lunes, 26 de septiembre de 2016

El Matrimonio Deseado

“ Los lazos el matrimonio son como los demás lazos que unen cualquier otra relación, maduran lentamente” Peter De Vries.
“ Yo esperaba otra clase de matrimonio. Cuando fui al altar tenía en mi mente algo distinto, pero no es lo que ahora tengo. ¿Qué puedo hacer ahora? Ya es demasiado tarde para mi”. Así me lo dijo esta señora. Había llegado al matrimonio con falsas expectativas y muy poca realidad en su mente.
Matrimonio nació en el corazón de Dios y está cerca del corazón de Dios. El matrimonio está tan cerca del corazón de Dios que la Biblia identifica la relación de Cristo con su iglesia con la relación matrimonial.- Efesios 5: 21-33.
Cuando Dios hizo a Adán y a Eva los diseño para La Intimidad. Intimidad no es sexo. Las mujeres lo entienden muy bien. Ella a veces quieren Intimidad pero no sexo. Nosotros los hombres asociamos Intimidad con sexo. A veces la abrazamos, la besamos y cuando queremos ir más allá ella dice….solo hasta ahí. Hoy no quiero sexo. El hombre se queda preguntando: Qué pasó?.
La razón es que Intimidad no necesariamente tiene que terminar en sexo. Intimidad es acercamiento, expresión de amor y fortaleza de lazos.
Screen Shot 2015-12-15 at 11.56.37 AMMATRIMONIO DISEÑADO PARA LA INTIMIDAD.
El experto en matrimonio John Gottman explica en sus conferencias que las parejas exitosas y realizadas son aquellas que han mantenido sus mundos emocionales en contacto permanente.
“No es bueno que el hombre esté solo” Génesis 2;18.
Eso fue lo que Dios dijo al hacer a Adán. En el original hebreo el significado es más enfático. Lo que Dios dijo fue : “No es nada bueno que el hombre este solo”. La razón de todo esto, es que uno encuentra en la Biblia que Dios, es realmente un Dios social, no es un ermitaño y cuando hizo a Adán y Eva caminaba, compartía, hablaba con ellos y es lo que esperaba que el hombre y la mujer hiciesen.
El romance es sagrado. El Romance no tuvo su origen en el hombre sino en Dios. Dios es romántico. Uno lo encuentra en la Biblia buscando al ser humano y nos habla con palabras de amor. Nos ama tanto que él no permite que nuestro pecado, nuestra torpeza, nuestra idolatría nos robe su amor por nosotros. No importa lo que hagamos ni donde vayamos, Él nos sigue amando y nos sigue buscando. Eso es romance. Es ese mismo romance que Dios quiere que guardemos en nuestro matrimonio.
MATRIMONIO ES TERRENO SAGRADO.
Screen Shot 2015-12-15 at 11.56.37 AMNo solamente nuestro matrimonio ha sido diseñado para el romance, sino que Dios lo estableció como un terreno sagrado, donde él quiere moverse y operar. El matrimonio deseado entonces es un matrimonio donde se guarda el romance y donde caminamos como en terreno sagrado.
“Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser.” Génesis 2:24. ( NVI)
Acá aparecen en este versos Tres verbos que son determinantes:
• Dejar.
• Unir.
• Fundir.
Dejar implica una renuncia a las o los demás. Es decir en el alma: “ He dejado a mis padres y a los demás o a las demás para estar contigo”. Es una Renuncia al hogar de donde vengo y no dejar que haya interferencia alguna de nuestros padres o familiares y va más allá, dejar a los o las demás. Estamos entrando entonces en un nuevo terreno. Un Terreno sagrado que no puede ser invadido.
“ Todo lo que vale la pena en la vida implica algo que necesita dejarse atrás” Serafín Contreras G.
Unir implica crear por decisión propia un lazo permanente que no puede desatarse fácilmente. Muchos dejan algo pero les falta entrar en el paso de unir. El matrimonio necesitar de un pegamento firme que no lo separe cualquier circunstancia adversa en la vida.
“ Se necesitan dos para hacer un matrimonio de éxito y solo uno para destruirlo” Herbert Samuel.
El ultimo y más profundo verbo en este verso es:
Fundir: Y este verbo implica perder algo y mezclarlo con lo que pierde el otro colocándonos en un momento en la vida que no sabemos lo que es del uno y lo que es del otro. Es ser una sola carne.
La Biblia habla muy bien de todo esto.
Mateo 19: 4-6.
Efesios 5:21-23.
MATRIMONIO FORMADO POR SERES IMPERFECTOS.
“ El gran secreto del matrimonio de éxito está en tratar todos los desastres como incidentes y ninguno de los incidentes como desastres” Harold Nicolson.
Aunque el matrimonio ha sido diseñado para el romance y es un terreno sagrado, no debemos olvidar que quienes lo forman son seres humanos, pecadores, finitos e imperfectos y eso nos introduce a una dimensión de realidad humana.
Cerca del 50 % de los matrimonios de hoy están caminando hacia el divorcio. Muchos no lo saben, pero hay grandes grietas en muchas relaciones. Detrás de las puertas cerradas de muchos matrimonios hay profundos dolores, desilusiones y quebrantos. Muchos hogares de líderes cristianos están teniendo serios quebrantos que podrían resquebrarse en cualquier momento.
¿Quién es el responsable? Quién es el culpable?. Vaya usted a saber, ya que desde el Edén el hombre y la mujer han usado el juego de la culpa de una manera muy sutil.
“ ¿Y quién te ha dicho que estás desnudo? —le preguntó Dios—. ¿Acaso has comido del fruto del árbol que yo te prohibí comer? Él respondió:—La mujer que me diste por compañera me dio de ese fruto, y yo lo comí. Entonces Dios el Señor le preguntó a la mujer:
—¿Qué es lo que has hecho?
—La serpiente me engañó, y comí —contestó ella. Génesis 3:11-13.
Qué fue lo que realmente pasó en relación al matrimonio? Allí comenzó el juego de la culpa, porque matrimonio lo componen dos seres imperfectos, egoístas y llenos de vanidad.
Esos dos seres imperfectos, necesitan de un Dios perfecto que les ayude a encontrar soluciones a las presiones diarias de la vida.
Cada día estamos sometidos a presiones que intentan romper el amor y empujarnos al divorcio. Hay por lo menos seis presiones que necesitamos tratar y resolver para empezar a disfrutar el matrimonio deseado.
1. La Presión del persistente y no resuelto stress de la vida. Nuestras vidas están llenas de stress, mientras el mundo avanza mas nos sentimos acorralados por las demandas de la vida. Necesitamos hacer un alto diariamente y semanalmente. Darnos tiempo como pareja para leer, compartir, descansar, refrescarnos. No permitamos que nada ni nadie nos esclavice.
2. Ataques Satánicos. Recordemos que el primero que llegó en el huerto del Edén a romper las relaciones entre hombre y mujer fue Satanás. Satanás no quiere la felicidad del matrimonio. Él siempre va a atacar la familia y necesitamos comprender cuando eso sucede para hacerle frente con las armas espirituales de la oración, la autoridad en Cristo, la Sangre de Cristo y la Palabra de Dios.
3. Expectativas irreales del matrimonio. Cuando esperamos que suceda algo y eso no sucede, frustración es lo que llena ese vacío y la presión llega.
Si nosotros esperamos que el matrimonio sea una fiesta prolongada, en el momento en que nuestro cónyuge expresa una queja, el stress matrimonial se presenta. Estas son algunas de las expectativas irreales en el matrimonio:
• EL MATRIMONIO ME DARA LO QUE OTROS NO ME HAN DADO. Esto sucede cuando quizás mis padres y mis hermanos no me dieron lo que yo anhelaba y tengo la expectativa de que mi cónyuge si lo va a hacer.
• MI CÓNYUGE JAMÁS ME HERIRÁ. Vemos el matrimonio como un refugio seguro y ante la primera herida, desilusión y temor me arropan.
• LA VIDA SERÁ FÁCIL COMO HASTA AHORA. No esperamos que haya cambios en la vida y cuando eso sucede la frustración es catastrófica.
• TODO LO QUE YO NECESITO ES AMOR, PORQUE ESO ES LO QUE MANTIENE UN MATRIMONIO UNIDO. Cuando ese amor no llega es una presión más por las expectativas irreales y regularmente llegamos con un concepto errado de amor…más una emoción que una decisión.
• EL PROPÓSITO DEL MATRIMONIO ES NUESTRA FELICIDAD PERSONAL. El propósito del matrimonio es ser una sola carne..no la felicidad. Ser una sola carne envuelve sacrificio y dolor.
• LA META DE MI VIDA COMO CASADO ES LOGRAR QUE MI CÓNYUGE SE SOMETA A MI MANERA DE PENSAR. La meta de muchos esposos es que sus esposas se les sometan…pero olvidan que Efesios 5:21 habla previamente que todos nos sometemos a los demás.
• SÓLO CAMBIOS MENORES ES LO QUE SE NECESITA HACER PARA AJUSTARSE EL UNO AL OTRO EN EL MATRIMONIO. Realmente en muchos de los casos, reconstrucciones mayores es lo que se necesita. Llegamos siendo orgullosos, egoístas y auto centrados y hay que destruir el orgullo.
• TOMA MUCHO TRABAJO HACER UN BUEN MATRIMONIO. En realidad lo que exige es compromiso y una buena actitud… Toma TIEMPO…no tanto trabajo.
• LA META DEL MATRIMONIO ES LA REALIZACIÓN INDIVIDUAL. La meta real es rendir nuestro individualismo y olvidarnos de quienes somos.
• YO PUEDO CAMBIAR A MI CÓNYUGE. En REALIDAD…usted puede cambiar a una sola persona…..a usted mismo. NO AL OTRO.
RESPUESTA: Lo mejor es establecer expectativas reales.
4.- Heridas mutuas. Como seres humanos siempre nos estamos hiriendo. Lo importante es pedir perdón y no acumular facturas del pasado, porque eso destruye el matrimonio que hemos soñado. Nuestra peraza no buscar compañero o compañera perfectos, sino honestos.
5.- Libretos traídos desde el pasado y aprendidos quizás en nuestro hogar de origen. No debemos permitir que modelos que hemos visto de personas significativas nos traigan situaciones o falsas creencias de que eso se repetirá en nosotros. Somos llamados “nuevas criaturas en Cristo”, el único modelo a seguir es Jesús , no los modelos del pasado de familiares o amigos.
6.- La Generación del Micro Ondas. Vivimos en un mundo de rapidez, conocido como la generación del Microondas. Todo tiene que hacerse rápido. Matrimonios rápidos y divorcios rápidos. No amado. Dios todavía trabaja algunas cosas en forma lenta como la gestación de un bebe aún toma nueve meses, o la semilla del campo antes de dar fruto. Igual es el matrimonio.
El Matrimonio deseado no es como el microondas, sino como la olla de cocido lento. Demos tiempo para crecer, perdonarnos, interactuar, corregir y aprender a amarnos y entonces podremos decir que nuestro matrimonio fue diseñado para la intimidad, es un terreno sagrado donde vivimos dos seres imperfectos pero formados y configurados por el amor de Dios en un proceso de crecimiento y madures que vale la pena experimentar.