lunes, 17 de noviembre de 2008

Al Querido Padre Benja un Amigo, Padre y Pastor.

Saludos Padre Benja. “En la Huella del Pastor”



Celebración Bodas de Oro (1958-2008)

Querido Pastor, Amigo y Padre.

Solo le pido a Dios como dice la canción que el futuro no me sea indiferente, como UD nos enseñó amar hasta el extremo al prójimo, amar a Dios por sobre todas las cosas y encomendarse a la Madre buena, tierna, amorosa la que sabe escuchar al que tiene problemas La Virgen María, que gran enseñanza nos dio UD, no con palabras si no con hechos, por eso la gente no lo ha abandonado en sus oraciones, porque el pastor cuida sus ovejas y UD no perdió sino al contrario atrajo más al redil de Dios y Dios sabe escoger a sus pastores, sabe a quien llamar para trabajar a su viña.

El Señor me concede hoy la gracia de este encuentro con el maestro, padre, pastor y amigo Benjamín Ulloa Valenzuela.



Un amigo que llegó justo en un momento en que los jóvenes no teníamos los espacios para expresar nuestras inquietudes, propias de los jóvenes de aquella época y de siempre.
El demostraba ser un hombre de Dios; nos supo guiar a una vida más espiritual y dándonos entender que la verdadera libertad estaba dentro de nosotros mismos ya que Dios vivía en cada uno de nosotros.

Sinceramente él fue maestro, padre, pastor y sobre todo amigo: Un gran amigo, que siempre estuvo en el lugar y tiempo justo para tendernos la mano.



Tuvo la capacidad en momentos de mucha confusión, de mostrarnos no, tanto por un discurso, sino más bien por su testimonio, de cómo se vivía el evangelio. Y fue así como que nos hubiese tomado a todos de la mano para mostrar al mejor de todos: Jesús, quien nos convirtió en los hombres que somos hoy, hombres y mujeres tal vez aún con muchas limitaciones, pero en búsqueda permanente de Dios.







Oración del Sacerdote.

Tu eres sacerdote eterno ministro de Dios y siervo de los hombres.

Hoy beso tus manos que nos curan del pecado lavo tus pies que caminan por llevar la palabra de Dios refresco con agua tus labios para que sigas proclamando la Buena Nueva del Reino.

Hoy agradezco a Dios que te ha elegido para gritar que el amor esta vivo.

Hoy te agradezco a ti que sabiéndote frágil te fortaleces con la Gracia de Dios.

Sigue llevándonos al Padre por su Hijo conducidos por el Espíritu Santo.

Danos siempre de ese alimento que nos da la vida eterna y sigue trasmitiéndolos la misericordia y el perdón de Dios.

Su lema es: “Dirige mis pasos Señor con tus palabras y no dejes que me domine en mí maldad alguna”




Nosotros también debemos tener un lema para que nos guié en nuestro caminar.



Se despide su Ahijado y su Acolito personal.



Juan Ramón Robledo Jorquera.



Fotos con nuestro pastor y amigo disfrutemosla.