viernes, 30 de septiembre de 2016

DECIR GRACIAS



Decir Gracias
Seamos personas que trasmitan gratitud.

Decir gracias, para la mayoría de los hombres se ha hecho algo tan frecuente, algo a lo que ya nos hemos acostumbrado a decir y a escuchar. Pocos pensamos, al decir gracias, el verdadero significado de esta palabra e incluso nunca llegamos a experimentar su verdadero sentido.

Decimos gracias decenas de veces a lo largo de nuestro día: “gracias” al vendedor que en el supermercado nos atendió, “gracias” ante un favor que nos han hecho, “gracias” al mensajero que nos trasmite una noticia, y así sucesivamente se van saliendo de nuestra boca esas “gracias”.

Un día un estudiante caminaba por la universidad y se dirigió a una de las aulas de clase. Sin él percibirlo se le adelantó uno de sus compañeros y le abrió la puerta. Instantáneamente se produjo un “gracias” sencillo y claro. El que había abierto la puerta le responde: ¡gracias a ti! Esto dejó desconcertado y pensativo al otro estudiante.

El sentido de lo que quiere decir “gracias” según los diccionarios es: “expresar nuestro agradecimiento por cualquier beneficio, favor o atención que se nos dispensa”. Aquí se encuentra el hoyo en el que estamos metidos. Nos quedamos en el simple gracias del diccionario que es dar un gracias por algo que nos ha sido dado. Dar por recibir. Dar gracias por algo que yo (subrayado) recibo es sólo un gracias-ego; ¿pero porque no ir mas allá en dar gracias por aquello que no hemos recibido? ¿Por qué no salir de ese gracias-ego legalista?

Ese estudiante-portero de la universidad ha entendido el gran significado y sentido del verdadero “gracias”. Ese “gracias” que muchos estamos lejos de decir con esa profundidad, pero que también nosotros podemos dar. Cuando se ve un buen testimonio, dar gracias a aquel que lo hizo; cuando se no reprime dar gracias porque se nos educó, dar gracias hasta por aquello que nos ha pasado y que nos ha hecho sentir mal o nos ha herido, hay tantas y tantas cosas por las cuales agradecer sean buenas o malas; así lo dice Pablo de Tarso “todo sucede para bien de los que aman a Dios”.

La gratitud es un valor que se ha ido desgastando con el mal uso. Ahora existe una gran necesidad de un “gracias” sincero, verdadero y lleno. Ya no se suele dar gracias pues se piensa que todo se nos debe dar. No sabemos decir gracias por aquello que recibimos sin merecerlo; pues exigimos lo que no merecemos, parece extraño esto, pero si nos examinamos seriamente aceptaremos la verdad.

Seamos personas que trasmitan gratitud. Demos “gracias” de los buenos. Seamos gente que agradece hasta por aquello que no debemos recibir. Un gracias bien dicho puede cambiar el rumbo del mundo.