lunes, 26 de septiembre de 2016

LOS CINCO MINUTOS DE DIOS, 26 DE SEPTIEMBRE



LOS CINCO MINUTOS DE DIOS
Setiembre 26



El éxito o el fracaso de cualquier misión espacial pueden depender de presionar un botoncito insignificante, o de hacerlo un minuto antes y no en el preciso momento.

Tú eres el botoncito sumamente pequeño en el macrocosmos; pero el hecho de que ese macrocosmos de la humanidad se sienta mejor y se perfeccione puede muy bien depender del microcosmos de tu propia vida.

Si tú fracasas, podrá fracasar toda una legión de hombres que presuponían el éxito tuyo personal; si tú fracasas, habrás privado a toda la comunidad de la fuerza y el vigor que de por sí comunica el éxito.

Pero si el éxito no depende de ti, si fracasas, no por haber retaceado tu empeño sino por causas ajenas a tu voluntad, no te desalientes; será Dios el que suplirá lo que tú no supiste poner, lo que no alcanzaste a hacer.

“Señor, Dios del universo, ¿Hay alguien como tú?... Tuyo es el cielo, tuya la tierra: tú cimentaste el mundo y cuanto hay en él… Tu brazo está lleno de poder, tu mano es fuerte, alta es tu derecha” (Sal 89,9-14). ¡Cuántos motivos para confiar en Dios! ¡El mayor pecado que puedes cometer es desconfiar de la bondad y el poder de Dios!