades de la sociedad actual.Además, hoy se concibe la escuela como una institución social que se constituye en una comunidad educativa dentro de la cual se integran tanto los alumnos y protesores como la familia y las propias entidades del entorno. Si la escuela integra grupos y personas diferentes, las experiencias sociales que ofrece a sus alumnos son más ricas y variadas que las de la escuela encerrada en sí misma.

Si los intercambios con el entomo son habituales y forman parte del currículo organizado, las perspectivas y posibilidades de socialización que ofrece la escuela se amplían y su papel como agente educador social se ve facilitado y potenciado.Podemos considerar en la escuela a tres ejes de socializacón que cumplen unas funciones especificas:

-La escuela como institución, proporciona, a través de las funciones de socialización, oportunidades de adquirir y consolidar el sentido del "yo", o la autoestima, de integrarse como miembro activo de la comunidad escolar y de mantener relaciones sociales en diferentes niveles de convivencia.

-El profesor, según su personalidad y el talante de las relaciones con sus alumnos, actúa como modelo y reforzador de las conductas sociales.

-El grupo de clase, dentro del cual se establecen las relaciones más estrechas y permanentes, facilita a sus miembros la ruptura del egocentrismo familiar y proporciona un cambio del medio y del clima de relaciones, les inicia en la heteronomía social y moral y les exige adaptarse a la presencia del profesor, de los otros alumnos y del grupo como entorno que propicia la creación de roles, estatus y normas convencionales que escapan a las imposiciones de los adultos.

Por eso, la integración con los compañeros es uno de los factores más importantes para explicar el rendimiento escolar de los alumnos y su adaptación a la vida de la institución educativa. Sus consecuencias para la socialización infantil podemos concretarlas en las siguientes:

-se da la aceptación de los otros como diferentes, pero como miembros del grupo y elementos de interacción.

-se domina el impulso agresivo.

-se facilita la socialización sexual.

-contribuye a que aparezca la inteligencia social que posibilita la empatía y el razonamiento moral.

Esta dimensión requiere unas actitudes particulares por parte de los educadores para favorecer la consecución de los objetivos a que se tiende. El conocimiento del niño se revela como de una importancia extraordinaria.

Este conocimiento se realiza a través de la observación constante del niño individualmente y de las interacciones en el interior del grupo.Pero este conocimiento no es suficiente. Se hace indispensable también la comprensión y aceptación de los sentimientos del niño sin perjuicios morales, para ayudar a los pequeños a conocerse a sí mismos y por lo tanto a controlar sus propios sentimientos y conductas.

El clima de serenidad, de buen humor y diversión es a menudo turbado por las tensiones emotivas que se crean inevitablemente en la comunidad infantil y de aquí surge la importancia del papel del educador para desdramatizar subrayando los aspectos cómicos y alegres.Esto lleva implícitamente un rechazo a los castigos, y, en definitiva, al concepto tradicional de disciplina y de orden.

Otra estrategia del educador en lo que respecta a las relaciones afectivo-sociales con los niños es evitar el abuso del lenguaje verbal como dispensador de prohibiciones, órdenes y recriminaciones que, en general, aunque modifican la conducta da los niños tienden a hacerlos dependientes e inseguros.

Por el contrario, la fuerza reguladora de las relaciones afectivo-sociales de los miembros del grupo-clase reside en la organización de las actividades y en las conductas no verbales del educador y su disponibilidad comprensiva.El papel del educador en estas edades es clave, pues proporciona la energía que va a hacer posible el desarrollo intelectual de los pequeños.

Los esfuerzos del educador irán encaminados a proporcionar al niño las situaciones idóneas que pueden permitirle el desarrollo de su inteligencia, estimulándole a que busque por sí sólo las respuestas y soluciones a los problemas y situaciones que se vaya encontrando.Para ello potenciará la confianza del niño, en sí mismo y en sus posibilidades.ARANDA R.E. considera que el papel del educador en el concepto de la escuela rompe los moldes en los que se le consideraba instructor y orador. Como buen orientador debe:

-Partir de la observación sistemática de la conducta del niño.

-Recoger la observación sistemática que le aporten los test-Adaptar su programa a la capacidad y circunstancias del grupo y de cada individuo.

-Rectificar y renovar esos programas de acuerdo con la evolución, adquisiciones y dificultades del alumno.

-Fundar su autoridad en el principio de ayudar a satisfacer la necesidad educativa de cada individuo.-Motivar al alumno para el aprendizaje.

-Proporcionarle los medios necesarios para que él llegue a descubrir los conocimientos.

-Recopilar los resultados por medio de métodos evaluativos que comprueben los aprendizajes no sancionando los errores

El profesor de Infantil tendrá siempre presente la importancia que tiene para el niño el lograr una perfecta conjunción y continuidad. En este sentido deberá coardinarse con profesor del primer ciclo de Primaria.

En definitiva, el profesor de Infantil deberá aunar todos sus esfuerzos para potenciar al máximo el bagaje intelectual del niño y lograr el desarrollo armónico de su personalidad.